Amorrazio ikaragarria / Un tremendo cabreo

 

Duela egun batzuk kazetari kide batek bere egonezina eta amorrazio ikaragarria helarazi zidan kazetarien elkarteek ez dutelako hainbat komunikabideren eta kazetariren – eta oso ezagunak asko –  integritate ezaren aurrean erreakzionatu eta informazioak plasmatzerakoan etikarik ez dutelako, manipulatzen dutelako, eta iraindu ere egiten dutelako… hauek dira komunikabide horietako  eta informatzaile ‘delakoen’ konstanteak zeinak adierazpen eta informazio askatasunari heltzeko lotsagabekeria (kalifikazio hau nirea da) duten.

Gureak bezalako elkarte eta elkargo profesionalek informazio eskubidea eta lanbideko profesionalak defendatu behar dituzte baina, egia da, egunez egun profesionalek bere pulpitua aprobetxatzen dutela zorroztasunik gabeko gar sektarioak bidaltzeko  helburu bakarra dutelarik: min matea. Eta egiten dute. Min ematen diete bere lana zintzotasunez garatzen duten kazetariei ere; hutsegiteak dituzte noski, baina hauen lana komunikazio objektiboan oinarritutako lana da, ez inpartziala, ezer gehitu gabe, hausnarketarik gabe eta istorioa euren gustura aldatu/moldatu barik. Hori da informatzea niretzat.

Honen aurrean ezin dugu beste alde batera begiratu. Hasieran aipatu dudan kidea suminduta dago. Denok horrela egon behar dugu norbaitek kazetaritza bezalako zerbait, eginkizun soziala duena, berarekin zerikusirik ez duten interesen alde erabiltzen duenean eta guztioi zaku berean sartzen gaituztenean; hau guztia dela eta oso giza balorazio baxua eta gizartearen deskreditua lortzen ditugu.


UN TREMENDO CABREO

Hace unos días, un compañero periodista me hacía llegar su desazón y tremendo cabreo por la ausencia de reacción de las asociaciones de periodistas,  ante la falta de integridad profesional por parte de algunos medios y periodistas – bien conocidos muchos de ellos -que, día tras día, demuestran su total carencia de ética a la hora de plasmar sus informaciones. La falta de rigor, el “tremendismo”,  la manipulación informativa, incluso, el insulto…, son algunas de las constantes  de esos medios y esos supuestos informadores, que  tienen la desvergüenza ( esta calificación es mía) de acogerse a la libertad de expresión y de información.

Las asociaciones y colegios profesionales, como los nuestros, tienen la obligación de defender el derecho a la información y a los profesionales que los ejercen, pero, es cierto que día a día, vemos como ciertos informadores aprovechan su “púlpito” para lanzar soflamas sectarias sin ningún tipo de rigor y con el único objetivo de “hacer daño”. Y lo hacen. También a la profesión y al resto de profesionales que ejercen de forma íntegra, con errores si se quiere,  una labor basada en la comunicación objetiva, que no imparcial, sin agregar nada, sin elucubrar ni modificar la historia a conveniencia. Eso es lo que entiendo por informar.

Y tampoco podemos mirar para otro lado. El colega del que hablaba al principio estaba indignado. Todos debemos estarlo cuando alguien utiliza una labor social como es el periodismo para intereses que no tienen que ver con esa función y nos ponen a todos en el mismo saco, obteniendo como resultado una baja valoración social y el descrédito de quienes dependemos: la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s