Encuentros y Re-Encuentros

 Saber hablar tan bien, tan bien… ¡como el donostiarra Iñaki Gabilondo!

image002

Iñaki Gabilondo abrió el ciclo de “Cronista del siglo XXI”

         Hace unos días estuve presente, en Valladolid, en un charla de Iñaki Gabilondo que inauguraba el ciclo “Cronistas del Siglo XXI”, organizado por la Fundación Miguel Delibes. Iñaki, como recordarán, donostiarra afincado en Madrid, director de medios audiovisuales como Radio San Sebastián, de la SER, así como ex director de los informativos de TVE, tiene numerosos premios, entre ellos el de “Periodistas Vascos 2011 – Euskal Kazetariak Saria 2011”, el “Tomás y Valiente”, por su defensa de la democracia, y el Nacional de Periodismo Miguel Delibes, que concede la Asociación de la Prensa de Valladolid. En la charla, dos hechos puntuales y muy complicados: el 23-F, cuando Iñaki dirigía los informativos de TVE y el cierre de CN+ y las consecuencias, de lo que escribiremos en el próximo número de Kazetariak.

La Fundación Miguel Delibes no sólo se ocupa de la literatura

         El ciclo “Cronistas del Siglo XXI” tiene como objetivo analizar el momento actual de la profesión periodística y los retos a los que se enfrenta, en una sociedad cada vez más globalizada y aparentemente más informada. A través de destacados profesionales de distintos medios de comunicación, tanto veteranos como jóvenes valores, se pasará revista a esta situación, se analizarán los riesgos y las oportunidades del nuevo periodismo, así como los cambios a los que ésta nuestra querida profesión se enfrenta como parte de una sociedad en continua transformación.

“La situación del PSOE es de tragedia griega”

A1-55578018.jpg

El éxito de la charla fue tan grande que desbordó todas las previsiones

         La charla, celebrada en una de las Bibliotecas Públicas que Valladolid tiene repartidas por todo el caso urbano, tuvo tanto éxito que estuvo a punto de originar un conflicto público por el exceso de asistentes, más de 300 para una sala de unas 80 personas.

         Iñaki estuvo claro, conciso y con contestaciones directas que gustaron mucho al público, un público muy variado y con muchas ganas de información y crítica probablemente por lo reciente que estaba el enfrentamiento de los socialistas en la reunión en Madrid y la dimisión del secretario general Pedro Sánchez.

          Actualmente, Iñaki Gabilondo es analista de la Cadena Ser y de El País con el videoblog: “La voz de Iñaki”. En el terreno documental, destaca el programa de entrevistas “Cuando ya no esté”, un proyecto con el que viaja por todo el planeta para dialogar con personalidades del mundo del pensamiento y de la ciencia, en las que tratan de vaticinar cómo será el mundo dentro de 25 años.

         Hizo un repaso con acierto a algunos retos del nuevo periodismo y la actualidad político-social española, indicando, por ejemplo, que el problema del PSOE es de tragedia griega, es decir, “su situación es tan trágica que –como pensaban esos griegos que, decía Borges, son nuestros primeros padres y descendemos de ellos— su problema sólo tiene tres soluciones y ninguna de los tres es buena”.

         “La voz inconfundible de Iñaki y su respeto al oyente”

         Iñaki Gabilondo fue presentado y entrevistado en la charla por la periodista Angélica Tanarro, redactora jefe de Cultura de “El Norte de Castilla”, diario de la misma cadena Vocento que “El Correo” y el “Diario Vasco”. La compañera fue clara en la presentación, destacando al periodista vasco en dos facetas: (1) La voz, inconfundible y clara, directa, que todos identificamos de inmediato y que convence; es decir, que “Iñaki es un hombre de Radio que sabe hablar muy bien”. (2) Destacó de él también la objetividad y el respeto al oyente o telespectador.

         Hoy vamos a quedarnos con lo de la voz, con su entonación y claridad en las exposiciones, con tanto gusto y convicción que una mujer que tenía a mi lado se pasó toda la charla diciendo: “¡Qué bien habla, que bien se le entiende y como convence!”… La charla, relacionada con su experiencia como periodista, fue muy interesante y de ella escribiremos en una nueva ocasión. Hoy vamos a ceñirnos al hecho de “hablar bien en público”…

image009

Hay muchas técnicas para “saber hablar bien en público”

Los discursos hechos y mal dichos de los políticos

         Dejando a Iñaki Gabilondo para otro comentario y subrayando el hecho de que el periodista declaró que a lo largo de su extensa carrera sólo tuvo animadversión por una persona, un político, Josè María Aznar, eso nos ha hecho recordar que hubo un tiempo en que se enseñaba a los políticos a hablar bien, con el fin de comunicar y convencer y ganar así en credibilidad y también en votos.

