Encuentros y Re-encuentros: ‘Elecciones 25-S’ y ‘¿París siempre será París?’

reticulada

 

 

 Elecciones 25-S: Campaña histórica, éxito del PNV, aparición de Podemos, leve caída de EH Bildu, aguante del PP y derrumbe del PSE

 

image002

            El pasado 25 de septiembre se celebraron las elecciones vascas (y gallegas) después de una campaña electoral histórica y modélica, en la que no hubo incidentes destacables, salvo algunos desplantes clásicos de los candidatos, la nula consideración por parte de partidos y medios informativos a la formación de Ciudadanos, y la inhabilitación de Otegi por parte de la Junta Electoral de Gipuzkoa al considerarlo “inelegible” como consecuencia de “la condena por el caso Bateragune, el intento de reconstruir Batasuna”.

            A los cinco y seis días de esas elecciones tranquilas e históricas se producen dos hechos que van a influir en el futuro político de Euskadi pero sobre todo en el del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de cara al futuro y, con ello, probablemente, de la gobernabilidad del estado. Los dos hechos son: la pérdida de un escaño por parte del PNV en beneficio de EH Bildu en las Elecciones Vascas, y la dimisión del secretario general del PSOE Pedro Sánchez, que ha ocasionado este repetido titular en los informativos de Radio y TV y en los distintos periódicos: “Los críticos tumban a Pedro Sánchez en un bochornoso Comité Federal”, celebrado el pasado sábado en Madrid.

            De todo lo ocurrido, vamos a centrarnos en las Autonómicas de Euskadi y Galicia. En cuanto a las elecciones gallegas se reducen a la mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijoo (la tercera consecutiva del candidato del PP), con 41 escaños, igualando resultados de aquellos tiempos del ‘reinado’ de Fraga Iribarne; la irrupción de En Marea agrupada en varios partidos de la anterior legislatura y que consigue (14 diputados) el “sorpasso” de izquierdas y deja tocado y con los peores resultados de su historia al Partido Socialista Gallego. Los socialistas quedan con los mismos escaños (14) pero menos votos, casi 17.000 de diferencia. Y cierra la representación el BNG con seis escaños, uno menos  que en las anteriores elecciones autonómicas.

Esta vez, las encuestas acertaron en lo fundamental

image004

Urkullu y Feijoo ‘coincidieron’ con las previsiones

                Con respecto a Euskadi, ha habido una variación reciente: EH Bildu conseguía el quinto escaño en Bizkaia en detrimento del PNV en el recuento definitivo de votos, según confirmó la Junta Electoral del territorio. El anuncio viene después de que el recuento del voto del Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) por la Junta Electoral provincial de Bizkaia diera ese escaño al PNV, pero la admisión a trámite de varios recursos por el recuento se lo otorga definitivamente a EH Bildu.

            Por lo tanto, la formación jeltzale se queda con 28 representantes (uno más que en 2012) y la coalición abertzale con 18, recuperándose notablemente del palo de las generales y arrebatando así a Elkarrekin Podemos la segunda plaza debido a la caída de la formación de Pablo Iglesias, que, participando por primera vez en elecciones al parlamento Vasco, consigue 11 diputados, ‘despojados’ sobre todo al Partido Socialista Vasco (PSE) que se pega un batacazo histórico, perdiendo siete escaños (repito, siete escaños) y queda un poco por encima del resultado del PP, con los mismos diputados: nueve.

            Esos votos “blancos” nunca valorados ni considerados

            La abstención en Euskadi fue algo más alta que en otras ocasiones, un punto más que en 2012, con un 38%, lo que da idea de que si esos miles y miles que ‘pasan’ de elecciones fueran a votar seguramente se producirían saltos considerables. En cuanto a los votos en blanco y los nulos no han llegado al 1%. A mi manera de entender, por dos razones: una, porque los votantes ya saben cómo han de votar y respetan las condiciones; y dos, con respecto al voto en blanco, porque en la ley electoral esa denominación de “blanco” se lleva a rajatabla y ese voto es como tirarlo a la basura. Personalmente soy de los que considera que ese “blanco” es muy válido y debería contabilizarse como el de cualquier partido, y tener representación parlamentaria (asientos, precisamente en blanco) contabilizándose su abstención en todos los asuntos que se sometieran a votación. De esa forma se respetaría la decisión de los votantes que apuestan por la democracia pero no les convence ninguno de los programas de los grupos de políticos que se presentan.

