Hagan juego

El juego ha existido siempre. Las timbas, los casinos, las loterías, las quinielas, las maquinas tragaperras y, ahora, el juego on line.

España se convierte en un terreno abonado  para crear negocios millonarios a costa del ciudadano. Según un experto en la materia, el objetivo es conseguir aficionados al juego, es decir, ludópatas jóvenes en poco tiempo. Esto me recuerda la estrategia  de las grandes tabacaleras en los años 90, conseguir adictos a la nicotina lo antes posible y cuanto más jóvenes mejor. Algo que animó al Gobierno, por el bien de nuestra salud, a luchar contra el tabaco y sus consecuencias, sancionando por decreto a quienes atentasen contra  la salud de esta sociedad.

Y llega este mismo Gobierno nuestro de cada día, siempre pensando en nosotros, en el futuro de la economía del país, y pone un ojo en Eurovegas  -esto fracaso pero los chinos esperan- y otro en los jóvenes y en todo el que haga juego y decide que, deducirá las perdidas en casinos o en apuestas por internet del IRPF. Y, además podrán fumar. O sea, que ya no le importa nuestra salud. ¿No les parece serio, verdad?

Cobrar el sueldo y gastarlo en un solo día en una tragaperras. Cuando se acaba, recurrir a préstamos con intereses de más del 25% con tal de hacer una apuesta más y seguir jugando. Este es el infierno en el que viven miles de personas en Bizkaia. Aunque el casino no es en Bizkaia la forma preferida de apostar, no resulta extraño encontrar a personas que rondan los treinta años con una media de deudas de 10.000 euros en estos lugares. Pero el mayor enemigo del ludópata son las 6.026 tragaperras repartidas por Bizkaia que continúan provocando múltiples problemas a las economías familiares.

En el bar de la esquina o en cualquier otro podemos contemplar cada día y desde las primeras horas de la mañana, como una mujer o un hombre de avanzada edad, tras dejar en el colegio a los nietos, se disponen, una mañana mas, a perder parte de sus ingresos, cuando no, el dinero destinado a la compra del día. La banca siempre gana, sea cual sea el juego.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 También las televisiones han encontrado un filón. Mientras,  las casas de apuestas no tienen ningún pudor en acercarse a líderes de opinión o ídolos deportivos, para hacer publicidad. Este tipo de juegos encuentra su público en la población más joven, la misma  que sufre tasas de desempleo del 50%, el desengaño de no haber alcanzado lo que esta sociedad les prometió y, más aun, la desesperanza de no  encontrar ninguna vía para el futuro.

Y así, en el todo vale, los negocios más rentables y menos productivos para los intereses de los ciudadanos se multiplican, mientras muchos jóvenes comienzan el recorrido de la adicción. Un viaje que han hecho muchas personas arruinando sus vidas, sus esperanzas, llenando de angustia todo su entorno. El futuro de las personas, de una sociedad en crisis, no puede ponerse en la ruleta, animándolas a que apuesten por sus  vidas y su futuro.

Vi en Brasil, en plena calle, como se vendían boletos para sorteos que se celebraban cada hora. Ya queda menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s