“Es contradictorio que al tiempo que se infradiagnostica la depresión se medicalice su sufrimiento”

SALUD

depresion 1

 

• “La depresión se puede curar, pero no es fácil y siempre debe entenderse que es una enfermedad crónica que tiende a la recurrencia”

• Una de cada siete personas diagnosticadas con  depresión no llega nunca a iniciar el tratamiento prescrito por su especialista

•El tratamiento con fármacos antidepresivos consigue una remisión hasta en el 67% de los casos

•Uno no de los indicadores del infradiagnóstico de la depresión es la elevada tasa de suicidio; hasta un 15% de los depresivo se suicida

 

DEPRESIÓN 4

Nekane Lauzirika. Madrid. La depresión es una enfermedad grave que se asocia a síntomas como la melancolía, la pérdida de energía, la dificultad de concentración y los pensamientos suicidas. Las personas con depresión no pueden controlar su humor o sus sentimientos y suelen tener un bajo estado de ánimo casi siempre. Por consiguiente, pueden tener problemas para conservar el puesto de trabajo, continuar los estudios o mantener la vida familiar y las relaciones sociales.

La depresión puede afectar a cualquier persona, pero algunos factores sociales y biológicos incrementan el riesgo de desarrollar la enfermedad. Además, las experiencias estresantes como por ejemplo una enfermedad, el desempleo o el duelo pueden desencadenar la enfermedad en algunas personas. A todo esto hay que añadir que la depresión continúa siendo un tema “a esconder” y poco reconocido entre la sociedad que tiende a estigmatizar a las personas que la padecen.

Los expertos alertan de que el 15 % de los pacientes diagnosticados de depresión no llega nunca a iniciar el tratamiento prescrito y ni siquiera informan al médico de ello, mientras que un 40% lo abandona en el primer mes. Esto a pesar de que cada vez se disponen de fármacos antidepresivos más efectivos que tomados regularmente logran una remisión de hasta el 67% de los casos. “No es fácil, pero se puede conseguir. Para ello es clave la existencia de un diagnóstico temprano que permita poner cuanto antes el tratamiento a medida de cada paciente para evitar recaídas y lograr su recuperación funcional.

Así lo han puesto de manifiesto destacados especialistas en este área de la salud mental en un encuentro con los medios de comunicación organizado  recientemente por la farmacéutica danesa Lundbeck en colaboración con la Fundación Española de Psiquiatría  En el encuentro alertaron también con visible preocupación que un 50% de de las personas que sufren esta dolencia continúan estando sin ser diagnosticadas.

NUEVOS ANATIDEPRESSIVOS

Los especialistas reconocen que disponen cada vez de mejores fármacos antidepresivos, con menores efectos secundarios que que mjoran la calidad de vida de los pacientes

Infradiagnósticos

En este sentido recalcaron que este “infradiagnóstico” contrasta con el hecho de que el consumo de antidepresivos se ha triplicado en los últimos años en nuestro país. Un aumento de estas sustancias que, en un porcentaje elevado, se realizan sin prescripción médica.

Una “paradoja” que, a juicio del doctor  Guillermo Lahera, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y miembro del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria en el Cibersam, se explica por el hecho de que por una parte no se identifica correctamente la auténtica enfermedad depresiva, pero a la vez se medicaliza el sufrimiento y los sentimientos emocionales negativos. “Un error que se da principalmente en atención primaria, pero también en la especializada, apostilló

El investigador del Cibersam puso sobre la mesa el espinoso tema de la escasa adherencia al tratamiento que presentan estos pacientes, ya que un 60 por cien de los que siguen tomando las pastillas después del primer mes, las abandonan en los meses siguientes cuando medio año es el periodo mínimo de tratamiento. Para Lahera, los médicos tienen su parte de culpa en que las personas con depresión no lleven la terapia como es debido. “En muchas ocasiones no les damos la confianza que no necesitan o no tenemos con ellos una comunicación cercana”, reconoció

depresion

Los expertos que participaron en la rueda de prensa organizada por la compañía Lundbeck  en colaboración con la Fundación Española de Psiquiatría

“Enganchados a los ansiolíticos”

En el encuentro informativo también se habló sobre los “falsos mitos” que rodean a los tratamientos para la depresión, “como que enganchan, que tienen muchos efectos secundarios… Cuando lo cierto es que ahora disponemos de una batería de fármacos eficaces, con escasos efectos secundarios si se controlan bien, y que ofrecen una gran calidad de vida a estos pacientes, cosa que hace unos años era impensable”, subrayaron.