            No soy el único partidario de esta consideración electoral, hay numerosos estudios y analistas, así como escritores e intelectuales, que confirman este criterio de ‘pureza’ democrática. Cito el caso de José Saramago (1923-2010) y su deliciosa novela “Ensayo sobre la lucidez”, con unas elecciones en las que el voto en blanco alcanza un 83%. La novela es una reflexión sobre el sistema democrático y las actitudes de los gobernantes ante una posible revolución pacífica proveniente de un pueblo cansado de la politiquería en medio de las elecciones que legitiman la democracia. Respetando ese voto en blanco en los asientos parlamentarios además de ahorrarnos un dinero público se aliviaría la presión y el poder de los partidos, lo que, por lógica nada democrática,  ésas obstruidas formaciones políticas no están dispuestas a tolerar.

PNV, un escaño menos (28), que la suma de sus dos perseguidores

image005

Nuestro ex colega Andoni Ortuzar, líder del PNV, con Urkullu

            El éxito final del PNV, encabezado por Iñigo Urkullu y nuestro antiguo compañero en la prensa Andoni Ortuzar, logra un escaño menos que la suma de sus dos perseguidores, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, con lo que a la formación nacionalista le hará falta en ocasiones el apoyo del PSE o del PP para legislar o para aprobar el presupuesto, ya que la lehendakaritza la tiene asegurada, por lo que, salvo sorpresas, el PNV se asegura una legislatura plácida, más aún si cuenta con el apoyo de los socialistas, que han quedado en la “reserva” después de otras legislaturas en el recuerdo en las que aparecían como “titulares”. Esos socialistas vascos han obtenido el mismo número de escaños que el PP, a los que han ganado en el número de votos.

            Se ha dicho que ni siquiera los más optimistas en Sabin Etxea y en la sede del PP en Galicia preveían estos resultados tan altos. Yo no estoy tan seguro, sus sonadas victorias se deben, a nuestro entender, a la campaña tan meditada y tan precisa para conseguir el voto útil que han hecho ambos partidos. En la campaña de ambas formaciones han transmitido un denominador común moderado, de confianza y seguridad, con mensajes decisivos en una época de máxima incertidumbre, tanto en el Estado como en Europa.

            Además, en estas elecciones autonómicas, ante las promesas no razonadas y difícilmente justificadas por parte de los últimos en incorporarse a la política española, Podemos, en el criterio de los votantes ha estado ese dicho tan clásico y popular de “Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy”, y si se puede estar con mejores asientos y mejores cojines, es decir, bien asentados, pues mucho mejor.

            En las elecciones generales, sin embargo, gran parte del electorado canta,  reza o reclama lo contrario: “Virgencita, virgencita, que todo esto cambie”… Y otro aspecto a destacar es que los resultados de los comicios  del 25-S no son extrapolares a las terceras generales o estatales (si las hay) ni tampoco un ensayo general, pero sí puede ser un buen laboratorio de argumentos de cara a algo que no desea casi nadie: unas nuevas elecciones generales. Ahora, la abstención del PSOE para que gobierne con condiciones la coalición PP-Ciudadanos parece bastante probable.

