2017: año repleto de dudas que hoy dedicamos a ‘nuestros’ niños

reticulada

           

Hemos terminado el año 2016 más o menos como lo empezamos, con las mismas tragedias e idénticas sorpresas tecnológico-revolucionarias y políticas. Y se nos presenta el 2017 advirtiéndonos que puede ser decisivo en la historia del siglo XXI y en nuestro futuro. Puede serlo porque continúan ya las guerras, el terrorismo, las movilizaciones, el calentamiento global o la revolución tecnológica, ocasionando la eliminación de numerosos puestos de trabajo e incluso, como decía Einstein, “nuestra humanidad”. Año en el que continuará probablemente la extensión de la “posverdad”, ese palabro famoso del 2016 que trata de describir el fenómeno por el cual las audiencias políticas prefieren tomar sus decisiones guiadas por los sentimientos en vez de por los hechos y cogió impulso, claramente, gracias a la victoria de “brexit” y a la de Donald Trump, y que puede seguir cogiéndolo en las elecciones que se nos vienen encima: Holanda, Francia, Alemania… Un año nuevo que las situaciones creadas por el viejo traerá nuevos problemas y dramas humanos, la mayoría sin solución porque nos tememos que seguirán mandando los mismos que mandan en el mejor de los mundos posibles.

            Por hablar de viejos recuerdos para este año 2017, asistiremos a centenarios como el quinto de la Reforma Luterana y el primero de la Revolución Bolchevique y de las apariciones de Fátima, o los ochenta años del bombardeo de Gernika o los cincuenta de la muerte del Che. Todos esos recuerdos previstos se unirán, por desgracia, a los imprevistos y que nos afectarán a todos: atentados y múltiples locuras individuales y colectivas, así como serias dudas ya existentes en la política internacional, ya apuntadas, así como la ambición de Putin y los rusos,  las guerras permanentes y la constante entrada de emigrantes y refugiados en países desarrollados, lo que puede decidir el futuro del Mundo en general y de Europa y España en particular, una España donde sigue la apuesta soberanista de Cataluña, el paro descomunal y la justicia aún pendiente que limpie la corrupción y otros desmanes políticos. Una España donde continúa la gigantesca deuda, así como otros muchos compromisos dentro y fuera del estado, muy difíciles de cumplir si no se reduce el cuantioso gasto político administrativo y continúan incrementándose los impuestos para que paguemos los de siempre…

PARA NOSOTROS, ESTE SERÁ EL “AÑO DEL NIÑO”

            Este nuevo año ya lo han definido oficialmente como el del Turismo Sostenible para el Desarrollo y el de las Energías Renovables, sin embargo, para nosotros, a título personal e indiscutible, este será “El año del Niño”,  porque los niños son los que más sufren los estragos del hambre, la guerra o el trato violento de los mayores. Porque los niños seguirán siendo protagonistas de muchas de las noticias más fuertes de 2017, unas veces como víctimas de tragedias colectivas, otras como objetivo predilecto de la perversión humana: cuerpos diminutos obligados al trabajo más cruel, o cuerpos exhibidos en las vitrinas del supermercado global del sexo, o explotados por alguna mafia o alguna multinacional…

            Uno de cada tres niños en el mundo sigue viviendo en la indigencia, y continúa el contraste entre un universo infantil lastrado por la marginación y otro con situaciones que aún siendo privilegiadas siguen enfrentándose, cada vez con más complejidad, al estudio y al saber, y es a eso a lo que desde nuestra modesta revista podemos contribuir a mejorar.

