La urticaria crónica, una dolencia que se vive en soledad

– SALUD –

  • Esta dolencia cutánea, que la sufren entre un 1% y un 3“% de la población, es la más vista por los alergólogos y la que requiere más visitas a los Servicios de Urgencia
  • La doctora Serra: “existen varios factores que pueden desencadenar la urticaria, como el frío o el calor, algunos fármacos o mecanismos autoinmunes, entre otros” 
  • La doctora Giménez-Arnau: “evitar los desencadenantes conocidos y el tratamiento temprano aseguran el éxito terapéutico, mejorando la calidad de vida 

DSC_2475Nekane Lauzirika- Conpenhague.  La urticaria crónica es una enfermedad de la piel que produce erupciones cutáneas en forma de ronchas o habones, con enrojecimiento de la piel, hinchazón, prurito y, a veces, dolor en la piel. A pesar de que esta dolencia no es muy frecuente, solo la padece entre un 1% y un 2% de la población, según el registro Alergológica de todas las patologías vistas por el especialista, es la que tiene mayor impacto en la calidad de vida y la que requiere más visitas a los servicios de urgencias. La buena noticia es que aunque por el momento no tiene cura, ya se ha comercializado un fármaco –cuyo principio activo es omalizumab- el cual se considera como el más eficaz y seguro hasta el momento.
En opinión de los especialistas esta patología supone un desafío para el clínico y para el paciente. El primer reto en el manejo de la urticaria crónica es explicar al paciente su enfermedad y cómo se va a afrontar clínicamente, e insistir en que tiene un curso `caprichoso; el segundo es encontrar un tratamiento idóneo para cada afectado y, es frecuente, que no sea eficaz al primer intento.

La aparición de la urticaria crónica puede ser espontánea (no provocada por ningún factor externo conocido) o inducible (factores físicos o contacto con agentes urticantes). En la mitad de los casos de urticaria espontánea puede demostrarse un mecanismo autoinmune, esto es, que son distintas moléculas del propio organismo las que activan las células de la piel y las hacen liberar histamina. En esta misma línea, hay factores que pueden empeorar las urticarias crónicas, como las situaciones de estrés o ansiedad, la toma de medicamentos antiinflamatorios.

Precisamente esta enfermedad fue, junto a la psoriasis, una de las protagonistas del XXV Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venerología (EADV, por sus siglas en inglés) con simposios y presentaciones sobre Urticaria Crónica Espontánea (UCE), que se ha desarrollado del 7 al 11 de octubre pasado en Copenhague (Dinamarca). La UCE es una afección cutánea grave y preocupante se caracteriza por la aparición de ronchas o habones con enrojecimiento, hinchazón, prurito y, a veces, dolor en la piel.

El simposio ‘Casos de consulta en Urticaria Crónica. Cambiando los paradigmas en la era de los biológicos’  auspiciado por Novartis se pusieron sobre la mesa casos clínicos reales sobre urticaria crónica (UC) y su tratamiento para actualizar los conocimientos en el manejo de la enfermedad. Además, se presentaron diversos trabajos sobre la expresión génica de la urticaria, la carga de la UCE refractaria y omalizumab, (comercializado como Xolair®) el primer tratamiento autorizado para pacientes con urticaria crónica espontánea que no responden a antihistamínicos.

Una enfermedad que se vive en silencio

IMG_5009

El doctor Jordi Valls, director médico de Dermatología e Inmonología de Novartis junto a las especialistas Esther Serra, del Sant Pau de Barcelona y Ana Giménez-Arnau, del Hospital del Mar también de la capital catalana (Foto Cristina Valle)

La prevalencia mundial de la urticaria crónica (UC) asciende al 1% de la población y hasta dos tercios de los pacientes padecen UCE, una enfermedad que aparece de forma de forma espontánea y suele durar entre 1 y 5 años, aunque puede prolongarse durante décadas. Según la doctora. Esther Serra Baldrich, de la Unidad de Alergia Cutánea del Departamento de Dermatología del Hospital Sant Pau (Barcelona), “existe una mayor prevalencia en mujeres, sin embargo, en niños no se observan diferencias entre sexos”, tal y como muestra un trabajo de Alergológica 2005. “Esta patología ha estado muy oculta; quienes la sufren han consultado poco al médico y la han sufrido –aun lo siguen haciendo- mucho tiempo en casa. Por lo general tardan más de un año en consultar al especialista”, se lamentó la especialista del Sant Pau.

Según distintas publicaciones, “únicamente en un 20-25% de los casos de UC se encuentra una causa, aunque en otras series se alcanza el 40%. Si nos limitamos a la UCE, el 75% de los pacientes no presentan causa objetivable”, aclara la Dra. Serra. La experta señala que “existe un amplio espectro de factores que pueden desencadenar el desarrollo de lesiones de urticaria y/o angioedema, incluyendo estímulos físicos (frío, calor, presión, vibración, luz ultravioleta), fármacos (AINE, IECAs, opiáceos), infecciones, alimentos, déficit de complemento o mecanismos autoinmunes”.

ESQUEMA XOLAIR

“El tratamiento y el control adecuado de los factores desencadenantes conocidos y evitables y los factores que exacerban en cada paciente, así como un comienzo temprano del tratamiento, aseguran el éxito terapéutico, lo que favorece una mejor calidad de vida y la rápida reincorporación al trabajo normal”, remarca la médico adjunto y profesor asociado del Servicio de Dermatología del Hospital del Mar de Barcelona, la doctora. Ana M. Giménez-Arnau.
Tratamientos efectivos y seguros

En ‘Urticaria Crónica: opciones terapéuticas y tratamiento racional’, la doctora. Giménez-Arnau indica que el consenso es que el tratamiento debe dirigirse a una resolución rápida y completa de los síntomas mediante la aplicación del tratamiento más eficaz y seguro, y señala a omalizumab como “un tratamiento muy eficaz y seguro, ya que al inhibir de forma selectiva los mecanismos que inducen la liberación de histamina es más eficaz en un número más alto de individuos”. En su opinión  “la promesa de que los pacientes pueden obtener beneficios de una mejor gestión de una enfermedad que, a menudo, conduce al aislamiento social nos da la oportunidad de mejorar tanto el cuidado de la piel como del paciente”. Para simplificar el manejo de la enfermedad, la doctora Serra Baldrich apunta a las guías de diagnóstico y tratamiento: “muchos pacientes tardan meses en ser diagnosticados y esto debería cambiar, para lo que sería de gran utilidad seguir las guías. Además, estas evitarían un mayor gasto sanitario y  facilitan un buen tratamiento y seguimiento de estos casos”.

“Comprometida con la innovación y el cuidado de la piel, Novartis ha logrado recientemente la aprobación de Xolair® en Urticaria Crónica Espontánea (omalizumab) en España. El primer tratamiento autorizado para pacientes con urticaria crónica espontánea que no responden a antihistamínicos y da respuesta a las  necesidades de tratamiento de los pacientes,   mejorando  drásticamente su calidad de vida, Omalizumab consigue controlar la sintomatología del 60% de los casos y un 40% se ven totalmente libres moletias”, explicó Jordi Valls, director Médico de Dermatología e Inmunología de la compañía, al tiempo que adelantó que solo en España se podrán beneficiar de este fármaco alrededor de 400.000 pacientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s