Fama txarra

txuscanpresidenteEn mi pueblo sin pretensión
Tengo mala reputación,
Haga lo que haga es igual
Todo lo consideran mal,
Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño;

Txuscan Coteron. Horrela hasten da, diktadura eta demokraziaranzko trantsizio urteetan, Paco Ibañezek Parisko Olimpiako kontzertuetan intonatzen zuen Goerge Brassens-en abesti ospetsu bat. Egia esan, letra hau ezinhobe datorkit momentu hauetan non gure lanbidean egunez egun kaleratzeak, komunikabideen itxierak, langabezia, titulazioaren gutxiestea, deontologia eta etika profesional falta salaketak, etab. ematen ari diren eta honen guztiaren aurrean badirudi merezita dugularen inpresioa dagoela. Hiritarren zati handi batek kazetariok errealitatea manipulatzen dugula uste du. Ez garela independienteak, informazioa gure interesetarako tresna bezala erabiltzen dugula, jakina, gertatzen ari zaigun guztia guk bilatuta etorri dela… guztia faltsukeri hutsa.

Ez dut onartuko. Kazetaritzaren eta komunikazioaren profesional gehienak pertsona zintzoak dira (gara), besteek zer pentatu, sinistu edo egin  behar duten erabakitzeko interes gabekoak. Printzipio profesional zentratuak izan behar ditugu, informatzea bereziki, ez gehiago…ez gutxiago.

Kide batzuen eta komunikazioaren munduko beste hainbat enpresariren praxis txarrak arazo larri batean sartu gaitu. Orain, pertzepzio hori aldatzeko lan egitea tokatzen zaigu eta horretarako, egiten dakiguna egin behar dugu, hau da, informatzea, historia onak idatzea, egiazkoak, objektiboak eta errealak.

Espero dut, Brassens/Ibañezek dioten ez bezala, egiten duguna eginda berdin ez izatea eta fama ONA berreskuratzea.


La Mala Reputación

 

txuscanpresidenteEn mi pueblo sin pretensión
Tengo mala reputación,
Haga lo que haga es igual
Todo lo consideran mal,
Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño;

Así comienza una célebre canción de George  Brassens, que entonaba Paco Ibañez en sus conciertos del Olimpia de París en los años de la dictadura y de la transición a la democracia. La verdad es que esta letra me viene ‘al pelo’ en estos momentos en los que, día tras día, nos encontramos con  la impresión de que lo que está ocurriendo en nuestra profesión, en lo que concierne a despidos, cierres de medios,  paro, menoscabo  a la titulación, acusaciones de falta de ética y deontología profesional, etc., nos lo merecemos. La percepción de buena parte de la ciudadanía  está centrada en que los periodistas manipulamos la realidad. Que no somos independientes, que utilizamos la información como herramienta para nuestros intereses, por supuesto, espurios que todo lo que está pasando…nos lo hemos buscado.

Me niego a aceptarlo. La inmensa mayoría de los profesionales del periodismo y de la comunicación son (somos), personas íntegras, sin interés en decidir por los demás, lo que deben pensar, creer o realizar. Nos debemos a unos principios profesionales centrados, fundamentalmente, en informar y…nada más, y nada menos.

La mala praxis de algunos colegas y de otros tantos empresarios del mundo de la comunicación, nos han metido en un grandísimo problema. Nos toca trabajar para cambiar esa percepción haciendo lo que sabemos: informar, escribir buenas historias, veraces, objetivas y reales.

Espero que,  a diferencia de lo que dicen Brassens/Ibañez, hagamos lo que hagamos no de igual y recuperemos la BUENA reputación.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s