La gran noche

M.Urraburu. Más de la mitad de los jóvenes entre 14 y 18 años toma alcohol de forma habitual especialmente los fines de semana.

El consumo de bebidas  alcohólicas ha aumentado en los últimos años de forma paralela al de otras sustancias toxicas, como el cánnabis.  Muchos jóvenes  consideran indispensable consumir alcohol para divertirse. El primer efecto nocivo del alcohol es el incremento de los accidentes de tráfico, principal causa de mortalidad entre los jóvenes.

Sin embargo, los efectos perjudiciales del alcohol no acaban ahí. Se ha comprobado que el consumo a edades tempranas produce una perdida en la capacidad de desarrollo de la memoria, inteligencia, atención o procesos de control. Tampoco se debe olvidar que el abuso del alcohol en estas edades predispone al  colapso cardiovascular y al alcoholismo crónico en la etapa de adulto.

Es difícil encontrar las causas del consumo excesivo de alcohol entre los jóvenes. Se hace referencia al ambiente y a los modelos que predisponen a caer  en este hábito. Y luego, está la cuadrilla, el grupo que influye sobre los jóvenes y merma su capacidad de decidir. El miedo a ser excluido del grupo lleva al joven a participar en lo que,  a veces, no le gusta pero asume.

Cuando observamos que nuestro hijo vuelve a casa en estado de embriaguez, los expertos no recomiendan ejercer una actitud de enfrentamiento justo en ese momento. Posiblemente necesitará una ayuda y no un castigo que llegará al día siguiente si procede. El dialogo requiere tiempo y una capacidad importante de poder transmitir y compartir puntos de vista ante situaciones delicadas, y puede producirse,  cuando existe una comunicación abierta entre padres e hijos. En cualquier caso, no se trata de entrar en el problema a fondo y si en evitar consecuencias trágicas a través de la confianza y comprensión entre padres e hijos.

La solución no es fácil. Pues bien, la decisión  de las autoridades sanitarias vascas sobre   el control y aplicación de leyes, está tomada. Entre sus objetivos esta imponer por ley a los menores que beban en la vía pública, la obligación de asistir a cursos de formación y realizar trabajos sociales. Tampoco escaparan a su control las lonjas alquiladas por adolescentes donde se consume alcohol. Y, es que, el 50 % es el porcentaje de adolescentes  de 14 y 15 años  reconocen haber consumido alcohol.

Pero en este proyecto estamos implicados todos: educadores, autoridades, padres y la sociedad en su conjunto. La situación por la que atraviesa este país junto a la  falta de motivación en la juventud, a veces nos hace pensar en la pérdida de una generación de jóvenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s