PRIMEROS AÑOS, LOS DE LA INFANCIA, AÑOS DECISIVOS

image014

            Ante todo, recordar que el niño vive años decisivos de presente y futuro, años en los que se “juega” las otras etapas de la vida dependiendo directamente de la familia, de lo que esa familia tenga o deje de tener y aportar al niño. Un primer dato que nos interesa: si se quiere que el niño sea inteligente en el futuro, háblele mucho desde que nace. Esto es misión fundamentalmente de la madre y de esa única comunicación que esa madre tiene con su hijo desde que lo engendra. Sin embargo, al incorporarse muchas madres al trabajo fuera del hogar, son ahora otros familiares, generalmente los abuelos, quienes se responsabilizan de esa tarea. Además del innegable efecto positivo que causan los niños en los mayores, éstos asumen por lo general una función didáctica y pedagógica que para un niño tiene la persona mayor, sea su abuelo o su abuela. Como se ha escrito: “el niño no se fija en detalles, simplemente valora, observa, escucha, aprende y absorbe el conocimiento que le transmite el abuelo o la abuela. Se produce, así, una importante transmisión de valores sociales y, al fin y al cabo, una aceptación del devenir de la vida”.

            Todo esto ocurre, repito, en esos años decisivos hasta los siete años y comienza mucho antes, para continuar ya entre la familia (el hogar) y la escuela, con otro tipo de aprendizaje: el de la enseñanza, el del saber, el de los sobresalientes y suspensos… Y en eso nos vamos a detener en este número de Kazetariak, porque nunca viene mal recordar algunas cosas sobre el aprendizaje,  el saber, la memoria, el estudio, las matemáticas y la alimentación más necesaria para el estudio.

            Estas recomendaciones se pueden aplicar a los hijos, los nietos, los familiares,  los amigos e incluso alumnos pequeños, todos esos que ya sufren las consecuencias del estudio con las consiguientes notas, las buenas y las malas, incluido los suspensos, provocados muchas veces por la falta de interés en el aprendizaje. Y como ya he dicho que este año de 2017 debe ser el del niño, vamos a recordar algunos aspectos que para el que tiene chavales cerca, en  casa o fuera, le vendrá muy bien. Y lo haremos procurando ponernos a la altura de la mentalidad de los chavales y siguiendo las lecciones de expertos en la materia…

“TODOS SOMOS IGNORANTES, PERO NO DE LO MISMO”

            Comencemos por una frase: “Todos somos ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos lo mismo, las mismas cosas”… Esta frase se atribuye a Albert Einstein, ese increíble personaje que con su esfuerzo y voluntad de aprender, nosotros aprendimos, por ejemplo, que te pueden suspender en matemáticas (como le ocurrió a él) y luego ser un sabio. Es decir, que la vida no acaba en el cole… Y ser consciente de que la ignorancia es un gran paso hacia el saber porque puede corregirse. Y ser consciente de los suspensos, y aprender de ellos para no volverlos a tener, lo que es un gran paso hacia el sobresaliente… ¿Y sabéis cual es lo peor de la ignorancia? Pues no escuchar, por estar en otra cosa o porque no nos da la gana hacerlo… El que no escucha, no aprende…

            Claro que para escuchar al profesor o a la profesora, lo primero que han de hacer ellos es interesar, atraer en lo que está diciendo o mostrando… Nuestro Miguel de Unamuno lo decía bien claro: “Un alumno aprende más cuando se da cuenta de la pasión que siente el profesor al explicar y/o enseñar”… Todos recordamos a esos profesores o profesoras especiales, amantes de su trabajo, nunca olvidados, siempre agradecidos…

            Hay un ejemplo al respecto muy claro y es la asignatura de matemáticas, el problema de las matemáticas, nunca mejor dicho, y es que un porcentaje muy alto del gusto por las matemáticas está en el profesor que las enseña, como veremos.

            Estábamos con la ignorancia, el no saber… Si uno no sabe, no tiene ni idea, es…  Os cuento algo para que lo entendáis. Una vez un envidiosillo le dijo a nuestro Unamuno: “Lo que pasa es que usted, Unamuno, tiene muy buena memoria, se acuerda de todo”… A lo que Unamuno contestó: “Yo no me acuerdo de todo, sólo me acuerdo de lo que sé”… Y es que todos nos acordamos de lo que sabemos, es decir, de aquello que a nuestra mente le ha gustado y ha conseguido comprender y aprender…