En busca del voto útil y en defensa del “estado de bienestar”

            Por todo lo dicho, en las campañas de Euskadi y Galicia de los partidos ganadores más que mensajes electorales y promesas irrealizables ha habido lo que parecían pasajes evangélicos o impulsos social-cristianos, con frases como “por una sociedad justa y solidaria”; “gobernar con todos y para todos”, “pensemos en la paz y en el progreso”; “el futuro está en la educación y en la ayuda a la natalidad”, etc. Ha habido articulistas que acertadamente han comentado el hecho de que la campaña electoral nos ha recordado a los países nórdicos, que hoy día –y lo he podido comprobar directamente hace unos meses— son los más avanzados y progresistas en democracia pura y dura, ocupándose del futuro y apostando por la natalidad con ayudas claras y determinantes a las familias y al trabajo tanto de mujeres como de hombres.

            Por resumir, las campañas de PP en Galicia y de PNV en Euskadi yo diría que cumplieron a rajatabla con la máxima ignaciana: “En tiempos de tribulación, no hacer mudanza”. Feijoo en Galicia lo resumió con una sola palabra: el “sentidiño”, esa palabra que refleja la actitud del mejor de los sentidos, el sentido común, el sentimiento, en principio, más inteligente…

            PNV: “Construyendo Euskadi y mirando al fututo”

            El PNV en su campaña ha utilizado dos ideas clásicas: “Eraiki (Construyendo) Euskadi” y “Mira al futuro”. Y en ese mirar al futuro no estaba ni siquiera el “derecho a decidir” sino la unidad de todos los que un día votaron o se sintieron satisfechos con el PNV; por eso el último día de campaña la foto fue la de Urkullu en el centro con Ardanza a la derecha e Ibarretxe a la izquierda.

            Y las palabras de Urkullu el día de reflexión fueron estas: “Que Euskadi siga siendo singular”. Bastaba con eso, sin arriesgar, que para arriesgar ya estaban EH Bildu y Elkarrekin Podemos… Se ha dicho también que en el único estado que ha pensado el PNV ha sido en el del “bienestar” y a lo sumo en el noruego; olvidándose que a ese país nórdico lo que más le sobra, además de fiordos y bacalao, es el petróleo y el gas, por tanto, tiene una reserva incalculable de miles y miles de millones de dólares y goza de una política de progreso futuro defendida por todos.

image007

Con Ibarretxe y Ardanza, Urkullu reclamó una “cohabitación responsable”

El sector servicios tira ya de la economía vasca

            El triunfo del PNV ha sucedido pese a que en la víspera de las elecciones hubo tres hechos que podían haber roto esa utilidad del voto e incluso, de no haberse producido, mejorado más su ventajosa situación. Fueron estos: (1) La huelga de los sindicatos pidiendo más ayuda y diálogo social al gobierno en funciones de Urkullu. (2) Los resultados de la recaudación fiscal o hacienda vasca, que esperaban subiera un 7% y no ha llegado al 3%, siendo Bizkaia precisamente la que menos ha subido. (3) Pese a que Euskadi parece estar superando una crisis que ha sido menor que en otros lugares, lo está haciendo con dos sectores distintos de los acostumbrados: los servicios y la construcción.

            Al leer esto siempre me acuerdo de Juan Luis Laskurain cuando en la presentación del proyecto del Museo Guggenheim Bilbao, que hizo con Joseba Arregi, auténtico artífice del proyecto cultural-ecomómico, habló que había que empezar a pensar en el “sector servicios” y olvidarse del “sector industrial”. Hubo periodistas, en aquella famosa cena del Hotel de la Gran Vía, que acusaron de “exagerado” (e incluso de algo más y peor) a este gran personaje que siempre aparecía en los mentideros como el primer candidato a presidente de la Diputación e incluso a Lehendakari…

Crisis en los socialistas por sus peores resultados históricos

            En cuanto al Partido Socialista de Euskadi, de tendencia “Sanchez”, le ha supuesto el “sorpasso” en Galicia (con En Marea) y el tortazo en Euskadi. Esto ha traído las consecuencias que todos conocemos, entre ellas, la dimisión de Pedro Sánchez. En cuanto al PSE, puede decirse que está completamente ‘desmadejado’, y lo peor es que ya no hace punto; no puntúa donde siempre lo hacía: margen izquierda de la Ría de Bilbao, zonas industriales en Bizkaia y Gipuzkoa, barriadas con dominio de las Casas del Pueblo, grupos socialistas de toda la vida de Álava, etc. etc.

