Un muro para evitar los rumores racistas en los medios de comunicación

CEAR Euskadi lanza una campaña dirigida a los periodistas para que eviten dar credibilidad a aquellas ideas negativas sobre los colectivos de inmigrantes

 

Daniel González

Desde hace varios años, en Vitoria se escucha una curiosa anécdota. Habla de una mujer inmigrante que espera en la parada del autobús con un carrito de bebé, y que al ir a montarse en el urbano descubre que el espacio reservado para las sillitas ya está ocupado. La normativa obliga a tener que esperar al siguiente bus, pero según esta leyenda la mujer coge en brazos al niño, quita el bolso del carrito y se monta, dejando el armazón en medio de la calle. “¿Pero qué hace?”, aseguran que le pregunta el conductor, extrañado. Y la respuesta que este rumor atribuye a la mujer es tajante. “Si voy a la asistenta me da otro”.

En la ciudad nadie ha logrado demostrar con pruebas la veracidad de esta historia, y sin embargo no hay vitoriano que no recurra a ella de vez en cuando. Bien para apuntar al colectivo inmigrante como beneficiario de las ayudas sociales o para recordar, sin mucho éxito, que se trata de un rumor sin ningún fundamento. Pero no es el único que se escucha en la capital vasca. Las leyendas urbanas que estigmatizan a los extranjeros están muy presentes en el día a día de Euskadi, y han cobrado más fuerza con la crisis económica. Ahora estos rumores apuntan directamente hacia los refugiados. Y CEAR Euskadi, la Comisión de Ayuda al Refugiado que trabaja en la comunidad autónoma, aspira a ponerles freno.

Con ese objetivo la pasada semana presentó en las tres provincias vascas su campaña ‘no te dejes enredar’, que en esta ocasión va dirigida a un colectivo muy específico: los periodistas. Y es que estos profesionales se enfrentan a diario a los rumores o insinuaciones de este tipo que se intentan colar en los medios de comunicación. Porque en el momento que aparezcan en ellos, contarán ante los ojos de la audiencia como una verdad absoluta, ya que se entiende que todo lo que se recoge en la Prensa ha pasado antes unos filtros y ha sido debidamente contrastado. De ahí que desde CEAR, y con el apoyo de la Asociación Vasca de Periodistas y el Colegio Vasco de Periodistas, se apueste por que estos profesionales levanten un muro contra los rumores racistas y xenófobos.

Así, los colectivos que representan a los periodistas vascos han planteado una serie de recomendaciones (ENLACE AL TEXTO DEL COMUNICADO) que complementan la campaña de la Comisión de Ayuda al Refugiado, y apelan a tener un especial cuidado a la hora de informar para evitar estigmatizar a estos colectivos o generalizar las acciones aisladas que realizan algunos de sus integrantes. De forma paralela, prestigiosos periodistas del ámbito nacional –como Jordi Évole, Iñaki Gabilondo o Teresa Aranguren- se han sumado a esta llamada en un vídeo en el que piden a sus compañeros que eviten dar voz a estos rumores, que consideran “una enfermedad”. Y para apoyar la labor de los reporteros, CEAR ha editado un libro de estilo con el que guiar este tipo de informaciones. “Los periodistas tienen un papel fundamental, y hay que colocar cada información en el contexto”, valora Rosabel Argote, coordinadora de CEAR Euskadi, que aboga por “fomentar una reflexión crítica con el desmontaje de estos rumores”.

Debate entre profesionales

Durante la presentación de esta campaña en Vitoria, periodistas de diferentes medios de comunicación tuvieron la ocasión de protagonizar un breve debate sobre los peligros que suponen estos rumores y el modo de evitar las informaciones que perjudiquen a los profesionales extranjeros. “Es lo que intento hacer en el día a día”, aseguraba uno de los profesionales, y no era el único que admitía su implicación personal. “Yo creo que depende de cada periodista, de su filosofía y de su sensibilidad”, agregó otro compañero. Porque desde los medios de comunicación “sí hay margen de maniobra” para poner estas barreras. “El problema es cómo es el periodista que hace la información”, continuó. “Yo jamás he visto una orden directa, un ‘esto lo dices así’, así que queda sobre la responsabilidad del periodista”, planteó otra periodista.

Y la opinión de que estos rumores “son un virus de laboratorio que algunos partidos intentan incubar en la sociedad, porque saben que tienen un caladero de votos” es compartida en la profesión. De ahí que estas campañas sean necesarias, así como los filtros propios de los periodistas. Pero a veces surgen controversias en temas como informar o no sobre la nacionalidad de quien ha cometido un delito. “Hay cosas que son difíciles de aplicar, y ésa es una de ellas”, valoraron. “Es difícil abstraerse si ya se ha generado una demanda por parte de la audiencia, y si no lo pones enseguida lo preguntan en internet, o incluso aseguran que no se dice porque han sido extranjeros”, añadieron. Eso hace que “el daño pueda llegar a ser incluso peor”, y aunque los propios compañeros invitaban a que cada periodista “haga su propia reflexión”, el miedo al “efecto rebote” hace dudar que sea beneficioso evitar dar esa información.

VÍDEO DE ‘CEAR’ 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s