Twitter se convirtió en un canal de información de primer orden en los atentados de París

Nekane Vado. Se cumple un mes de la noche más larga de los últimos tiempos en el mundo de la comunicación. Ocurridos los primeros atentados en París, las redes sociales y principalmente Twitter cogió la batuta de los hechos. Momento a momento se daban nuevos datos. Todo empezó con un desconcierto en las calles de París, eran los propios viandantes quienes colgaban en Twitter su visión del momento. Después llegarían los medios de comunicación social nacionales (TVE 24 H que tuvo una gran audiencia) e internacionales (CNN y Al Jazeera los más seguidos). Facebook se convirtió, a su vez, en una herramienta ágil como servicio de búsqueda de personas que se encontraban en la capital parisina en esos momentos. La comunicación funcionó, los retos periodísticos de información tuvieron su apoyo popular. Estamos ante un nuevo sistema de Mass Media, ante un nuevo orden social basado en la utilización masiva de las redes.

El dramático viernes 13 de noviembre queda en la historia mundial, como muchas otras horas intensas, a recordar la matanza en la redacción de Charlie Hebbo a primeros de año o el supermercado Kosher también en París.

En momentos de tensión, la comunicación veraz puede pasar a formar parte de la rumorología. La labor periodística se complica con datos llegados de los distintos canales sociales, redes utilizadas por millones de usuarios que gustan de dar a conocer sus visiones e impresiones. En estas circunstancias, el contraste informativo debe ser mucho más riguroso. Pero en este último múltiple atentado de París, la realidad de los hechos y la responsabilidad de los internautas ante este horror, pudo con los rumores o invenciones. Twitter canalizó la información de forma más o menos honesta y a tiempo real. Desde que se conocieron los hechos, pasaron doce horas hasta que fueron reivindicados por Estado Islámico. Más de un centenar de personas, muchas de ellas jóvenes que se encontraban disfrutando de un concierto, morían, y el dolor traspasó todas las redes sociales del mundo, todos los hogares y corazones unidos por un mismo sentimiento de horror.

Todos fuimos París y en aquel momento también algo de periodistas. Ya lo dijo el Nobel Gabriel García Márquez: El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede dirigirse y humanizarse por su confrontación descarnada de la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s