Las grandes “sor-presas” electorales, sobre todo en una Euskadi modelo europeo, y la “herejía” de Rajoy

La verdad es que no pensábamos escribir sobre la jornada del domingo, interesados más en el futuro, en ese qué habrá…, que lleguemos a ver y que deseamos sea lo mejor para todos nosotros… Pero quizás esa obscuridad prevista del futuro es lo que nos anima a hablar del presente y del pasado, de ese presente que realmente vivimos ahora mismo y del pasado, culpable seguramente del futuro que será lo que lleguemos a ver pasado mañana…

image002

ESCAÑOS VOTOS %
PP 137 7.906.185 33,00%
PSOE 85 5.424.709 22,70%
UP 45 3.201.170 13,40%
C’S 32 3.123.769 13,10%
EN COMÚ 12 848.526 3,60%
UP-COMP 9 655.895 2,70%
ERC 9 629.294 2,60%
CDC 8 481.839 2,00%
EN MARE 5 344.143 1,40%
PNV 5 286.215 1,20%
EH BILD 2 184.092 0,80%
CC 1

            Lo que vimos durante la jornada de elecciones del domingo 26 de junio nos sorprende por una parte y nos indigna por otra, y por eso vamos a analizarlo desde distintos puntos de vista… que parecen muy distintos pero que no lo son tanto:

            (1) La mala fecha de la jornada electoral, con vacaciones los chavales estudiantes y precios más bajos que en la quincena de julio a la de agosto para disfrutar del veraneo, así como el hartazgo de muchos votantes, estuvieron en un tris de lograr una considerable bajada en la participación, hasta el punto de que a las seis de la tarde se batía el record negativo en Euskadi. A última hora, por la responsabilidad de los votantes ante lo que nos jugábamos, se arregló la presencia del electorado en las urnas y el resultado de participación fue muy semejante al de las elecciones del 20-D.

Fracaso de las encuestas y el “sorpasso” a la italiana

image003

            (2) El fracaso total de las encuestas vuelve a demostrar (como lo ocurrido en el Reino Unido unos días antes con el “Brexit”) que esas consultas responden únicamente al interés de quien las paga, y eso lo saben los sociólogos que se dedican a ello. No digo todos pero sí en la mayoría de los casos se trata de crear solamente corrientes de opinión favorables a los que las publican o las pagan.

            La escusa que han puesto algunos sociólogos a ese rotundo fracaso ha sido ridícula: “los encuestados no tienen inconveniente en decir a quien pueden votar y sin embargo a la hora de la verdad votan a otro partido”.

image006

            Lo cierto es que desde hace meses se ha especulado con el “sorpasso” de Unidos Podemos al PSOE, con lo que hubiera supuesto la caída en vertical de un partido que tiene 133 años y que, curiosamente, lo fundó Pablo Iglesias, el mismo nombre y apellido del dirigente de esa coalición que iba camino –según las encuestas— de dar un gran salto.

            “Sorpasso” es un término importado de Italia y que significa literalmente “adelantamiento”, pero que ha sido aplicado en la pasada campaña electoral con la idea de que un partido adelanta a otro en los resultados electorales, lo que ha ocurrido sorprendentemente –como veremos— con el PNV en Euskadi, un partido nacionalista vasco que nunca había perdido dos elecciones de manera consecutiva, y que, ahora, le ha llegado de “Podemos”.

            El “sorpasso” es también un término que se usa en clave económica y que preocupa seriamente de cara a unas próximas elecciones autonómicas en Euskadi.

            El duopolio televisivo trajo la popularidad de “Podemos”

            (3) No podemos (y no lo decimos con rintintín) dejar de analizar la influencia de los medios de información en estas dos últimas elecciones. Al respecto, hay un artículo muy acertado de Pedro J. Ramírez en “El Español” el mismo día de la jornada electoral que recomendamos, y en el que, entre otras cosas, se comenta: “Casi podría decirse que el único escenario en el que se ha dirimido la campaña electoral han sido los platós de la televisión”. Hubo alguna de esas televisiones –como pudimos comprobar— que ni siquiera respetaron el “día de reflexión”, y una de ellas comandada por la Iglesia.

            En el artículo, el ex director de “El Mundo” no se refiere al ‘monopolio televisivo’ sino al duopolio, y asegura: ”la eliminación de la publicidad en TVE y la autorización de las fusiones de Telecinco con La Cuatro y Antena 3 con la Sexta, en contra de los más elementales principios de la defensa de la competencia, consolidaron una fabulosa máquina bicéfala de imprimir billetes que conocemos como duopolio televisivo”.

image009

            Incluso Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión y conocido como “hombre de los debates televisivos”, comentaba antes de las elecciones: “El ‘fenómeno Pablo Iglesias’ no existiría sin la Televisión; e infravalorar ahora las redes sociales es un error”. Y añade: “La crisis económica ha llevado a un debilitamiento de las empresas, a una concentración excesiva, especialmente en el sector audiovisual, y a un atrincheramiento de empresas y de periodistas”.