            Antes sabías perfectamente quién era votante socialista y había lugares muy concretos donde se respiraba ese ambiente a favor del histórico partido fundado en 1879 por Pablo Iglesias, y en las campañas electorales se apreciaba, al menos en el Gran Bilbao, una enorme diferencia entre una margen de la ría y otra, no sólo en los mítines sino incluso en los carteles. Y lo mismo acontecía con la hegemonía sindical, hoy en manos de ELA y LAB. Tampoco es de extrañar que eso ocurra porque el partido socialista carece actualmente de identidad, no se sabe con exactitud qué es lo que quiere, e incluso los discursos de Podemos intentan ser los que hacían los socialistas hace treinta años, que, a la vista de los resultados, calan un poco más.

El PSE, de “titular” ha pasado a la “reserva”… con posibles consecuencias

            Hablando de discursos socialistas, los periodistas veteranos de Bilbao nunca olvidaremos aquella lección que dio en plena dictadura  Felipe González, líder ahora en entredicho por muchos de sus compañeros. Fue dentro de la Facultad de Económicas de Sarriko, uno de los pocos lugares, con la Catedral de Santiago, que la Policía franquista respetaba al máximo. González, en el interior del edificio, se elevó sobre una improvisada plataforma junto a compañeros en su mayoría vascos y levantó el aplauso repetidamente de quienes estábamos escuchando sus insólitas verdades. ¿Qué ha sido de todo aquello, queridos socialistas?…

image013

            Respecto al partido de Podemos, esa fuerza nueva que ha surgido en el extremo izquierda y que en Euskadi, sin embargo, parece más de Iñigo Errejón que de Pablo Iglesias, y, por tanto, tampoco produce mucho miedo. Quizá por eso juega en ocasiones a social-demócrata y deja de producir esa permanente indignación que manifiestan algunos de sus líderes a nivel estatal, con un desmedido ataque a la “casta política” de la que algunos de ellos ya han tomado parte activa. Personalmente creo que este Podemos vasco ha alcanzado ya la máxima altura y lo hizo en las generales, superando en los tres territorios al PNV, lo que nadie pudo explicárselo, ni siquiera ellos mismos y mucho menos los nacionalistas.

Otegi y sus compañeras de partido: entre la inhabilitación y la nueva imagen

            EH Bildu, sin embargo, ha ido esta vez y como siempre al “todo o nada”, aunque de forma mucho más moderada, y se han quedado a medias, lo que no deja de ser un éxito a la vista de esas últimas inclinaciones de la sociedad  vasca. Curioso es también que ahora hablen del “asalto a los cielos”, vamos tan evangélicos como otros.

            Lo cierto es que el partido abertzale se ha presentado esta vez rodeando a Otegi un grupo de chicas jóvenes e incluso guapas (no se me entienda mal) y eso nos ha permitido deducir que emprenden un camino nuevo. Bienvenido sea. Un camino, por cierto, con el apoyo de algunos ex-cargos de la EA de Garaikoetxea y que estuvieron en el gobierno de Ibarretxe.

La familia que vota unida, permanece unida

            En fin, que salvo los socialistas afines a Sánchez, todos los partidos han sacado tajada o provecho de la situación que vivimos…, lo que ha ocurrido casi siempre, pero esta vez en paz y con más serenidad e inteligencia, al menos en el PNV de Euskadi y en el PP de Galicia (en el de Euskadi, Alonso, el ex alcalde de Vitoria-Gasteiz, ha mantenido el tipo, que no es poco), al que como es costumbre bien mantenida han ido a votar la “familia unida”, de los abuelos a los nietos, tal y como reflejaron algunos reportajes sintomáticos. Familia unida que nos trae a la memoria aquello que se decía de “familia que reza unida, permanece unida”. Así, cantamos todos ahora lo de “Gloria a Dios en los cielos y paz a los hombres y mujeres de buena voluntad y que ama el Señor”. Que así sea…


¿París siempre será París?

