La mentira nacional

M.Urraburu 

Por lo que se ve, instituciones y personas hacen lo contrario de lo que dicen.

Algunos  artistas que critican al gobierno viven de subvenciones y tienen sus dineros  en paraísos fiscales, los sindicalistas que defienden el valor del trabajo son profesionales del absentismo y más cosas,  el cura que predica la castidad tiene amantes de ambos sexos, el gestor que aboga por la austeridad salarial gana tres millones de euros al año, el político que dice luchar contra la corrupción acepta sobornos, la derecha gobierna como si fuese de izquierdas  después de que la izquierda haya gobernado como si fuera de derechas.

Esta confusión no se produce por casualidad. Todos somos espectadores del simulacro donde la verdad llega a ser un momento dialéctico de la mentira. Hablamos de que tenemos derechos, libertad de expresión, que elegimos a nuestros gobernantes, que la Justicia es igual para todos,..pero sabemos que son cosas, que poco tienen que ver con el día a día.

Como, que todos tenemos derecho al trabajo cuando rondamos, dicen, los cuatro  millones y pico de parados, que los tribunales son justos cuando se indulta a los banqueros  y otras gentes de mal vivir, o que los impuestos se pagan equitativamente cuando los grandes patrimonios se refugian en paraísos fiscales.

Esta confusión no se produce por casualidad. Tiene que ver con la moral de nuestra sociedad, en la que llevamos décadas de telebasura, exaltación de la especulación y desprecio al esfuerzo. No es la crisis la que ha creado esta situación sino la mentira interesada y permanente.

Estamos viviendo una gran encrucijada. Nos esperan, otra vez, importantes sacrificios y repartirlos equitativamente si el gobierno – de cualquiera – es capaz de verdad, de asumir el reto. Pero servirá de muy poco si nuestra sociedad no cambia su escala de valores, si no terminamos con la impunidad de los poderosos y no paga quien se ha lucrado arruinándonos a todos.

Lo que necesitamos es ejemplaridad, empezando por los que nos gobiernan. No nos vale  lo de “ hacer lo que yo diga y no lo que yo haga” . ¿Por qué me sonará esto a mi ? . Ah, ya sé.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s