¡Aquellas “Hojas del Lunes” de tanto éxito!

<Encuentros y  Re-encuentros >

 

image001

Los periodistas más veteranos recordamos con nostalgia la existencia de ‘nuestras’ Hojas del Lunes, denominadas así porque eran periódicos que sólo salían ese día de la semana permitiendo el descanso semanal de cuantos trabajamos en los diarios, salvo aquellos que también trabajábamos en las Hojas. Estas Hojas del Lunes fueron propiedad de los propios periodistas o, mejor, de las Asociaciones de la Prensa, únicas responsables de la edición del periódico semanal. Por tanto, los periodistas nos valíamos de “La Hoja del Lunes” para sostener económica y profesionalmente a la Asociación de la Prensa correspondiente, única entidad que proporcionaba relativo amparo a los periodistas, entendiendo que, hasta la creación de las Escuelas primero y Facultades después, los periodistas eran los que escribían en los periódicos, principalmente en los diarios. La fuente de ingresos para el sostenimiento de aquellas asociaciones y/o para que las empresas –al menos en Euskadi— pudieran contratar redactores con sueldo bajo anunciándoles que, además, tenían ayuda de la Asociación correspondiente, de las “Hojas del Lunes”.

            En aquella larga historia de las “Hojas” hubo grandes luces y muchas sombras. Entre las primeras estuvieron las vascas, la de Bilbao y San Sebastián, sobre todo la de Bilbao, calificada por los analistas como “un ejemplo serio y un compromiso con la información” en años muy difíciles.

            “La Hoja del Lunes de Bilbao” también se distribuía en Álava y Rioja. Nació en 1931 y fallecía en 1984 motivada por el afán recaudatorio de las nuevas empresas nacidas en la Monarquía parlamentaria, una decisión sin vuelta atrás y que desde hace años las empresas periodísticas rechazarían sin pensárselo dos veces. La Hoja de Bilbao tuvo un largo recorrido: 53 años, y fue considerada como “modelo”, sobre todo por su afán independentista, su aportación de nuevas ideas, opiniones y suplementos especiales, y por estar al tanto de cuanto ocurría en plena dictadura.

image004

Dos páginas en distintos ejemplares de la Hoja del Lunes de Bilbao

            Tanto fue el éxito de aquella Hoja de Bilbao que alcanzaba en los primeros años de la década de los 70 tiradas superiores a los 120.000 ejemplares y no sólo por los éxitos del Athletc sino porque –como escribió Ignacio Iriarte—  “fue un buen periódico porque reflejaba con fidelidad la realidad de la sociedad en que se vivía a pesar de todos los problemas de entonces (políticos, sociales, económicos, educativos, culturales, etc) y a pesar de su falta de estructura empresarial”.

            Aquella Hoja de Bilbao trajo de cabeza a los gobiernos de Franco, a sus delegaciones provinciales, y algún ministerio abrió en varias ocasiones expediente sancionador amenazando su cierre.

            En la Hoja desde los primeros años 70 trabajé y lo hice habitualmente todos los domingos con otros tres periodistas que recuerdo puntualmente: Manolo Igarreta, Joaquín de Goñi y José Luis Blanco, todos redactores de “La Gaceta dl Norte”, que era el lugar donde se editaba el ‘semanario’. Hubo además numerosos colaboradores, algunos “fijos”, como José Ramón Basterra, con el Athletic; Joaquín Benito, con distintos equipos de Bizkaia; y Antón Eguia, cronista de Pelota, todos estos en la sección de Deportes.

            Pero no nos bastaba con trabajar los domingos en la Redacción sino que cada uno de esos periodistas escribíamos algunas secciones que elaborábamos el resto de la semana. En mi caso, con distintas firmas (José Manuel Alonso, Francisco Allo o Francisco de Zurita) llegué a tener hasta cinco secciones distintas en cada número: “Nuestro Periódico”,  página completa semanal realizada por niños de escuelas y colegios de Bizkaia, Araba y Rioja;  ” Tema vivo, tema de opinión”, con una entrevista a algún experto en el tema; “Tertulia de las Artes”, con atención a todo lo artístico-cultural, principalmente a los temas que ‘olvidaban’ los periódicos; y “Encuentros”, sección realizada con la recogía de diversas noticias o sucesos de todo el mundo, principalmente de “casa”, opinando de cada una de ellas y firmando Francisco Allo.

