Unamuno sigue presente en Fuerteventura

La Cátedra Cultural Miguel de Unamuno organiza anualmente un curso en la casa museo de Puerto del Rosario. Este año, en la 18 edición se hace un repaso de las seis ciudades por las que pasó para ahondar  cómo los diferentes espacios urbanos influyeron en su vida y obra

 

IMG_20160222_181149

José Antonio Ereño habló sobre Unamuno en Bilbao.

Begoña Bereicua. Cualquier ocasión es buena para hablar del ilustre bilbaíno, en esta ocasión se ha utilizado como hilo conductor  la influencia que tuvieron en Unamuno las distintas ciudades por donde pasó y vivió.  Bilbao, donde nació y pasó su infancia y juventud; Salamanca, donde formó su familia, ejerció su magisterio y escribió gran parte de su obra, y donde murió; Las Palmas de Gran Canaria, donde tomó conciencia del aislamiento  del ser humano; Puerto de Cabras, actualmente Puerto del Rosario, capital de Fuerteventura, donde descubrió el mar y lo esencial de las cosas, y París y Hendaya, donde sufrió las angustias del destierro.

Diferentes personalidades, tanto del ámbito político como el universitario de la isla abrieron el curso al que han llamado “Unamuno en Fuerteventura”. El director del mismo,  Marcial Morera Pérez, Catedrático de Filología Española de la universidad de la Laguna,  recordó que la isla canaria de Fuerteventura siempre estará agradecida a Unamuno, puesto que gracias a él, al contenido de sus cartas, artículos y bibliografía, fue dada a conocer.

La primera ponencia fue de José Antonio Ereño Altuna, historiador, profesor de la Universidad de Deusto. Hizo un recorrido sobre las primeras experiencias de Unamuno en Bilbao, experiencias gozosas, sin asedios, sin torturas psicológicas. En la edad de la pubertad, según Ereño, ya comenzaron sus crisis espirituales, sin saber exactamente el motivo, quizás la prematura muerte de su padre y añadió que a temprana edad sintió el cosquilleo de la carne, conoció a Concha, la que sería su esposa y sintió también el cosquilleo del espíritu, noches de insomnio y ansia devoradora por el saber.

Subrayó  que de joven, Unamuno era acérrimo bizkaitarra.  El Bilbao de Unamuno es especial, dijo, es el Bilbao del Casco Viejo, el de lo tenderos.

En los días sucesivos intervinieron reconocidos profesores que han investigado en la personalidad y bibliografía de Unamuno, quienes no escatimaron elogios para dejar claro que no solo fue poeta, filósofo, escritor de novelas, ensayos y artículos, sino un gran intelectual.

El interés por Unamuno sigue vivo en Puerto del Rosario, así lo demostraba cada tarde la afluencia de asistentes al curso. Y para el próximo año ya están pensando en que les gustaría ahondar en la personalidad de su esposa, Concha Lizarraga.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s