 

                ¿Vosotros recordáis (y perdón por el ‘tuteo’, muy natural entre colegas de Kazetariak)  aquella canción de Maurice Chevalier “Paris será toujours París”?. Si no lo recordáis podéis escucharlo hoy día en Internet. Y ya hace unos cuantos años (1951) hubo también una película muy curiosa, italiana para más señas: “Paris is always Paris”, que reflejaba lo que nos ocurre a cualquiera de nosotros cuando vamos o al menos íbamos a París. Se trata de un grupo de italianos que se presenta en París para asistir al partido de fútbol Francia-Italia. En aquel grupo está la familia De Angelis y dos amigos inseparables. Todos ellos visitan las tiendas de moda y van a la peluquería, pero el padre de familia parece el más listo porque, después de la visita ritual a los monumentos, busca a un viejo amigo que le servirá de guía para conocer París.

Amigos que te guían por el París-París de siempre

Para Saulo Mercader, como antes fue para otros artistas, París es su inspiración

            En mi caso, siempre que voy a París me cito con dos buenos amigos que conocen la ciudad mejor que nadie y lo hago incluso antes de esa visita ritual a los monumentos. Uno de esos amigos, el pintor Saulo Mercader, el alicantino que se hizo a sí mismo en Bilbao y triunfa en todo el mundo sobre todo con  su original pintura. Otro, el getxotarra Abraham Amézaga, nieto del que fuera amigo y genial escritor vasco Elías Amézaga, al que Euskadi le debe –por todo lo que hizo por sus gentes y su historia—un gran homenaje en recuerdo de su enorme obra. Su nieto Abraham, periodista y compañero de la Asociación Vasca, es hoy una de las grandes referencias internacionales en el mundo de la moda y conoce a la perfección los lugares más sorprendentes de París, incluido los comercios y los cafés. Abraham es corresponsal de revistas especializadas en todo ese mundo avanzado del alto consumo. Con cualquiera de estos u otros amigos que residan en París uno disfruta y siempre recuerda que “París siempre será París”…

Ese antiguo París, centro del mundo espiritual y sensual

            Ese París refinado, culto, arquitectónico y elegante que existió desde hace mucho, mucho tiempo, es el que Josefina Baker  (1906-1975), aquella bailarina, cantante y actriz estadounidense, nacionalizada francesa, que se convirtió en un icono musical y político internacional, se hizo famosa por una canción en la que decía que sólo tenía dos amores: su país y París. Ese París descrito tantas veces por el original escritor catalán Néstor Luján (1922-1995), del que recojo esta idea: “No llego a creer del todo que París sea el único lugar del mundo donde se vive, mientras en los demás sólo se vegeta, como escribió un francés provinciano. Pero, realmente, durante más de dos siglos, la vida espiritual y la vida sensual la dictó Francia a través de su capital”…

             Y si recordamos a aquella bohemia de los felices años 20 europeos hemos de remitirnos necesariamente a París. La capital francesa se convirtió en un hervidero de intelectuales, pintores, literatos, y revolucionarios del arte en general, que querían exprimir la vida. En ese explosivo ambiente en el que el centro principal era Picasso, apareció Ernest Hemingway, y en él se alzó como capitán de la llamada Generación Perdida. Incluso París fue centro principal años después, en 1940, durante la II Guerra Mundial, que parece comenzó con la toma de París y terminó con la entrada de los aliados en la capital francesa. Todo eso pese a que los alemanes cuando entraron en París ya habían invadido buena parte de Europa mediante aquella táctica brutal de “blitzkrieg” o guerra relámpago, y pese a que cuando los aliados entraron triunfantes en París era el 25 de agosto de 1944, nueve meses antes de que las tropas alemanas se rindieran definitivamente, que fue el 7 de mayo de 1945. Quedaba claro, muy claro que “París siempre había sido y seguiría siendo París”…