            En recuerdo y homenaje de aquellos “Encuentros” voy a iniciar en Kazetariak una sección con ese mismo nombre pero añadiéndole “Re-encuentros”, por razones obvias. Sólo en este número de Kazetariak, la firma será José Manuel Alonso, ‘dejando’ que sea Francisco Allo el que lo haga desde mediados de septiembre.

Fernando Emmanuel: una vida entre periódicos

         El primer “Encuentro” o “Re-encuentro” debe ser para quien realizó el libro titulado “”La otra Hoja”, Fernando Emmanuel, licenciado en Filosofía y letras, diplomado en Marketing y técnico en Publicidad, especialidad a la que se dedicó durante 43 años, y estuvo en distintas empresas de prestigio como Danis, Aurman, Grupo L´’Oréal y fue fundador y director creativo de Síntesis, S.A. de 1973 a 1986; y posteriormente, fundador y director general de CDI-Consejeros de Imagen, S.A.

image006

Fernando Emmanuel, autor de un amplio estudio de “La hoja del Lunes de Bilbao”

            Todo su amplio y detallado estudio sobre “La Hoja del Lunes” de Bilbao se convirtió en Tesis Doctoral, y lo hizo pese a que entonces la Asociación de la Prensa había cerrado durante un tiempo, motivada precisamente por el cierre de “La Hoja” (2-1-1984). Fernando Emmanuel se encontró con que las fuentes, la bibliografía y la documentación existentes eran escasas y con datos a menudo contradictorios. Por eso, para allegar toda la información posible realizó una encuesta a cuantos antiguos trabajadores y colaboradores participaron durante los cincuenta y tres años que existió el periódico semanario.

image007

Capítulo dedicado a José María Potell y su última entrevista reclamando paz

            En el trabajo publicado, de 700 páginas, hay una presentación curiosa e interesante del autor, en la que explica su relación con la prensa en general. La recogemos íntegra: Mi primer “contacto” con la Prensa fue en mi infancia, antes de ir a la Escuela. Mi abuelo materno, Andrés, que había aprendido a leer y escribir en el Servicio Militar, me enseñó las primeras letras, y prácticamente a leer, con los titulares de “La Gaceta del Norte” de Bilbao. Mi segundo “contacto” con la Prensa fue también por mediación de mi abuelo Andrés. Trabajaba –el hombre trabajó hasta los ochenta años— de portero en el cine Gayarre de Bilbao. Dejaban, los del diario “Hierro” un paquete de ejemplares para vender en el cine. Y allí estaba yo, pasillo del patio de butacas arriba y abajo, con la cantinela “Hierro, diario de la tarde, Hierro” a ver si picaba alguien. No estaba la gente para propinas en aquella época, pero alguna caía. El tercer “contacto” fue a través de la lectura diaria. El cuarto fue ya, digamos, profesional. Cuarenta y tres años trabajando en Publicidad.

            El contenido del libro es muy prolijo e interesante. Hay un primer capítulo dedicado a las Hojas del Lunes, que termina con “La crónica del “folicidio”. La segunda parte es “La prensa en España de 1930 a 1984: (1) hasta la guerra civil; (2) guerra civil y nuevo régimen; (3) franquismo (1939-1957); (4) tardofranquismo (1958-1975); (5) transición; (6) democracia; (7) las agencias de prensa; (8) la prensa del Movimiento. La tercera parte va dedicada a los “Compañeros de Viaje de la Hoja”, aquellos otros periódicos de Bilbao que convivieron con el semanario de los periodistas. La cuarta parte está centrada enteramente en la Hoja de Bilbao, con 455 páginas, entre datos generales, algunos protagonistas y la Hoja como fue en cada una de las épocas ya señaladas. La quinta parte del estudio/libro está dedicada exclusivamente al personaje (“in memoriam”) de José María Portell y su papel hasta el asesinato por ETA, el 28 de junio de 1978. Y termina el libro con  un apéndice con detalle de los protagonistas principales de los cincuenta y tres años de la Hoja de Bilbao.