ANTES DE MEMORIZAR, INTERESAR, OBSERVAR Y ATENDER

            Claro que hay grandes sabios que olvidan las cosas más elementales, incluso donde han dejado las llaves o el día en que estamos… Y es que tienen la mente en otro lugar muy distinto. El ejemplo que se pone al respecto es el de Newton, el de la ley de la gravedad con la manzana que cae y la atracción de la tierra y la luna… O el inventor del reloj de péndulo, la naturaleza de los colores, el telescopio reflectante… Y todo eso y mucho más lo hizo en el siglo XVII y siendo hijo de granjeros ingleses… Pues bien, se cuenta que Newton echó una vez en la sartén su reloj en lugar del huevo que pensaba freír… Y es porque su mente estaba centrada en otro asunto…

image015Newton, sus descubrimientos y sus despistes

            Para memorizar, primero hay que interesarse, observar y atender. Interés, observación y atención…. “¿Cuántas veces hemos pensado: para qué voy a estudiar esto si nunca me va a servir de nada?”…  Además, la memoria siempre funciona por asociación… Me explico: cuando ves una silla, esa silla la identificas y sabemos qué utilidad tiene, o sea, la asociamos, lo mismo que hacemos cuando olemos, tocamos, tragamos, etc. Y sabiendo cómo funciona la memoria y qué tipo de asociaciones favorecen más el recuerdo se puede elaborar una técnica  llamada “mnemotecnia”  capaz de potenciar la memoria hasta extremos sorprendentes… Para entender bien la palabreja es mejor recordar que existe una técnica en cualquier deporte, el fútbol, el baloncesto, el tenis… Y esa técnica es una de las cosas más divertidas, como veremos… Pero, repito, para observar algo primero te tiene que interesar y fijarte en ello… ¿Cuántas veces hemos dicho “no me acuerdo” cuando deberíamos haber dicho: “no me fijé en ello”?… Y  por eso llamamos persona “observadora”  a aquella que no se limita a pasear la mirada por las cosas… No hagáis como una vaca mirando al tren…  El buen observador se gana lo que observa, lo archiva en su disco duro… Por tanto, no basta con mirarlo, sino que hay que contemplarlo asimilando detalles, interesándose… Probablemente si os dais la vuelta y os pregunto de qué color es el vestido que lleva hoy vuestra madre o como son los zapatos de vuestro padre no sabríais decírmelo, pero si lo sabría decir un sastre o un zapatero, porque ellos están interesados en el vestir y en el calzar…

            Cuando uno llega a esta explicación, los chavales siempre comentan que “eso es muy complicado”. Y yo respondo que “no tanto”. Se puede educar y controlar, para grabar en ese nuestro disco duro del cerebro. Pero claro, si te presentan a un chico o a una chica y no prestas atención ni a su nombre ni a su cara, no volverás a saber nada de él o de ella…

            ¿Cuál es lo que los profesores o profesoras repiten constantemente en las clases?… No sólo callaros sino sobre todo: “¡prestar atención!”…  ¡Atención!, ¡atención!… como en las estaciones de ferrocarriles o aeropuertos, porque necesitamos que escuchéis, que seáis observadores…

            Vamos a ver una triple prueba sencilla de observación: (1) ¿En qué parte del semáforo está la luz verde: arriba, abajo o en el centro?… (2) ¿De qué color tiene los ojos la última persona con la que has hablado?… (3) ¿Hacia qué lado tiene los cuernos la luna cuando está en cuarto creciente? …

LA ASOCIACIÓN Y LA COMPROBACIÓN DE LA MEMORIA

Dibujos de la silueta de Brasil y la de Italia

         Si te pidiera, amigo lector, que dibujaras de memoria la silueta de Grecia o de Brasil, probablemente te resultaría difícil. Pero si fuera la de Italia, la dibujarías fácilmente… La bota a punto de chutar un balón que es Sicilia… Pues en este ejemplo reside todo el secreto de la actividad de la mente, gracias a la cual podemos asociar y asimilar datos y recordarlos. Aprendiendo a establecer asociaciones de ese tipo, la facultad de recordar puede incrementarse asombrosamente…

            Pongamos más ejemplos que sirvan para establecer asociaciones fácilmente…, trucos para conseguir una supermemoria… Vamos a poner uno muy sencillo, ese pareado que tantas veces hemos oído: “Marzo ventoso y abril lluvioso…  hacen a mayo florido y hermoso”… Con eso, es muy fácil recordar que marzo es el mes del viento… y esto permite transportar las semillas de las plantas, luego la lluvia de abril las riega y por eso en mayo brotan las flores… Vimos ya  que aprender y recordar son, básicamente, la misma cosa: se recuerda, ¿qué se recuerda?… ¡Lo que se sabe!… Aquello que decía Unamuno:  que la mente ha logrado comprender y asimilar.