Votar en contra, para hacer daño a otro u otros partidos…

            (4) Hay un porcentaje muy alto de electores que siguen votando en contra de otro partido u otros partidos, y solo para hacerlos daño, y no lo hacen a favor del que lo harían a conciencia, convencidos de lo que se vota, próximos o identificados con la ideología y/o las líneas y promesas de los programas…

image011

            Algo de esto está ocurriendo ahora en Gran Bretaña después del referéndum, ya que unos días después de la votación hay muchos que quieren repetirlo porque ven las graves consecuencias de salirse de Europa, y es que su voto representaba el resentimiento con un pasado que ya no existe, que provocó dos guerras mundiales en el siglo XX e incluso alguna anterior por culpa precisamente del comercio, es decir, de la economía o de la ambición de poder.

            Por otra parte, en España, los partidos colocan en las listas –creyendo en las muchas posibilidades de que salgan elegidos— a quienes quieren los ‘aparatos’ o dirigentes de esos partidos, en muchos casos utilizando lo que se ha dado en llamar “paracaidistas”, que nada tienen que ver con el territorio que van a representar. Y otro hecho a considerar es que los propios partidos, después de las elecciones no cumplen los programas prometidos y, en eso, la derecha española, el PP de Rajoy, ha sido un claro ejemplo en los últimos años…

            Quizás esa sea la razón de que este partido ganador en estas dos últimas campañas electorales no se haya referido a su programa y solamente ha hecho mención directa “al miedo”; a lo que podía venir si no les votaban a ellos o a lo que “dejó Zapatero” y ellos consiguieron (olvidándose de su coste y de los recortes) que no nos rescatara Europa, como lo hizo con otros países…

“¡Váyase, señor Rajoy!”, usted no puede ser presidente

image014image015

            (5) Cierto que el Partido Popular ha ganado sobradamente las elecciones generales pero ahora nos duele profundamente que pueda ser presidente del Gobierno español un personaje como Mariano Rajoy, algo que no quiere casi nadie por su trayectoria, porque –como escribía el mes pasado Santos Juliá en “El País”— “tiene en la cárcel o bajo procesos judiciales a varios responsables de su aparato central y de sus mayores organizaciones regionales, y porque bajo se presidencia el partido ha presenciado –y lo que te rondaré— un interminable desfile por los juzgados de gentes que contaban con todo su apoyo”. .. La verdad es que sorprende que a él y a otros como él –caso manifiesto el de Valencia y Madrid— le sigan votando.

            Además de lo dicho, Rajoy es un personaje que ha hecho una campaña indignante, pidiendo el voto del miedo o “del mal menor” (lo que Umberto Eco denominaba “la construcción del enemigo”) y, sobre todo, ignorando a todos los demás partidos salvo al suyo y el “de los malos”, como se le escapó en el discurso de celebración en el balcón de Génova. Si consideramos, además, que un gobierno y más su presidente ha de serlo de toda la sociedad que representa, este no puede serlo porque ha discriminado a la mayoría de esa sociedad que trata de presidir.

            Por cierto, uno de los peores discursos que hemos oído en mucho tiempo fue el del domingo en el balcón de Génova, mediatizado además por un público del Real Madrid (“como no te voy a querer”, cantaban el himno del club blanco) y con un beso de Mariano a su mujer a lo Casillas…

            Pero lo peor, repito, es que Mariano Rajoy y su partido, durante la campaña electoral, no han hecho otra cosa que prender la hoguera… Eso nos hace recordar al genial Shakespeare cuando decía: “hereje no es el que arde en la hoguera sino el que la prende”…  ¿Y ese pretende ser de nuevo presidente de Gobierno?… ¡Qué razón tienen los que le han pedido repetidamente que se haga a un lado, que lo deje de una vez! ¿Recuerdan aquello del “Váyase señor González!”, de un Aznar que fue el que nombró a su compañero Mariano Rajoy a dedo y el que ahora le ataca insistentemente…

“Unidos Podemos” sólo gana en Euskadi y Cataluña

            (6) He dejado para el final el asunto que más concierne a Euskadi, donde –al igual que en Cataluña– ha ganado “Unidos Podemos” y en el País Vasco lo ha hecho en los tres territorios, quitando un escaño al PNY de los conseguidos en las elecciones del 20 – D.

image022image023

            Cabe preguntarse qué es y que representa “Podemos” para haber conseguido lo más sorprendente. “Podemos” es un partido, formación, agrupación o colectivo, improvisado a raíz del movimiento del 11-M y unido a otro como una parte de Izquierda Unida hace 71 días. Un partido sin base programática clara (su inicio fue comunista y populista al estilo de Venezuela y Grecia), que ha creído en estos meses más en las sumas matemáticas que en las razones ideológico-políticas. Por todo ello, esta victoria de Euskadi y Cataluña sorprende más aún al hacerlo en dos territorios dominados desde hace cuarenta años por partidos nacionalistas. Y lo hace y esto es lo más preocupante, en un momento, en Euskadi, en el que el terrorismo afortunadamente ha pasado página de sangre y donde se estaban dando datos de situaciones ejemplares en toda Europa…

image026

            Hablemos de esos datos: los de la escuela, educación y cultura vasca. En primer lugar, porque el sistema educativo vasco está consiguiendo éxitos espectaculares. Por ejemplo, la tasa de abandono escolar es del 7,2 % cuando en la UE es del 11,1, y en España del 21,9; la enseñanza es universal y gratuita desde los 2 años: casi el 38% de las personas que están en edad laboral posee una titulación universitaria, un nivel similar al de Finlandia o Noruega, y la mitad de estos –algo inusual- ha estudiado una carrera relacionada con la ciencia, las matemáticas o la ingeniería.

