Los problemas de los inmigrantes

M.Urraburu. El incremento del fenómeno migratorio ocupa a diario la actualidad noticiable de los medios de comunicación. Casi siempre se habla de ella en términos políticos, sociales, laborales o culturales.

La razón humanitaria y la sinrazón xenófoba litigan al respecto. Se habla de inmigrantes como de la lluvia que enriquece nuestros campos o los inundan. Son pocas las veces que dirigimos la mirada al ser humano que, por distintos motivos, padecen las consecuencias. ¿Sabemos realmente que siente el inmigrante?.

Salvo en casos contados, toda migración forzosa es traumática. Las circunstancias que empujan a las personas a abandonar su país son varias y no vamos a enumerar cada una de ellas. Durante algunos años, viaje a Argentina y Uruguay y tuve la ocasión de conocer y entrevistar a gentes de nuestra tierra que por culpa de de una guerra absurda – como todas las guerras –  tuvieron que buscar refugio y futuro en otros países. Son los hijos – ya abuelos – de aquel drama familiar.

Conservo grabaciones de lo que fueron sus vidas, Armando, Ramón, Manolo…… Salvo en casos contados, toda migración forzosa es traumática, pocos se salvan de lo que algunos han denominado “el mal del inmigrante”. Se trata de un trastorno de adaptación, que no solo es causado por el empleo, los papeles, la mayor o menor Integración social, sino por la nostalgia interior del cambio. Y, es que, son muchas las cosas que se pierden con el cambio: la separación de la familia y los amigos, por la lengua, por la cultura, por la tierra, por el status social, por el contacto con una nueva sociedad y por los riesgos físicos. No son ajenas a estas actitudes las circunstancias externas de acogida que le ofrece el lugar de destino. La prolongación de situaciones inciertas es también una prolongación de la nostalgia. Esto es lo que ocurre con la mayoría de refugiados, cuyos planes se concentran en una supervivencia transitoria hasta que llegue el día de regreso al país de origen, que pocas veces llega. Se entiende también, el alto índice de conflictos, maltratos y separaciones en el seno de las familias que emigran al completo y han adquirido un status suficiente. Los niños más propicios a la adaptación cultural y a la conquista de relaciones sociales, sufren fácilmente la frustración de ver como sus recursos materiales no les permite adquirir los mismos bienes de que gozan sus compañeros autóctonos.

El ser humano es en ocasiones contradictorio. De una parte necesita raíces sobre las que sostenerse. Por otra, le atrae el cambio de lugar, la búsqueda de novedades que le ofrezcan nuevos horizontes de felicidad plena. Las migraciones han acompañado al ser humano, unas veces por tendencia natural y otras de fuerza o necesidad. El escenario por el que se mueve el inmigrante no tendría que ser problemático si no estuviera teñido de incertidumbres, conflictos individuales y sociales y de graves problemas de adaptación. Cuando te vas, dejas de ser. Cuando llegas, pasas a ser un problema…… si no vienes dando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s