         Ahora no se si se sigue o no enseñando ese saber hablar en la política porque lo cierto es que, de los políticos de ahora, son muy pocos los que verdaderamente saben hablar y convencer. La mayoría realiza discursos “pobres y mal dichos”.

         Abundan, eso sí,  los que tratan de engañar y mentir, incluso tropezando en el lenguaje, sin olvidarnos de otro hecho característico: lo más repetido de los políticos son “los discursos hechos de antemano”.

         Fernando Díaz-Plaja (1918-2012) lo sintetizaba así: “si la gente de la calle está acostumbrada a las frases hechas, también está habituada a los discursos hechos, a los que se asoman a través del periódico, por la televisión o por la radio. Aunque mucho más floridos, largos y retóricos, los discursos hechos responden a los mismos parámetros de las frases hechas, es decir, que dadas las circunstancias puede deducirse fácilmente cuáles serán las palabras que van a ser utilizadas, y las que son resultan muy pobres”

¿Qué se entiende por saber hablar bien en público?

image010

Los micrófonos preparados, ¡que espanto!

         Por saber hablar bien en público se entiende: “saber expresar lo que pensamos; facilitar la comunicación entre los seres; ampliar los procedimientos de generación y precisión de ideas, de documentación y planificación. Todo ello nos ayuda a relacionar de forma conveniente el contenido del tema tratado con la expresión, a elegir el registro y el estilo adecuados”.

         Es indudable que la comunicación lingüística ha sido siempre el motor de las relaciones personales, sociales, económicas y profesionales. De ello dependen muchos éxitos o fracasos. Y actualmente más que nunca, en este tiempo de la comunicación, el entendimiento y el conocimiento globales, se impone el dominio de la palabra y su expresión. El que sabe hablar bien obtiene, además del reconocimiento social, otro tipo de beneficios incluido el profesional.

         Todo ello se explica con detalle en un libro que publicó hace unos ocho años el Instituto Cervantes y que se titula: “Saber hablar” con una portada dedicada a un micrófono, lo que refleja la importancia de saber hablar bien profesionales dedicados a la comunicación a través de la palabra hablada. El libro está realizado por un equipo de doctores y profesores, con la coordinación general de Antonio Briuz, catedrático en la Universidad de Valencia.

         La publicación está dividida en nueve capítulos que resumimos: (1) Qué es saber hablar? Y sobre todo: saber hablar bien… (2) Hablar con tres escalas: la corrección fónica, la gramatical y la léxica. (3) La producción del discurso oral: la claridad en las ideas. La preparación del discurso y la jerarquización de esas ideas, el guión… (4) La producción del discurso oral: la claridad en la expresión. Con dos tácticas: las verbales y las prosódicas: control de voz y entonación. (5) Elementos externos a la producción oral. Con seis apartados: el tipo de presentación  más adecuado; la disposición de la sala; la situación del público y el orador; el uso de los elementos técnicos; preguntas y situaciones inesperadas y aspecto externo del orador.

         (6) Imagen personal y cortesía al hablar. Las relaciones con los interlocutores. (7) Géneros discursivos 1: Los que están en el ámbito científico-académico y profesional: monológicos. Son: conferencias y charlas; exámenes y oposiciones; defensa de proyectos  (8) Géneros discursivos 2: los del ámbito académico-científico y profesional: dialógicos. (9) Géneros discursivos 3: los del ámbito social, con referencia a las presentaciones, las inauguraciones, aperturas y clausuras; y otros discursos sociales: agradecimientos y discursos  de alabanza.

         Termina el libro con referencia al brindis, con consejos prácticos: No extenderse demasiado; se debe utilizar un estilo festivo o emotivo; no sea desmesurado en sus halagos; sepa a qué o a quién va dedicado el brindis; evite la expresiones manidas y los tópicos; no aproveche el brindis  para fines propios, usted no es el protagonista; y como siempre, el tono general del acto lo marca el contexto.

         Yo añadiría al brindis el hecho de que al levantar la copa para brindar señalar que es un acto de los seis sentidos: la vista del contenido o líquido e incluso del recipiente que lo contiene; el tacto, producido por la figura regular o irregular de ese recipiente, copa o vaso; el olfato del líquido; el oído en el choque de vasos y en las palabras que se digan; y el gusto del licor correspondiente. Y hay un sexto sentido, el brindicom o común, es decir, el compartido por todos…

         También en el libro se apuntan seis máximas para recordar y que ya señalaba el lingüista británico Geoffrey Leech en 1983, que propuso para sintetizar el comportamiento cortés en el habla: el tacto (maximizar las ganancias y no los costes), generosidad (maximizar el beneficio del otro y no del suyo propio), aprobación (maximizar el elogio y minimizar la crítica), modestia (maximizar el aprecio hacia el otro y minimizar el aprecio de sí mismo), acuerdo y simpatía. Y se insiste en estos tres asuntos: “El destinatario es el centro y fin de las palabras del orador”; “Antes de empezar su discurso, repítase que lo importante es que sus palabras sean provechosas para quien escucha y que debe evitar a toda costa concentrarse en lograr un lucimiento personal”.

