Presión arterial a raya

Nekane Lauzirika.- “Me encuentro de maravilla, ya no tomo la pastilla; lo mío es emocional, lo puedo controlar”. Los pacientes hipertensos considera que tienen el “poder” para controlar la enfermedad, por esto, la mitad de ellos no se adhiere al tratamiento indicado por el especialista y trata a la presión arterial como un síntoma de otra afección y no como una patología en si misma.

La hipertensión no es un trastorno nervioso ni se manifiesta como consecuencia de una alteración emocional. La hipertensión arterial tiene un origen genético, es asintomática y se presenta en los hombres a partir de los 40 o 45 años y en las mujeres después de la menopausia.

DSC_2366Por ello, los expertos reunidos en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC por sus siglas en inglés) celebrado recientemente en Londres, con la participación de más de 30.000 médicos, científicos, epidemiólogos, enfermeros y autoridades sanitarias y representantes de la industria farmacéutica de todo el mundo, han abogado por la puesta en marcha de estrategias para llegar a controlar hasta el 70% de la población hipertensa.

La mayoría de los pacientes europeos hipertensos reciben tratamiento, sin embargo, la mayoría no alcanzan los valores de presión arterial considerados normales. Es decir, inferiores a 140/90 mmHg. Para mejorar la adherencia e inercia terapéutica a los tratamientos y así mejorar el control de la presión arterial, algunos países europeos como Francia, Italia y Viena han puesto en marcha novedosas iniciativas, que fueron debatidos por los expertos en el ESC 2015 de Londres
Este evento científico acogió un simposio patrocinado por Daiichi Sankyo Europa y Menarini Group en el que los expertos reunidos discutieron los obstáculos que dificultan un mayor control de la presión arterial. La escasa adherencia y la inercia terapéutica fueron los principales impedimentos apuntados, aunque también se indicó que las deficiencias existentes en los sistemas sanitarios a la hora de tratar las enfermedades crónicas contribuyen a agravar el problema.

Programas nacionales
Durante su ponencia, el profesor Jean-Jacques Mourad, del Hospital Universitario de Aicenne, en Bobigny (Francia) señaló que los programas nacionales pueden influir en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Para ello citó el Programa de Educación en Hipertensión Canadiense (CHEP por sus siglas en inglés), gracias al cual el número de pacientes cuya presión arterial estaba dentro de los valores normales pasó de un 13,2 (1992) a u 64,6% (2009), lo que disminuyó en un 6% las muertes por ictus y en un 16% los infartos de miocardio.
Siguiendo el ejemplo de Canadá, Francia también se ha marcado el objetivo de controlar la presión arterial en un 70% de los pacientes hipertensos tratados antes de finales de 21015, lo que supondría más de un 20% con respecto a las cifras de 2006. Esta importante iniciativa de salud pública propone un algoritmo de tratamiento simplificado. De acuerdo con la valoración de los profesionales sanitarios, el 69,6% de sus pacientes logran estar dentro de los valores normales, cuando en realidad, tan solo un 54,4% se ajusta estrictamente a la definición de una presión arterial controlada. El profesor Mourad atribuye estos datos a, entre otros factores, la inercia terapéutica, tal como sugiere el elevado porcentaje de enfermos con un régimen de tratamiento de monoterapia. DSC_2356En esta misma línea, el profesor Massimo Volpe, de la Universidad “Sapienza” de Roma aludió a estudios que sugieren que la monoterapia no puede asegurar una reducción insuficiente de la presión arterial que ayude a los pacientes a controlarla de forma sostenible. “La mayoría de los pacientes requieren un tratamiento con dos o más fármacos. Para mejorar el cumplimiento terapéutico lo ideal sería administrar la combinación de dos o tres fármacos antihipertensivos en una sola pastilla”, explicó.

