Las princesas de la fregona

 

¿ Quién cuida de las cuidadoras?… Muchas de ellas se quedan sin vacaciones  ni pagas de Navidad.

Parece que la esclavitud no está abolida y nos va acompañar en todos los tiempos, sólo cambia de nombre y de vestimenta en el siglo XIX Criadas, en el siglo XX Sirvientas y en el XXI Empleadas de Hogar, un término que les sube un poco de Categoría para convertirse en verdaderas princesas, pero princesas de las fregonas y bayetas sin derechos a prestaciones de paro ni a subsidios.

Aunque hacen un empleo digno para ganar el pan de cada día con el sudor de sus frentes, han tenido que conformarse con uno de los empleos más ingratos por lo mal pagado y poco valorado en las sociedades europeas, apenas estas empleadas llegan al salario mínimo interprofesional y muchas viven bajo el umbral de la pobreza, hasta ayer trabajaban sin contratos ni seguros y la mayoría de ellas internas que prestan sus servicios las 24 horas  del día de Lunes a Domingo sin garantías, y cuando  no las necesitan se quedan en la calle sin derechos, sin finiquito ni sueldo de vacaciones ni mucho menos pagas extras, sólo cobran una cuota fija al mes trabajando más horas que el resto de los mortales.

Todo esto lo consentía el Estado por no protegerlas como los demás empleados después de muchas luchas y sacrificios de este sector, al final han conseguido ser reconocidas pero en desigualdad de condiciones corres pecto a los otros empleos. Hoy las Empleadas de Hogar pueden tener un contrato laboral por las horas que ejercen como empleadas, pueden acceder a bajas por maternidad o por enfermedad de larga duración, pero sus cotizaciones sólo les sirven para cobrar las pensiones de jubilación, en caso que  son despedidas o ellas dejan el trabajo voluntariamente, no cobran ningún tipo de prestaciones por los años trabajados.

 Muchas de éstas empleadas son extranjeras que trabajan en condiciones precarias y algunas lo hacen desesperadamente de forma irregular sin papeles ni permisos de trabajo y eso les priva de la posibilidad de denunciar dichas violaciones a pesar de los pesares, se sienten afortunadas de tener un empleo en plena crisis aunque “es precario,” se ha convertido en su única salvación para sobrevivir, Son mujeres que lo dieron todo como: cuidadoras, asistentes, auxiliares de geriatría, enfermeras, cocineras y psicólogas, que acompañan al empleador en sus buenos y malos momentos, pero desgraciadamente  se sientes solas y desamparadas en un país extraño y se hacen  siempre la misma pregunta sin tan siquiera encontrar la más mínima respuesta,…  ¿Quién cuida de las cuidadoras?. Ellas también  son humanas y necesitan de cuidados  y protección de sus  empleadores y sobre todo del Estado, como un reconocimiento y un homenaje a su profesión y  a las innumerables tareas  que ellas ejercen a diario para mejora, la calidad de vida de las familias que trabajan y no pueden ocuparse de sus hogares ni de sus seres queridos.

Éstas empleadas siguen trabajando en los hogares de muchos trabajadores y trabajadoras que conocen desde muy cerca todos los derechos del empleado y esperan que algún día, que las prestaciones sean iguales para todos los empleos por eso nunca pierden la esperanza que en un futuro no muy lejano tendrían acceso a las mismas oportunidades.

Por: Fátima Galia M- Salem Periodista y escritora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s