Norma Trujillo, periodista: “Veracruz se ha convertido en un infierno para los periodistas”

NORMA TRUJILLO PORTAVOZ DEL COLECTIVO DE PERIODISTAS MEXICANOS, PREMIO JOSÉ MARÍA PORTELL A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

 

PREMIOS PERIODISMO VASCO

Norma Trujillo recogiendo el Premio José María Portell a la Libertda de Expresión 2015

“¿Cómo se puede ser un buen periodista en un Estado donde se les mata por hacer su trabajo?, se preguntó Norma Trujillo recordando a sus compañeros asesinados

 

NEKANE LAUZIRIKA

BILBAO – Redactora del semanario Jornada Veracruz y activista de la organización Voz Alterna, Norma Trujillo vino a Euskadi en representación de los periodistas mexicanos para recoger el Premio Periodista Vasco, en la categoría José María Portell a la Libertad de ExpresiónEl premio en esta su tercera edición lo ha otorgado la Asociación Vasca de Periodistas-Euskal Kazetarien Elkartea y el Colegio Vascos de Periodistas-Kazetarien Euskal Elkargoa por sus trabajos de investigación y denuncia, lo que les hace víctimas de organizaciones de delincuentes y del narcotráfico. “El Estado de Veracruz es un auténtico infierno para los periodistas; informar te puede matar”, explicó a DEIA.

Reporteros sin Fronteras cita a México como uno de los países más peligrosos para ejercer “el oficio más hermoso del mundo”, que diría García Márquez

-En todo el país en lo que va de año, 227 periodistas han sufrido atentados, quince han sido asesinados, cuatro desaparecidos y un gran número de compañeros/as han tenido que exilarse ante el riesgo que corría su vida.

¿De quiénes proceden los ataques?

-Es tan compleja la situación que no sabes a ciencia cierta quiénes son los asesinos de nuestros compañeros. Pero desde luego que detrás está el crimen organizado; delincuentes comunes, organizaciones del narcotráfico, gobiernos y autoridades de distintos niveles y los caciques que controlan los pueblos, ciudades y regiones.

México encabeza este año la triste lista de agresiones a periodistas.

-Sí, lideramos el ranking de agresiones, desapariciones y muertes. Y lo hacemos junto con Yemen, Sudán, Siria -los tres países donde hay guerras civiles- y Francia, éste como consecuencia del ataque terrorista en enero pasado al semanario satírico Charlie Hebdo, con doce asesinatos. Si informar en México, en general, es un acto casi heroico, lo es mucho más en el estado de Veracruz que se encuentra en el epicentro de la crisis nacional de inseguridad que vive una parte del país.

¿Por qué Veracruz es tan peligrosa?

-Porque hay una disputa de cárteles por las rutas de tráfico de drogas, pero también existen bandas de secuestro, especialmente de niñas y adolescentes, y tráfico de personas migrantes, extorsión y delincuencia común.

Usted milita en el movimiento Voz Alterna¿Cuál es su objetivo?

-Que se reabran las investigaciones sobre la muerte de los quince periodistas y de los desaparecidos y que no se deseche como línea de investigación judicial el ejercicio profesional de las víctimas; hasta la fecha 37 colegas del asesinado Rubén Espinosa han tenido que huir a Ciudad de México tras recibir amenazas.

Intelectuales y periodistas han enviado una carta al presidente Enrique Peña Nieto pidiendo justicia. ¿Les han escuchado?

-El 15 de agosto cerca de 500 periodistas, escritores, y artistas creativos de todo el mundo, con el apoyo de PEN y el Comité de Protección a los Periodistas, le mandamos una misiva donde mostrábamos nuestra indignación por los ataques contra los reporteros en México. En ella se le decía claramente que cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera. La carta se envió tras la conmoción que nos supuso el asesinato, en julio, del fotógrafo Rubén Espinosa de 31 años, que trabajaba en el estado de Veracruz: Espinosa huyó a la Ciudad de México donde finalmente fue asesinado.

¿Qué demandaban al presidente?

-Que garantizara el esclarecimiento inmediato y efectivo de los asesinatos contra Rubén Espinosa y la enorme cantidad de periodistas en México que han caído como él, y la investigación sin contemplaciones de los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, se puedan haber visto involucrados. Asimismo, se le urgía a la revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el compromiso efectivo de su Gobierno para garantizar la libertad de expresión en México.

