Robots periodistas

Nekane Vado. La reducción de costes en los medios de comunicación se ha traducido en la pérdida de miles de puestos de trabajo. Sin embargo, cada día se reclaman más contenidos mientras, se prescinde de los generadores de los mismos. En algunos medios, experimentados periodistas han sido sustituidos por otros más jóvenes, más ‘nativos digitales’, más baratos y en algunos casos, cada vez más frecuentes, por robots periodistas con los que se empieza a experimentar.

Los robots son empleados ya por medios como The New York TimesLos Angeles Times o Forbes, donde han demostrado una aptitud natural para los datos por lo que sus ‘carreras‘ han comenzado en las secciones de deportes o economía, pero cada vez más a menudo son empleados en las secciones de últimas noticias o en el periodismo de investigación.

Al igual que todos los periodistas jóvenes, los robots están aprendiendo de sus jefes. Aunque en este caso los superiores están ahí para en realidad reprogramarlos. Silicon Valley ya está inmerso en la tecnología detrás del robot-periodismo, pero es más probable que veamos su utilización primero en campos como el de la salud.

La parte dura ha sido enseñar a las máquinas a hacer algo que los humanos hacen por instinto, pero una vez aprendido (programado), esas lecciones se convierten en algoritmos. Las máquinas pueden entonces rastrear historias a través de internet, comunicados de prensa o sets de datos, para encontrar y escribir historias.

Por supuesto que no tocan a las puertas, queman el cuero de los zapatos o hacen contactos o llamadas telefónicas. Sin embargo, lo que sí pueden es hacer las mismas tareas que la creciente proporción de periodistas dedicados al reenvase de las noticias o dar sentido a los datos cada vez más digitalizados de los que informa la prensa.

Las máquinas pueden aprender idiomas de los grandes bancos de datos comparando textos. Traducen entre los idiomas mediante la comparación de décadas de informes digitalizados, costosamente traducidos a varios idiomas por los seres humanos.

‘Aprenden’ frases alternativas, diferentes enfoques, narraciones, tonos y estilos del medio para el que ‘trabajan’, lo que significa que se pueden configurar para escribir con un sesgo particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s