         Y final: Sea observador. Estimule su capacidad de observación para poder ofrecer al interlocutor un producto a su medida”. Nunca se debe olvidar que las palabras que uno pronuncie deben ser provechosas para su receptor; y que “un mismo contenido se puede transmitir de distintas formas: A diverso público, diversas formas”.

A1-55577806.jpg

Para Iñaki Gabilondo, lo importante del periodista es el “receptor”

         Como dijo repetidamente Iñaki Gabilondo, para el periodista lo fundamental son “los otros” y esa debería ser la asignatura más importante en las Facultades de Comunicación: el receptor, siempre el receptor, como bien saben los que estudian o practican nuestra profesión. El periodista donostiarra atinó aún más y habló de algunos verbos necesarios en la profesión, los cuatro empiezan por “co”: conocer, comprender, confirmar y contar, es decir compartir con el receptor.  Si a eso se le acompaña un tema de interés, transmitido con una buena voz o una buena imagen o un buen texto, pues ¡éxito seguro!…

“Venceréis, pero no convenceréis”,

80 años de la genial frase de Unamuno

            Al día siguiente del 12 de octubre de 1936, en algunos periódicos del mundo se escribía esta frase: “Un bilbaíno universal, escritor e intelectual, Miguel de Unamuno, en plena guerra civil española, con casi tres años de sangre, en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, de la que era rector, pronunciaba unas palabras que suenan y resuenan en la Europa de Sócrates y lo hacía en nombre de la paz y de la débil esperanza de futuro: “Venceréis, pero no convenceréis”… Lo hizo delante del fundador de la Legión Española, Millán-Astray, así como de otras personalidades como la esposa de Franco, el cardenal primado Plá y Deniel; algunos escritores insignes: Maldonado y Pemán; y rodeado de reconocidos fascistas que habían protagonizado el levantamiento militar.

         Don Miguel de Unamuno, tan admirado por algunos y no suficientemente reconocido por muchos, era tan perspicaz que antes de la Guerra Civil del 36 adivinó lo que iba a venir (“algo horrible, espantoso”) y enseguida dio la cara y casi se la parten, incluso los que le conocieron dicen que murió unos meses después perseguido y deprimido por la “incivil guerra”, como a él le gustaba llamarla.

image014

Don Miguel en el claustro de la Universidad de Salamanca

         Lo que sucedió, según cuenta en su obra La guerra civil española el hispanista inglés Hugh Thomas, es lo siguiente: el profesor Francisco Maldonado, tras las formalidades iniciales y unas apasionadas palabras de José María Pemán, pronuncia un discurso en que ataca violentamente a Cataluña y al País Vasco, calificándolas como “cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo, que es el sanador de España, sabrá como exterminarlas, cortando en la carne viva, como un decidido cirujano libre de falsos sentimentalismos”…

         Alguien grita entonces, desde algún lugar del paraninfo, el famoso lema “¡Viva la muerte!”. Millán-Astray responde con los gritos con que habitualmente se excitaba al pueblo: “¡España, una, grande, libre!”.

         Miguel de Unamuno, que presidía la mesa, se levanta lentamente y dice: “Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso -por llamarlo de algún modo- del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo –dice Unamuno señalando al arzobispo de Salamanca que estaba presente–, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona. Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensato grito “¡Viva la muerte!” y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán-Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.”

         En ese momento Millán-Astray exclama irritado “Muera la intelectualidad traidora”. José María Pemán, en un intento de calmar los ánimos, aclara: “¡No! ¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!”…

         Miguel de Unamuno, sin amedrentarse, continúa: “Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho“.

image015

Salida de Unamuno del paraninfo rodeado de fascistas con el brazo en alto

         A continuación, con el público asistente encolerizado contra Unamuno y lanzándole todo tipo de insultos, algunos oficiales echaron mano de las pistolas… pero el rector se libró gracias a la intervención de la esposa de Franco, Carmen Polo, que agarró a Unamuno del brazo y lo acompañó hasta su domicilio. Los últimos meses de vida, desde octubre hasta diciembre del 36, los pasó Unamuno bajo arresto domiciliario en su casa, en un estado, en palabras de Fernando García de Cortázar, “de resignada desolación, desesperación y soledad”. []El 22 de octubre, dos meses antes de la muerte de Miguel de Unamuno —ocurrida en la tarde del 31 de diciembre—, Franco firmó el decreto de destitución del ilustre rector de Salamanca.

                                               Francisco Allo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s