Kazetaritza hil egin al da? / ¿Ha muerto el periodismo?

Kazetaritza beti sinesgarritasun-krisialdian egon izan da, maila politiko eta ekonomikoen etengabeko presioak direla eta.

Honi guztiari tresna teknologiko berrien intrusioa gehitu egiten zaio -edo errudunak topatzeko helburuaz era interesatuan nahastu ere- zeina kasu askotan, benetazko kazetaritza moduan baloratua den komunikazio forma den. Ezin dugu ukatu Interneten erabilera orokorrak errealitate berri bat sortu duela zeinak lehiaketa baten antzeko zerbait ekarri duen, itxuraz desberdina dena komunikabide tradizionalen eta komunikabide “berrien” artean. Baina lehiaketa honek, nire iritziz, konnotazio ekonomikoa du soilik: komunikabide horietako jabeak Interneten doakotasunaz aprobetxatzen ari dira, gastuak murrizteko, ez soilik teknologikoan baizik eta informazioaren profesionalen artean ere.

Idatzizko komunikabideak –paperezkoak- bobinen, makineria, banaketa, etabarren kostu ikaragarriarekin, gudu honetako galtzaileak dira. Inork ez du telebista edo irratia zalantzan jartzen, egunkariak bakarrik eta, alabaina, audientziek berriei balore handiagoa ematen dioten euskarriak dira, non sinesgarriagoak diren. Ez al da guztizko zentzugabekeria?

Kazetaritza ez da hil. Komunikabide bat editatzeko era enpresarialak hiltzen ari dira. Aldaketa ez dago edukian komunikabideen edukitzailean baizik, eta, nola ez, editatzen eta zuzentzen dituztenetan.


El periodismo ha estado siempre en crisis de credibilidad, por las presiones constantes de las esferas políticas y económicas.

A todo esto se suma, o se mezcla de forma interesada con el fin de buscar de buscar un culpable ajeno,  la intrusión de las nuevas herramientas digitales, como una forma de comunicación que , en muchos casos, se valora como auténtico periodismo. No vamos a negar que la generalización en el uso de Internet ha creado una nueva realidad que ha propiciado una especie de competición, aparentemente desigual, entre los medios denominados tradicionales con los “nuevos”. Pero esta competición solo tiene, bajo mi punto de vista, una connotación económica: la gratuidad de Internet de la que se están aprovechando los dueños de esos medios, para reducir costes, no solo en lo tecnológico sino entre los profesionales de la información.

Los medios escritos, de papel, con todo su inmenso coste en bobinas, maquinaria, distribución, etc., son los grandes perdedores de esta batalla. Nadie cuestiona la radio o la tv, solo a los periódicos y, sin embargo, siguen siendo los soportes en los que las audiencias dan más valor a  las noticias, donde son más creíbles. ¿No es todo un contrasentido?

El periodismo no ha muerto. Se están muriendo las formas empresariales de editar un medio. El cambio no está en el contenido, sino en el continente de los medios y, por supuesto, en quienes los editan y dirigen.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s