Conjugando el verbo ‘Perdonar’

Carlos Bacigalupe

 PERDONAR: (del lat. per  y donare, dar)
                                                                    Tr. Dicho de quien ha sido perjudicado por ello:
                                                                                   Remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa.
                                                                                 || 2. Exceptuar a alguien de lo que comúnmente
                                                                                      se hace con todos, o eximirle de la obligación
                                                                                      que tiene.|| 3. Precedido del adverbio no, u para
                                                                                 dar a entender que la acción del verbo que
                                                                                       seguidamente se expresa o se supone, se realiza
                                                                                       en todas las ocasiones posibles.
                                                                                   (Diccionario de la RAE)

 

La cosa es que el grito del locutor hizo vibrar el cristal de la mesa. ¿Qué podía haber pasado? De pronto, la retransmisión del partido pasó de ser ruido de fondo a llamada urgente de atención. Presté el oído por si el narrador me aclaraba lo del rugido último. Y lo repitió: “¡¡ Lo que ha perdonado Fulano!! ¡¡Lo que ha perdonado!!” Por lo visto, el inhábil delantero había remitido la pelota fuera de la portería, cuando todo hacía pensar que la bolita acabaría besando la red del fondo. Los compañeros del locutor afectado estuvieron de acuerdo con él. Sí, lo que acababa de perdonar Fulano.

Como quiera que los equipos de fútbol no son oenegés filantrópicas, y ello por mandato de sus respectivas directivas, di en pensar que Fulano se había limitado a fallar un gol cantado. Por si acaso, consulté con el maestro Fernando Lázaro Carreter a través de su impagable trabajo El dardo en la palabra. Y, en efecto, el sabio me supo contestar.

“Es probable que toda la comunidad hablante adopte pronto el verbo perdonar con ese inusitado significado intransitivo. En el fútbol, desperdiciar repetidamente un equipo las ocasiones de meter gol, antes se decía simplemente fallar. Porque perdonar significa en el habla común `alzar la pena, eximir o liberar de una obligación a alguien´ (…) Por otra parte, quien perdona lo hace adrede y cobra fama de misericordioso, pero las gradas embravecidas suelen llamar imbécil al futbolista o al equipo que, queriendo arrasar al contrario- ¡todo menos perdonarlo!-, marra el tanto teniéndolo a huevo”.

Algo le quedaba por añadir al maestro. Y es que cuando un locutor o un plumilla aluden al verbo referido, lo hacen porque están hablando del equipo por el que suspiran. El balón perdonado por Fulano no es sino una autojustificación compartida, un echar los pelillos a la mar, dejando entender que si no se gana no es por falta de precisión en el remate, sino porque los nuestros son así de generosos. En el bando contrario donde militan locutores y cronistas seguidores del equipo rival, la jugada se ha culminado con un torpe fallo garrafal de Fulano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s