            Vaya, por tanto  vuestro reconocimiento y agradecimiento a un compañero “publicitario” que siempre vivió “pegado” a la prensa bilbaína y que fue capaz de hacer un amplio, detallado e interesantísimo estudio, lo que no fuimos capaces de hacer los periodistas, ni siquiera los que trabajamos durante años del “tardofranquismo” y la “transición” en “La Hoja del Lunes de Bilbao”.

Recordando a José Menese y al más puro flamenco

image009

Video: http://www.laopiniondemalaga.es/cultura-espectaculos/2016/07/30/hallan-muerto-casa-sevilla-cantaor/867071.html

            Mi segundo recuerdo o Re-encuentro va para José Menese, que fallecía el pasado 29 de julio en el mismo pueblo, sevillano y morisco, donde nació hace 73 años, Puebla de Cazalla. El 25 de febrero de 1974, en La Hoja del Lunes” de Bilbao, el “Tema Vivo / Tema de Opinión” estaba dedicado al Flamenco y el personaje entrevistado era José Menese, que actuó varios días con extraordinario éxito en la capital vizcaína. Para entonces este joven, como escribía Génesis García Gómez, ya estaba en el diccionario Larousse con su discografía y la explicación de su labor renovadora y enaltecedora para el arte flamenco. Lo trataban como “caso único entre los artistas del género por lo meteórico de su fama”. Este hecho –escribíamos entonces— puede sintetizar la importancia de una carrera artística que va más allá de lo personal para dar explicación de un cambio sociológico y cultural de primer orden en la apreciación de este arte. Gracias a José Menese y al pintor y poeta Francisco Moreno Galván (1925-1999), el flamenco, al hacer viva en su cante la llamada cultura jonda, alcanzó su máximo interés en capas sociales nuevas, creadoras de opinión y de cultura. La prueba de cuanto digo (42 años después) ha estado hace unos día en el Festival Flamenco On Fire de Pamplona, que acogió como novedad en la edición de este año un aurresku gitano, presentado en la plaza Consistorial por el saxofonista navarro Josetxo Goia-Aribe, acompañado del bailaor Marcos Vargas.

            En aquel número de “La Hoja del Lunes” de Bilbao escribíamos: “El cante flamenco son dejos dolientes”, en expresión de Manuel Machado. Es cante de ese gran pueblo –en palabras de González Climent— que tiene “alegre la tristeza y triste el vino, que cuando canta llora y cuando llora canta; que bebe la pena en el fondo de la copa y la copa en el fondo de la pena” (…) Aquella expresión de cante gitano-andaluz la bautizaron flamenco (…) El artista flamenco, principalmente el cantaor, ha nacido con el arte dentro y muy propicio a surgir a flor de piel. No le es difícil, por tanto, manifestarlo: es un atributo personal, ingénito…

            José Menese estuvo en Bilbao a comienzos del año de 1974 de la mano del siempre recordado grupo “Akelarre”, que invitó al cantante porque era ya una de las voces que daban grandeza al flamenco en cuanto a jondura y formas, porque aportaba su poderío en la voz y su academicismo, destacando en los estilos más propicios a la libertad expresiva.

image010

            “Aunque no es gitano –escribíamos entonces— sigue la escuela gitana del cante. Era zapatero y abandonó su oficio para hacerse profesional del cante animado por el pintor Francisco Moreno Galván (Guerrillero, guerrillero/qué bien me suena tu nombre/va ligado a la leyenda/de libertad e ilusiones/…) y otros intelectuales y poetas (…) Sus fuentes son las tonás y las seguiriyas, los cantes de compás más libre, los cuales ejecuta con voz poderosa y gran brillantez. Su primera grabación fue premiada por la Cátedra de flamencología de Jerez. Rafael Alberti le dedicó uno de sus poemas y Blas de Otero estas palabras: La voz, la voz que cierra y abre las palabras, el cante cortado de perfil, bruscamente. Voz centrada ensanchándose desde dentro, José Menese”.

