¿Le queda vida al publirreportaje?

Nekane Vado.  El publirreportaje es un texto periodístico publicitario (reportaje publicitario) que tiene el objeto de mostrar aspectos relevantes de una empresa u organización. La prensa diaria tradicional y las revistas han recurrido a este elemento publicitario desde el inicio de los tiempos. Marketing “enmascarado” se ha llegado a llamar. Hubo un tiempo en el que empresarios y comerciantes daban credibilidad al publirreportaje porque se alejaba del contenido comercial, de la exclusiva venta de la marca, con textos cortos, prácticamente frases recortadas. Los cambios en los rituales del mercado y el consumidor, el creciente abandono de la prensa tradicional y el paso de sus presupuestos  al marketing on line hace pensar si los publirreportajes podrían tener los días contados. Las organizaciones también han optado por abandonar esta figura publicitaria, en gran parte por el escaso presupuesto del que disfrutan en los últimos años, caso especial de los partidos políticos.

foto publirreportaje

El publirreportaje debe estar perfectamente definido, para no engañar al público.

La integración paulatina de los medios de comunicación en el sistema digital está obligando a cambiar las líneas de actuación. La pregunta clave, en un espacio que juega con la velocidad en el tiempo y los contenidos cortos y concisos, es cómo llegar al consumidor final sin caer en el intento. No se ha de olvidar que se trata de un espacio pagado, que debe estar claro y definido para no engañar al público. En radio y televisión se llamaría microespacio y en un blog, blogadvertorial.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo vender una marca y qué no se note? Una solución asequible al medio tradicional y más aún como solución digital podría ser utilizando la narración como contenido. La narración nos aportaría conocimiento de la empresa u organización sin perder credibilidad, nos aportaría frescura ya que puede contar la vida del producto y su ecosistema. La narración aportaría personajes cercanos al consumidor, a su entorno, llegando a serle habitual, familiar. La narración podría envolver al publirreportaje y hacerle enloquecer de sabiduría. Nunca vender sería más sencillo y los periodistas tenemos mucho qué decir, mucho qué hacer, porque nuestros contenidos pueden ser la fuente para otra salida profesional y un aporte económico importante al medio de comunicación y a la empresa u organización a la que se dirige.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s