            Como explicaba recientemente el filósofo y especialista en educación José Antonio Marina, “el porcentaje de la población dedicada a la investigación y desarrollo en Euskadi es semejante al de las naciones europeas más avanzadas. Esto influye, como era de esperar, en la tasa de paro juvenil. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del 2016, el 46,5% de los españoles menores de 25 años está en paro, así como el 19,7% de los ciudadanos entre 25 y 54 años. Sin embargo, en Euskadi es el 31% de los jóvenes menores de 25 años el que no tiene empleo, y el 12,7% de los que tienen entre 25 y 54 años”.

            Y siguiendo con la atención a esta sociedad vasca bien preparada gracias a su política educativa, hemos de decir que aquí “el gasto por alumno es de 10.314 euros, mientras que en Madrid es de 5.049. Y una de las características del sistema vasco es que ha organizado su modelo de acuerdo con el famoso esquema propuesto por Delors: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir, y aprender a ser”. Hay otro factor claro en el éxito: los distintos gobiernos vascos –y alguno conozco personalmente por mi trabajo de comunicación durante nueve años en el Departamento de Cultura— han mantenido las líneas fundamentales del sistema.

image031

            Queda claro, como dice José Antonio Marina, que “los vascos protegen “su” escuela, la miman y es que el modelo vasco lo que intenta es abrirse a la universalidad desde el enraizamiento en una cultura”. Lo intentó y acertó con el Museo Guggenheim, transformando una ciudad industrial en una de servicios y siendo modelo ejemplar y único en el mundo, y lo ha hecho incluso antes desde la educación. De todo ello, es decir, del fenómeno de la educación y de la cultura, que es la mejor inversión de futuro que puede hacer un país o una comunidad,  podemos hablar y dedicar un artículo, ahora que en el estado se habla de un pacto,  después de que haya habido siete planes distintos de educación fracasados y que han protagonizado cada uno de los gobiernos que alcanzaron el poder en los gobiernos españoles.

En 40 años ‘hemos conseguido’ una democracia no demócrata

         image036

   (7) Me van a permitir que concluya con una confesión a la que llego después de 40 años desde la muerte de Franco y de aquel recibimiento glorioso de la democracia, con trabajo periodístico posterior gracias a la nueva libertad adquirida y de la que hemos sido testigos y participes. Confieso, sí, que “no creo en el camino que ha tomado nuestra democracia”, que no ha corregido, después de cuatro décadas, sus errores, aumentándolos considerablemente…

image038

            No creo en una democracia como la nuestra que no respeta la igualdad del voto; en la que el resultado de esos votos se resta más que se suma debido a la ley D’Hondt y donde el número de votos no coincide con el de escaños, y hay escaños que cuestan mucho menos votos que otros; una democracia que no impone su condición en el comportamiento interno de los partidos; una democracia sin separación de poderes; una democracia que no valora (tira a la basura) el voto en blanco que debería tener su representación parlamentaria, manteniendo vacío los escaños que le correspondiera y considerar siempre válido ese voto en blanco o abstención; una democracia en la que la Hacienda Pública debería ser, repito, Hacienda Pública y, por tanto, debería estar en manos y responsabilidad de la sociedad y no de los partidos, y bien controlada, evitando así fraudes y corruptelas; una democracia que renuncie a aforamientos y demás privilegios de los políticos y de los propios jueces; que se tome en serio la educación y renuncie al control de los medios de comunicación, en fin, que sea democracia y, por tanto, como dice cualquier diccionario de cualquier idioma, sea un sistema que defienda la soberanía del pueblo y el derecho de ese pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes.

            Sin embargo, no es buena idea que pase lo que pase vayamos a contar nuestros días sólo como presentimiento y temor del mañana, y menos ahora. Hay que ponerse a hacer el futuro, por difícil que parezca, para hornear el pan y la sal a diario, el trabajo de cada mañana o la contribución social y solidaria de los que ya oficialmente no trabajamos. El futuro siempre se antoja preocupante e interrogante, con ese ¿cómo será o cómo vendrá?… Un futuro que empieza en nuestro presente, convencidos de que era mucho peor aquel pasado que éste presente que tanto nos machacan los políticos (incluidos los europeos) y que tanto nos agobia. Creamos y participemos, si nos dejan, en ese futuro, recordando algo que aprendimos de pequeños: amanece, siempre amanece, y eso no es nunca negarse a la realidad presente, a intentar cambiarla si no es la justa ni la precisa, y a creer en el futuro que vendrá… ¿Ok?…

 

                                                                       José Manuel Alonso, expresidente de la AVP-EKE

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s