Hoy, la amenaza terrorista congela y aleja París

image027

Flores y recuerdos, dolor, después de los  últimos atentados en París

            ¿Qué ocurre hoy en día? Personalmente creo que si no lo ha dejado de ser del todo si preocupa muy seriamente que así sea. El turismo, por ejemplo, ha registrado una caída sin precedentes desde 2010, según datos publicados recientemente. ¿Razones? Los atentados que han golpeado el país desde el año pasado, las huelgas de la pasada primavera y las inundaciones de junio. Todo ello ha provocado una caída de un millón de visitantes en este último año y el Comité Regional de Turismo reclama al gobierno medidas de calado para responder a lo que consideran una “catástrofe cultural, turística e industrial”…

image029

En esos Campos Eliseos, miles de personas, ¿cuántas son parisinas?

            Cualquiera de nosotros puede experimentar precisamente y en directo que París está dejando de ser París. Lo pudimos comprobar directamente hace unos meses cuando la amenaza terrorista se vivía en las calles con numerosas reservas policiales y del ejército transitando por todos los distritos y las calles más turísticas y comerciales.

            Hay otro aspecto que nos parece interesante comprobarlo no sólo en París sino también en otras ciudades europeas: la enorme cantidad de emigrantes que hacen que, al menos en París, no descubras (al menos a primera vista) ni a los parisinos ni a las parisinas, esas mujeres que saben mejor que nadie en el mundo lo que es la elegancia y la distinción. Incluso los cafés y lugares de actuaciones musicales, en otro tiempo repletos de personas, aparecen medio vacíos. Ponemos otro ejemplo: Si paseas por los Campos Elíseos de la capital parisina, centro neurálgico de la ciudad, de cada diez personas que te cruzas te preguntas cuántas serán parisinas e incluso francesas. Esto, en teoría y a primera vista, no es malo, aunque entre esos emigrantes quepa de todo y abunde el paro e incluso los robos. Los parisinos saben y recomiendan, por ejemplo, no coger el metro a partir de las once de la  noche. Pero es que, además, si te vas a un barrio de la capital ya no ves parisinos y franceses, no ves ni siquiera europeos…

            En fin, el fenómeno es, cuando menos, objeto de estudio, aunque para nosotros, pese a todo, París, con parisinos o sin ellos, siempre seguirá siendo París… Los monumentos arquitectónicos, el trazado de la ciudad, su encanto, sus edificios repletos de belleza exterior e interior, el gusto de comercios, cafés y  escaparates, los museos que nunca terminas de verlos, las obras de pintores y escultores por las calles o exponiendo en las galerías, y la elegancia de los parisinos y sobre todo las parisinas…, y esto ni lo cambia ni los destruirá nadie.

            Lo sobresaliente es que cuando vayas a París te abra el camino a poder ser algún amigo (a); ellos (as) son los mejores guías, no lo dudes. Con ellos, París siempre será París… Y si, amigo lector, has sido lector de toda la vida, comprenderás aquello que decía Italo Calvino: “cuando un lector llega a París invariablemente tiene la sensación de llegar a un sitio conocido. Y quien ha leído a Dumas, Balzac o Malraux tendrá una imagen previa de los principales cafés, calles, museos y lugares públicos, y que cuando uno visita la catedral de Notre-Dame recordará a Quasimodo; y quien entra a los cafés de la calle Soufflot quizá los haya conocido antes en Ernest Hemingway, y los curiosos que desafíen la suerte y se aventuren a caminar por Pigalle o Picpus a altas horas de la noche es porque quieren comprobar en qué medida son verídicas las novelas policiales de Georges Simenon”. Por otra parte, sugiere Calvino, también es posible recorrer la ciudad como si se tratara de un libro, examinando cada cine, librería, vinatería o mercado como si fueran los tomos de una gigantesca enciclopedia”. Con todo, el libro de París, siempre París, está y siempre espera…

                                                                                  Francisco Allo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s