            Ahora viene la gran pregunta: ¿Un buen jugador de ajedrez puede recordar con exactitud la posición de todas las piezas con solo mirar el tablero unos segundos?… Sí, cualquier jugador sea excepcional o no, tendrá las mismas dificultades si las piezas están colocadas al azar o a la mitad de la partida. ¿Por qué será?… Sencillamente porque sabe la jugada que tiene que realizar a continuación –sea buena o mala– en función de cómo están distribuidas las piezas… El ajedrecista recuerda no la posición de cada pieza aislada sino el conjunto de relaciones que se han establecido entre ellas según las reglas… Lo que ve en el tablero es el conjunto, una estructura y eso le permite recordarlo todo, una estructura y un sentido… Pues bien, la vida es una gran partida de ajedrez y en ella cada uno es a la vez ficha y jugador.  Y está obligado a conocer las reglas de juego, de otra manera está perdido… Y esto vale para las matemáticas, como veremos, lo mismo que para la vida  de cada día…

EL ARTE DE SABER ESTUDIAR

            Para analizar el arte de estudiar hay cinco puntos en los que todos los expertos en esas técnicas están de acuerdo: (1) Elimina interferencias sobre lo que estudias o estudiaste (2) Distribuye tus sesiones de estudio (3) Alterna el estudio “total” con el “parcial” (4) Recita lo aprendido (5) Utiliza un sistema que puede ser propio… Primera norma: Las interferencias en el estudio no son buenas, interferencias como descansar entreteniéndote viendo un partido de fútbol en la tele. Después de preparar un examen, lo mejor es descansar durmiendo porque el que duerme después de haber aprendido algo lo recuerda mucho mejor que otra persona que permanece despierta, aunque no haga nada.

            La segunda recomendación es clarísima: no hay que dejar el estudio para el final al llegar la época de exámenes. Eso de empollar diez o doce horas seguidas es una barbaridad. Y es mucho más eficaz dividir las horas de dos en dos… Y lo es porque el máximo de interés y atención solo se logra durante períodos de tiempo relativamente cortos. Con doce horas seguidas no aprovechas ni la mitad… El tercer punto, alternar el estudio “total” y “parcial”, hace referencia al curso completo o relativo de una asignatura… El sistema de exámenes parciales te permite ir eliminando parte de las asignaturas y eso facilita el aprendizaje, pero conviene tener también la visión en conjunto porque ayuda a comprender mejor, es como decíamos del jugador del ajedrez: una visión global de la partida, aunque en todo caso también depende de lo que haga o dictamine el profesor o la profesora correspondiente.

image026

            En cuanto al hecho de recitar lo aprendido es hacerlo casi como cantarlo.  Supongamos que tienes dos horas  para estudiar algo que puedes leerlo cómodamente en media hora, ¿qué es mejor, leerlo cuatro veces o leerlo una o dos y dedicar el tiempo restante a recitar lo aprendido para saber tu mismo cual es la parte que llevas más floja?. Si el examen es oral, se hace casi necesario estudiarlo así… Y hay otra fórmula muy válida y es estudiar con un compañero o compañera para tomarse mutuamente la lección,,,

            Respecto al último punto, el del sistema a utilizar. Se debe encontrar uno, el de cada uno, aunque haya una serie de pasos imprescindibles como es el hecho de leer primero todo lo que se va a estudiar. Los expertos se refieren a una lectura relajada, normal, sin tratar de aprendértelo todo de memoria y de sopetón… Luego plantéate una serie de preguntas sobre lo leído e intenta contestarlas con una segunda lectura más detallada…Y una vez que sepas la lección, repásala si tienes tiempo y puedes…