La misiva señalaba la responsabilidad del gobernador Javier Duarte.

-Sí. Porque desde que llegó al poder en 2010, los maltratos y los asesinatos de periodistas han alcanzado cifras sin precedentes. En Veracruz, quince muertos y cuatro desaparecidos.

¿Qué ocurre en Veracruz para que este oficio sea allí tan peligroso?

-Veracruz padece una línea de inseguridad en la que entra el Estado a partir de 2010 donde se generan muchos delitos por el crimen organizado. Veracruz vivió una etapa donde era muy constante la desaparición de adolescentes, niñas sobre todo, pero niños también, para prostitución. Ya no se sabe de ellos. Todo eso si no hay una línea que separe un Gobierno y una situación de crimen hace que te impida que informes. Hay silencio cómplice y si te atreves a decir algo tu vida corre peligro.

Muchos periodistas se han acomodado y pasan de informar sobre estas lacerantes situaciones.

-A muchos les resulta más cómodo mirar a otro lado y no meterse en problemas; en Veracruz no son solo las acciones del crimen organizado las que ponen en peligro la vida de los periodistas, sino cualquier información que no agrade a los caciques de la zona; la corrupción es tremenda.

¿Por ejemplo?

-Veracruz es un territorio muy atractivo para la inversión extranjera por sus riquezas naturales, como el petróleo. Hay unas reformas del presidente Peña Nieto para la entrada de inversión foránea. Por ello el Gobierno no quiere que se sepa del despojo de la tierra a los campesinos indígenas. Si informas sobre ello lo consideran un ataque. Pero si indagas un poco en el tema sale a la luz la connivencia entre la autoridades, las empresas, el crimen organizado…

¿El Premio Libertad de Expresión les refuerza en su lucha?

-Es un respaldo; significa mucho para nosotros que otros periodistas reconozcan nuestro trabajo de denuncia. Será también una llamada de atención para las autoridades y ojalá provoque el colapso político a un Gobierno que nos ignora. Como colectivo solicitamos que se diera una alerta de protección; logramos que se anunciara el 3 de noviembre, pero no se ha hecho efectivo.

¿Pedían una protección integral?

-Sí. Porque en Veracruz es donde hay mayor número de crímenes, de hostigados, en general, de todo el país. Pero lo que queríamos es que por lo menos el presidente de la República se pronunciara; lo hizo, pero todo lo prometido ha caído en el olvido.

Demandan medidas estructurales

-La alerta era un modo de decir al Gobierno federal que necesitamos medidas estructurales, porque consideramos que para el colectivo de periodistas la protección no solo debe ser a bases de botones.

¿Los editores les apoyan?

-La mayoría de medios son oficiales y los que no, tienen serios problemas para sobrevivir. En Veracruz, la transparencia en los medios de comunicación brilla por su ausencia; los recursos públicos llegan a los medios y es una forma de control represión; de hacer queoculten la realidad de lo que acontece.

¿En qué trabaja ahora?

-Me encargo de los temas de medio ambiente y los intereses existentes son de tal calibre que informar sobre estos temas me resulta peligroso.

¿Por los lobbys económicos?

-Sí. Van a perforar más de 800 pozos petroleros con técnicas defracking; hay proyectos para cuatro minas, aunque hay más de cuarenta concesiones…

¿Todo con la connivencia de gobiernos locales y extranjeros?

-Sí. A todos les conviene ir a Veracruz a invertir. Hay 112 proyectos de presas. En medio de todo esto hay una empresa brasileña que tiene todo el poder económico de la zona. Esta compañía en su país ha sido denunciada por corrupción, pero en Veracruz se le dan todas las ventajas.

De esto no informamos en Europa. ¿Se sienten olvidados?

-Premios como el Periodista Vasco, sirve para que se volteen los ojos hacia México en general y Veracruz, en particular. Un compañero corresponsal de guerra decía que en su trabajo sabía de dónde le llegaban las balas y se protegía, pero nosotros no conocemos de dónde vienen, por lo que estamos indefensos. No nos importa, a pesar de los riesgos seguimos trabajando por la libertad de expresión.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s