Víctor Mora, fiel a su amado Capitán Trueno

        El escritor Víctor Mora i Pujadas, novelista y creador, entre otros comics, de El Capitán Trueno o Jabato, fallecía el 17 de agosto a los 85 años. Nacido en Barcelona, su niñez la vivió exiliado en Francia, a donde se trasladó con su familia tras la Guerra Civil. Allí fue donde se convirtió en un apasionado lector de las principales obras de la Edad de Oro del cómic estadounidense hasta que fueron prohibidas por el nazismo. Las aventuras de Terry y los Piratas o El Príncipe Valiente le servirían de inspiración para convertirse en uno de los mejores guionistas de la que sería la época dorada del tebeo en España. En los últimos años se dedicaba también a traducir textos del catalán al castellano y fueron precisamente algunos medios catalanes los que han pretendido “apropiarse” del Capitán Trueno afirmando que fue un personaje medieval del Ampurdán (Empordá), como lo fueron sus compañeros Goliath y Crispín, y la bella Sigrid. Lo cierto es que la que iba a ser una colección más de la Editorial Bruguera, creada a rebufo del éxito de “El Cachorro”, llegó a alcanzar los 350.000 ejemplares cada semana.

            El Capitán Trueno se consideraba un “libertador de pueblos”, espíritu que tomaba de Víctor Mora, que era un comprometido colaborador del Partido Comunista, lo que provocó que el autor acabase con sus huesos en la cárcel franquista. A su salida, Mora volvería a exiliarse a Francia a comienzos de los años 70. De regreso a España, desarrollaría una extensa labor en el cómic, donde también ejerció de articulista, historiador y traductor de obras como Asterix y Lucky Luke. Del mismo modo, fue un destacado escritor en lengua catalana, con obras como Els plàtans de Barcelona (1966), El tranvía blau (1985) o La dona dels ulls de pluja (1993), que recibió el premio Joan Crexells (1896-1926).

            Antes que el Capitán Trueno, cinco años después de acabada la guerra, nació “El Guerrero del Antifaz”, un caballero medieval, justiciero, reencarnación de Santiago Matamoros. El Capitán y el Guerrero, tenían una moral íntegra, un ejemplo muy infantil de lo justo y de lo bueno. La función que ejercían desde sus orígenes era la misma: la primitiva épica y el cuento de hadas, encarnando como otros comics americanos los tópicos de la épica de aquellos y estos días, y también en su misma estructura –aunque fuera a través de la violencia y la ley del bueno frente al malo— las tareas de información moral como los cuentos tradicionales a los que sustituían.

image016

            Aquel Capitán Trueno nació cuando yo tenía unos 14 años, cuando no había tele y se creaban entonces las primeras revistas de comics junto a los tebeos y la gente tenía mucha necesidad de evasión. Los guiones de estos comics eran de fantasía guerrera o policial, como los de “Roberto Alcazar y Pedrín”, las aventuras de dibujos que más leía, generalmente por la noche y para dormirme, ya que contenían ese sentido ‘elemental’ de aventura que marcaba la niñez y la adolescencia… Los de Roberto y Pedrín eran guiones más sencillos y golpes más de puños o de cachiporras que de sables u otros utensilios medievales…

            Entonces, los periodistas eran también personajes de comics, reporteros Tribuletes que en todas partes se meten, como lo era Superman, un periodista demasiado estúpido que sabía volar y llegaba siempre a tiempo para remediar la catástrofe.

            A Víctor Mora, en la mayoría de las entrevistas que se realizaban le preguntaban si no temía que se le viera como un personaje franquista por repetir una de las frases que más se recuerdan del Capitán Trueno: “Santiago y cierra España”, siempre respondía: “Esa frase es histórica medieval, no es franquista para nada, el lamentable de Franco vino mucho después para desdicha de muchos españoles”. Esa su manera de pensar le costó años de prisión y permanente censura, y al final de su vida se sentía satisfecho: “siempre traté de ser fiel a mí mismo”.

            Este genial inventor de historias fue un hombre preocupado siempre por el talento de lo que se realice, aunque sean dibujos: “El talento es algo maravilloso, no sólo en sí mismo sino por lo escaso… Yo creo que la cultura es un resumen de la voz de todos y, por tanto, todo hay que respetarlo. La calidad siempre tiene su público… Pero no sé si son muchos los que creen lo mismo”…

                                                           José Manuel Alonso, expresidente de la AVP-EKE

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s