                        LA MNEMOTECNIA Y LOS ESTUDIOS

            La mnemotecnia (con o sin “m” inicial) es un conjunto de técnicas de memorización y rememoración basadas en la asociación mental de la información a memorizar con datos que ya sean parte de nuestra memoria o de nuestra práctica cotidiana o que nos permitan llegar con más facilidad al conocimiento de una materia. Una regla mnemotécnica es todo aquello que nos ayuda a recordar algo difícil con precisión o que es demasiado largo. Y también el genio Albert Einstein (1879-1955), pese a sus más grandes inventos, tenía una regla mnemotécnica, resumida en una frase bien clara para aprender: “Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo”…

            Aunque no sea absolutamente necesario dibujar, si debes visualizar mentalmente lo que quieres aprender, incluso los conceptos más abstractos o difíciles. Y estas técnicas mnemotécnicas son un recurso para memorizar términos y cifras difíciles de retener. Por ejemplo, si se estudia bilogía, el ser humano por ejemplo, tú mismo eres el mejor ejemplo. Busca la localización de los órganos y huesos en tu propio cuerpo. Si estudias los huesos del brazo puedes pensar que estás oyendo la radio un día húmedo con los pies en un cubo, y así aprendes el radio, el húmero y el cubito. Además, una cosa es el “cúbito”, así, en general, y otra “tú cúbito”, y por eso lo tocas y lo sientes al mismo tiempo que lo aprendes, y si aprendes el brazo te tocas lo que hay antes, el antebrazo, y lo que hay después, la mano…  Visualizas lo que aprendes y lo haces dentro de ti…

            Vamos con otro ejemplo, con una frase; “Cuando el oso toca el pito, el mico pasa el plato”, que sirve para acordarse en química que los ácidos terminados en “oso” forman sales terminados en “ito”;  mientras los ácidos terminados en “ico” forman sales terminadas en “ato”. Así, el ácido sulfuroso da sulfitos, mientras el ácido sulfúrico da sulfatos. Otro ejemplo: esta frase: “pájaros volando es igual que el número de ratones trotando”, es la ecuación: PV=nRT, donde P es presión, V es volumen, n es el número de moles (o cantidad de sustancias), R es la constante ideal para los gases y T es la temperatura. La fórmula nunca se te olvida si aprendes esa frase o la dibujas.

            Personalmente, en el Bachillerato que estudié me tocaron de asignatura los “Concilios Ecuménicos”, 21 en total con su orden cronológico y nombre correspondiente. La regla mnemotécnica que usé fue aprender esta palabreja y frase: Ni-co-e-cal-co-co-ni-co–letra 4-lyo 2-vi a constancia dar cinco ba-les de tren para ir al Vaticano dos veces. Y así aprendí estos 21 Concilios: Nicea, Constantinopla 1, Éfeso, Calcedonia, Constantinopla 2, Constantinopla 3, Nicea 2, Constantinopla 4, Constantinopla 5, Letrán 1,2,3 y 4; Lyon 1 y 2, Viena, Constanza, Basilea, Letrán 5, Trento, Vaticano 1 y Vaticano 2. No fallaba ni uno… Y hay otro tema que a mí me valía: hacer resúmenes de lo que se estudiaba, incluso pensando en “chuletas” para copiar pero que luego no utilizaba porque ya controlaba el tema y me aprendía mucho mejor la lección, sobre todo el resumen…

            Por tanto, no hay un tema que pueda resistirse. Vamos ahora con la asignatura que más suele hacer sufrir: las Matemáticas, las “Mates” de matar que dicen los chavales… Es la asignatura en la que más suspensos se saca y lo es en muchos casos porque los profesores o las profesoras no saben enseñarla como es debido. Bastaría con recordar la frase de Einstein: “Si no puedo dibujarlo, no lo comprendo”. Y eso hay que hacer con todas las matemáticas para recordarlas porque equivale a entenderlas”. Y otro aspecto importante que a mi y a otros compañeros les sirvió para entenderlas y amarlas desde el primer día: la matemática es, paso a paso, una deducción. Ejemplo: La multiplicación es una suma reducida (7×5, siete veces cinco); la división, una resta también reducida (35:5, restar siete veces cinco), y así todo, incluso la trigonometría: una línea, dos, tres que van formando otras figuras geométricas… Otro ejemplo: El sistema decimal… Muy sencillo, porque es un conjunto de reglas o medidas que tienen clara relación entre sí, como si fueran familias. Lo que ocurre que al ser decimal utiliza como base aritmética el número diez…

