El dilema del superviviente

Daniel González – Vitoria

Pese a que lleva una capucha tapándole la cabeza, creo reconocerle desde lejos, aunque hasta que no nos encontramos no confirmo que es él. Noto que le ha pasado lo mismo, porque me mira, y entonces esboza una sonrisa. No es que durante los años en los que compartimos mañanas cubriendo la actualidad municipal nos convirtiésemos en amigos íntimos, pero ambos nos apreciamos. Y ahora, en la situación en que se encuentra, mucho más. Le devuelvo la sonrisa, y la suya se ensancha. Le pregunto qué tal va todo, y por un momento el desánimo vuelve a su rostro. No en vano, pese a sus décadas de experiencia, este veterano periodista lleva casi un año alejado del medio al que dedicó gran parte de su vida. Por sorpresa, en plena campaña de las elecciones municipales, le comunicaron que ya no contaban con él.

En el mismo lote entró otra veterana, cuyo trabajo había merecido nada menos que el premio Tiflos. En la pequeña familia de periodistas de Vitoria nadie entendió por qué esa empresa prescindía de dos pilares fundamentales, aunque intuíamos la respuesta. Recorte de plantilla, adelgazar gastos y buscar un becario –o dos- que, durante un año, reemplazasen esos puestos estructurales. Una sospecha que hacía aún más injustos ambos despidos. En esos días todos especulábamos qué opciones tenían para seguir trabajando en otros medios, y me alegró saber que en un par de meses ambos seguían en la brecha con sendas colaboraciones, convertidos en autónomos, saliendo del paso.

Cuando él me explica cómo va tirando con esas colaboraciones, noto cierta angustia, las dudas de qué pasará si eso se acaba también. Tengo delante a uno de los mejores periodistas de la ciudad, a alguien que por su experiencia ha sido maestro de muchos, y en vez de tener garantizado el trabajo que merece depende de muchos factores ajenos a él. Pese a todo, su sonrisa sigue siendo sincera, quizá no tanto por seguir en el mundillo como por saber que nos preocupamos por él. A veces coincidimos en ruedas de prensa, y cruzamos unas palabras. Pero ahora, con tiempo de sobra, puedo escucharle y darle ánimos. Porque no sólo siento aprecio por él, sino admiración. Y rabia por verle en esta situación.

Sé que es un luchador, un superviviente al que al menos le han brindado la oportunidad de seguir en la brecha, porque nadie en el mundillo duda de que se trata de un gran profesional. Otros muchos que han recibido la noticia fulminante del despido han pasado al olvido, bien porque prefirieron alejarse de un oficio que en muchas ocasiones muestra su dureza o porque no había opción de seguir en él. Conozco gente que ha montado su propio medio online para seguir en el periodismo, no sin esfuerzo; y compañeras que prefirieron la estabilidad de otros sectores a seguir siendo autónomos.

Antes de que acabe la conversación, le sugiero que intercambiemos nuestros números, por si puedo ayudarle en algo. En lo que sea. Y aunque la propuesta es un poco más por cumplir –no porque no quiera ayudarle, sino porque veo difícil que surja una ocasión que me permita echarle un cable-, cuando nos despedimos voy pensando en las diferentes opciones que tengo para cumplir ese compromiso. Porque, como he dicho antes, quienes nos encontramos a diario en ruedas de prensa o comisiones municipales somos una pequeña familia, con más o menos relación, pero ante todo compañeros. Y a pesar de ser de medios distintos –situación que a veces levanta grandes barreras entre algunos-, siento que todos debemos olvidar nuestras diferencias a la hora de echarnos un cable. Porque si no nos ayudamos entre nosotros, si no cooperamos en lo más sencillo y nos ponemos barreras, cuando alguno caiga difícilmente tendrá apoyos. Y que el periodismo pierda para siempre a alguno de sus profesionales sería una tragedia irreparable.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s