M.J. Gandariasbeitia: “A pesar de las dificultades, la comunicación es necesaria en este mundo convulso”

María Jesús Gandariasbeitia es lo que se llama una periodista de raza. Ligada a DEIA hasta su jubilación, la Asociación de Periodistas Vascos le otorgó ayer un merecido premio a su trayectoria profesional

UNA ENTREVISTA DE MAITE REDONDO/DEIA – Miércoles, 25 de Noviembre de 2015

foto Marije

Gandariasbeitia, en la Sala BBK durante la entrega de premios.

BILBAO- María Jesús Gandariasbetia siempre soñó con contar historias que ocurrían en el mundo, en su entorno. Todavía no sabía que aquel impulso temprano por narrar lo que sucedía tenía un nombre propio: periodismo. Desde que conoció cómo se llamaba su profesión, no ha dejado de entregarse a ella. Sin hacer oposiciones a ello, ni a nada, se convirtió además en maestra de varias generaciones de periodistas.

Desde 1977 hasta 2008, cuando se jubiló, ha estado ligada a este periódico como redactora jefa, fundamentalmente al área de Cultura. En él ha ejercido toda una vida entretejida con los avatares del periodismo y la actualidad, a flor de piel, vivida con la intensidad de las salas de redacción a la hora del cierre. Marije -como la conocemos los compañeros/as- abrazó el periodismo como una profesión que sólo se puede entender con dedicación absoluta. A los periodistas que aprendimos a su lado nos dio ejemplo y mucho cariño.

Por toda su trayectoria y como todos los grandes profesionales, por su aspecto personal, la Asociación y el Colegio de Periodistas vascos han decidido otorgarle un galardón a toda su trayectoria.

¿Por qué estudió periodismo? ¿Lo suyo fue de vocación?

-Es muy difícil saber lo que es realmente vocación. Lo que tenía claro desde la adolescencia era que quería escribir y siempre viví en casa el interés por la lectura. Era lo que antes se llamaba una persona de letras y por eso elegí Periodismo.

Empezó en ‘La Gaceta del Norte’ y luego decidió incorporarse a DEIA. ¿Por qué?

-DEIA fue un espacio de libertad porque nació con la democracia en junio de 1977 y reunió a un grupo de jóvenes profesionales que respiraban aires nuevos, con la esperanza de desarrollar el mejor periodismo que demandaba la sociedad vasca en un periódico que se estrenaba. A esa tarea dedicamos todo nuestro entusiasmo.

¿Qué recuerda de sus primeros años en el periódico?

-Sobre todo la ilusión y un trabajo enorme. Era un periódico dinámico, con redacciones en Bilbao, Donostia, Gasteiz y Pamplona. Los periodistas y los trabajadores de otras secciones aportábamos lo mejor de cuanto sabíamos. Todo estaba en ebullición.

Ha pasado por varias secciones, ¿en qué área se ha sentido más a gusto?

-He pasado por las secciones de Local, Sociedad, coordinación de equipos por mi cargo de redactora jefe, distintos suplementos y, desde luego, Cultura. El periodismo local fue mi escuela desde los 19 años y a través de él conocí bien Bilbao y Bizkaia. La sección de Cultura es muy importante en un periódico y da una gran formación al periodista, tanto por los temas como por la posibilidad que ofrece de tratar con personajes relevantes, muy enriquecedores.

Es un referente en el mundo cultural vasco, ha conocido a numerosos artistas, músicos… ¿Con qué personaje se quedaría? ¿Con qué entrevista? ¿Con qué noticia disfrutó más?

-Es difícil decirlo, pero para mí ha sido magnífico conocer a Joaquín Achúcarro, con quien hablo de vez en cuando -menos de lo que quisiera- cuando sus giras de conciertos se lo permiten. También recuerdo con emoción a Néstor Basterretxea en su caserío lleno de esculturas o a Carmelo Bernaola. Y he podido seguir, entre otros muchos, la trayectoria de grandes artistas como Darío Urzay, Asier Polo o Juanjo Mena, desde que eran muy jóvenes.

Fue una época difícil social y políticamente, pero muy interesante a la vez. Si tuviera que hacer un balance, ¿qué recuerdos le vienen a la cabeza?

-Ha sido toda una vida dedicada al periodismo, sin horarios ni reservas de ninguna clase. Es imposible seleccionar entre tantas experiencias, semejantes a las que ha atravesado nuestra sociedad, pero intentas quedarte con los buenos recuerdos y con la relación entre las compañeras y compañeros con los que he trabajado.

¿En alguna ocasión, se ha arrepentido de haber estudiado periodismo?

-No, nunca. Me ha formado también como persona, aunque el camino ha sido duro y, como en todo, ha habido malos momentos.

¿Sigue viviendo esta profesión? ¿Echa en falta algo?

-Por supuesto. Sigo el periodismo desde fuera, pero desde muy cerca. Siempre estoy pendiente de la actualidad.

¿Ha cambiado mucho la profesión periodística?

-Muchísimo, según leo y escucho, sobre todo por la crisis de los medios, el avance extraordinario de la tecnología y la velocidad que condiciona las informaciones. El papel del periodista debe ser hoy distinto.

¿Animaría a los jóvenes a estudiar esta carrera?

-Creo que sí, a pesar de las dificultades laborales y los problemas, la comunicación es muy necesaria en este mundo tan convulso.

¿Qué consejos les daría?

-Sobre todo, la importancia de formarse y contrastar las noticias buscando el rigor de la información y las historias humanas para acercarse al lector.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s