El doctor Luis Caballero, vocal de la Sociedad Española de Psiquiatría y jefe de servicio del grupo Hospitales Madrid, fue contundente al  señalar que “la depresión se puede curar, pero no es fácil y siempre debe entenderse que es una enfermedad crónica que tiende a la recurrencia”. En condiciones reales -no solo en ensayos clínicos- el tratamiento con antidepresivos logra una remisión de hasta en el 67% de los casos. “Pero ello es tras un duro camino: la respuesta a la primera línea de tratamiento es del 33%, y solo tras añadir otras tres líneas (farmacológicas o psicoterapias) se consigue esas tasas de éxito”, subrayó el investigador de  Cibersam.

DERESION HONDURAS

Si el paciente sigue el tratamiento los episodios se acortan, son menos intensos y menos frecuentes y las tasas de recaída disminuyen.

La disminución de las recaídas

Así un 50% de las personas que tienen un episodio van a tener otro. Un 70 % de éstos tendrá un tercero y a partir de ahí, es fácil tener un cuarto, un quinto.. etc, con lo que se convierte en una enfermedad crónica. Por ello, alertaron los expersos, de que la diferencia entre tratar y no tratar es “muy importante. Si el paciente sigue el tratamiento los episodios se acortan, son menos intensos y menos frecuentes. Las tasas de recaída disminuyen”, sentenciaron.

Actualmente el “amplio arsenal” de antidepresivos posibilita que los especialistas pueden ofrecen “un tratamiento a la carta” a sus pacientes. “Intentamos seleccionar el mejor para cada uno teniendo en cuenta que les afecten lo menos posible los efectos secundarios”, explicó el doctor Caballero.

Se calcula que un 70 por ciento de los pacientes responden al tratamiento farmacológico, “una tasa alta”, recalcó el doctor Lahera, quien consideró que los médicos tienen que anticiparse y predecir si el paciente va a ser del 30 por cien restante o no.

ojogranvia

Hasta un 15% de los pacientes con trastorno depresivo se suicida

En ese caso, hay que iniciar otras líneas de tratamiento, entre las que se encuentran la terapia electroconvulsiva (TEC) que, aunque tiene “mala prensa”, ofrece buenos resultados en pacientes con depresión refractaria.

Se banaliza el término depresión

Los expertos recalcaron en la necesidad de no confundir tristeza y melancolía con depresión. La tristeza es un sentimiento normal, que puede llegar a ser patológica en función de su duración, intensidad y grado de interferencia en la conducta y la vida cotidiana de la persona. Para este experto, por un lado se “banaliza el término depresión” y se medicaliza el sufrimiento y las reacciones emocionales negativas ante la adversidad y, por otro, no se identifican correctamente la auténtica enfermedad depresiva, cargada de consecuencias para la salud y la funcionalidad de la persona. Al tener poco tiempo y, en ocasiones, carecer de una formación específica en salud mental, los médicos equiparan ambas entidades, que en realidad requieren abordajes diferentes”,  apuntó Lahera, al tiempo que reconoció que los especialistas carecen de marcadores objetivos para “diferenciar trastornos afectivos, por lo que nuestra herramienta básica es la exploración psicopatológica.  Si nuestra competencia en este campo -o nuestro tiempo de consulta- son limitados, englobaremos como depresión todo y este fenómeno paradójico persistirá”, sentenció

Según la Alianza Europea contra la Depresión, uno de los indicadores del infradiagnóstico de la depresión es la elevada tasa de suicidio; hasta un 15% de los pacientes con trastorno depresivo se suicida. El riesgo de suicidio se relaciona con una gran variedad de trastornos mentales graves y, en el caso de la depresión, es 21 veces superior al de la población general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s