            Yo tuve un profesor que  decía que las matemáticas son “triviales”… Es decir, son una acumulación de “trivialidades” si las “descompones” adecuadamente  mediante visualizaciones (como decía Einstein) y asociaciones, grupos, familias, etc. Si lo haces así, no sólo las dominarás sino que te divertirás tanto como montando o desmontando el más fascinante de los puzles…

            Y si alguien piensa ampliar el tema hay numerosos libros publicados al respecto, por ejemplo los del genial Martin Gardner (1914-2010), del que se ha dicho que es “el hombre que convirtió a miles de niños en matemáticos y a miles de matemáticos en niños”… Y terminamos con una leve referencia a dos cosas: los fallos de memoria y los buenos alimentos para la memoria. Lo primero que tengo que decir es que no hay que confundir la falta de memoria con la distracción pura y dura, o con la falta de interés o atención. Si yo me distraigo o no pongo interés en alguna lección o en alguna actividad propia pues tendré luego “bloqueo mental” y no recordaré. Es lo que solemos expresar: “no me acuerdo pero lo tengo en la punta de la lengua”. Si se tiene en “la punta de la lengua”, la palabra o la idea volverá o saldrá, otra cosa es si la lengua no tiene la culpa sino que la tiene el haber pasado… del hecho o de la lección.

Ultimas recomendaciones: tomar el sol (vitamina D) y hacer el pino para el riego cerebral

            Interesante también es saber, memorizar, la dieta, algo que tiene que ver con la “mala memoria” o, mejor, la “memoria desentrenada”, algo que conocen bien los deportistas con el entrenamiento… Lo que es evidente es que la memoria está en el cerebro y el buen funcionamiento del cerebro requiere una alimentación sana y equilibrada, y la falta de fósforo y magnesio produce fatiga mental y debilitan la memoria… Por eso, sobre todo en época de exámenes, necesitamos que la alimentación sea rica en fósforo y magnesio…

            Las mejores fuentes de fósforo son la leche y sus derivados; los huevos; los cereales integrales (no refinados ni tratados) y las legumbres…  Y en cuanto al magnesio, que también es muy bueno para evitar numerosas enfermedades, se encuentra en grandes cantidades en los dátiles (también son muy ricos en fósforo), y en la sal marina, sin refinar, que habría que usar siempre con preferencia a la sal refinada… Hay también unas pastillas de cloruro de magnesio (CL 2,Mg) que dicen fuentes médicas que son buenísimas.

            Además, la falta de vitaminas puede afectar al funcionamiento cerebral, y para que se asimile el fósforo es necesaria la presencia de la Vitamina D, que se produce en la piel al tomar el sol que disfrutamos en nuestras playas y paseos… De pequeño recuerdo que esa vitamina se reforzaba con un asqueroso pero útil producto: el aceite de hígado de bacalao, en el que la vitamina D se encuentra en abundancia…

            Termino con una curiosa y buena recomendación para facilitar el riego cerebral, así como para relajarse y descongestionar la circulación sanguínea en general. Consiste en descansar unos minutos todos los días en una postura en que la cabeza esté más baja que las piernas. Lo ideal es hacer el pino, el que pueda hacerlo… Con todo lo dicho y bien aprehendido y aprendido, nuestros niños e incluso adolescentes y jóvenes mejorarán la memoria, el estudio y, por lógica, los resultados, las buenas notas, superiores a las de otros tiempos del “desconocimiento”. Nuestro único objetivo ha sido que nuestros niños sean felices y estén bien preparados para el día de mañana, porque ellos, el mundo, el suyo y el de los demás, lo van a necesitar. En fin, suerte y felicidad para todo este extraño 2017.

                                                           Francisco Allo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s