Varios fármacos en una sola pastilla
Porque las combinaciones de una única pastilla desempeñan asimismo un destacado papel en la iniciativa “Low Blood Pressure” (Presión arterial baja) de Viena. Con este hilo conductor, el profesor Thomas Weiss, del Hospital Wilhelminen, en Viena subrayó que su estudio invita a los médicos a participar en el programa, que se centra en el régimen de ajuste de la dosis simplificada y estandarizado con combinaciones de una única pastilla. “El proyecto busca mejorar la presión arterial en atención primaria (AP), concienciando a los médicos a través de los tratamientos antihipertensión intensificados”.DSC_2357

Por último, los especialistas presentes en el simposio patrocinado por Daiichi Sankyo Europa y Menarini Group en el ESC 2015 de Londres se refirieron a la telemedicina y las aplicaciones móviles como piezas clave para mejorar la adherencia de los pacientes al tratamiento. “Los resultados de diversos estudios aleatorios sugieren que la telemonitorización domiciliaria de la presión arterial, es decir, la monitorización de la presión arterial desde casa combinada con la transmisión de datos al médico e información sobre el estado del paciente podrían mejorar el control de la presión arterial y la adherencia al tratamiento, además de ayudar a optimizar el régimen terapéutico del paciente”, concluyeron

Cómo prevenir y controlar la presión arterial alta
Hay muchas cosas que usted puede hacer para prevenir la presión arterial alta. Los siguientes hábitos saludables le ayudarán a mantener su presión arterial alta bajo control:

  • Mantenga un peso normal. El sobrepeso aumenta su riesgo de tener presión arterial alta. Pregúntele a su médico si el peso que usted tiene lo pone en riesgo de presión arterial alta y si usted necesita perder peso.
    Haga ejercicio todos los días. El ejercicio moderado puede disminuirle el riesgo de una enfermedad del corazón. Intente hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio por día, 5 días a la semana o más. Consulte con su médico antes de empezar un nuevo plan de ejercicios si usted tiene un problema crónico de salud, o si es mayor de 40 años de edad (los hombres) o de 50 (las mujeres).
  • Dieta sana. Consuma más frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. Una dieta saludable es importante.
  • Consuma menos sal. La mayoría de las personas comen más sal de la que necesitan. Una dieta baja en sal ayudará a bajar su presión arterial. También evite las comidas que ya vienen preparadas, porque son a menudo altas en sal. Hable con su médico sobre su consumo de sal.
    Beba menos alcohol. Tomar bebidas alcohólicas puede afectar su presión arterial. El efecto es diferente para cada persona. Como una regla general, los científicos sugieren que los hombres limiten su consumo de alcohol a no más de dos copas por día. Para las mujeres, y las personas de bajo peso, sugieren no beber más de una copa por día.

    …. Y recuerde esto:

  • La presión arterial alta puede que no lo haga sentirse enfermo, pero es una condición seria. Vea a su médico para tratarla.
  • Usted puede bajar su presión arterial cambiando sus hábitos diarios y si es necesario tomando medicinas. Si usted tomar medicinas para la presión arterial alta, los cambios de estilo de vida pueden ayudar a bajarle la dosis que usted necesita y disminuir los efectos secundarios.
    Infórmele a su médico sobre todas las medicinas que usted toma asegurándose de mencionarle también las que no necesitan prescripción, porque ellas pueden afectarle su presión arterial y también afectar la forma en que funciona la medicina para la presión arterial.
  • Tome su medicina para la presión arterial a la misma hora todos los días. Por ejemplo, tome su medicina por las mañanas con el desayuno o en las noches ante de cepillarse los dientes. Si usted olvida tomarse una dosis de su medicina, no duplique la dosis al día siguiente. Llame a su médico para preguntarle qué debe hacer.
    Tome su medicina para el control de la presión arterial alta como su médico se la prescribió. Si solamente el cambio de estilo de vida no controla su presión arterial alta, su médico puede ordenarle que tome medicinas para la presión arterial.
  • Puede necesitar tomar su medicina para la presión por el resto de su vida. Si usted tiene preguntas acerca de su medicina, hable con su médico.

*Reportaje gráfico: Nerea Garay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s