En memoria de dos grandes personajes de la Margen Izquierda: Fidel Uriarte y Sánchez Asiaín

reticulada

La Margen Izquierda de la ría del Nervión, en el Gran Bilbao, no sólo ha tenido su específica naturaleza sino también su distinto y variado sello, su apropiado carácter según cada villa, pueblo o rincón. Pese a su cercanía y hermanamiento, cada municipio goza de características propias y eso lo saben bien sus vecinos y los que no lo somos pero lo frecuentamos. Es lógico, por tanto, que, pese a la presencia y al empaque permanente de la ría en sus calles y en sus plazas, surjan grandes personajes muy distintos en todos los sectores, todas las profesiones y todos los dominios de la vida, con características específicas pero conservando un fondo humanista y social muy identificado con la zona.

            Un ejemplo de cuanto decimos está en dos personajes: Fidel Uriarte y José Ángel Sánchez Asiaín, a los que hemos despedido hace unas semanas, siendo recordados ambos en todos los medios informativos vascos así como en esos corrillos tan distintos pero tan propios de sus actividades profesionales: el deporte (fútbol) y la economía (la banca). Primero se nos fue Uriarte, a mediados de diciembre, y luego Sánchez Asiaín, el último día del año.

            Fidel Uriarte Macho (Sestao, 1 de marzo de 1945 – Portugalete 19 de diciembre de 2016), extraordinario jugador de fútbol, Pichichi (máximo goleador del fútbol español) la temporada 1967-68, con 22 goles en Liga y  consiguiendo cinco goles en un sólo partido, el 31 de diciembre de 1967 al Betis sevillano; tuvieron que pasar más de 48 años hasta que otro jugador rojiblanco, Aritz Aduriz, igualara este insólito registro goleador. Sumando todas las competiciones, disputó 394 partidos y marcó 120 goles con el Athletic; 90 de ellos en Liga.

            José Ángel Sánchez Asiaín (Baracaldo, 1 de marzo de 1929 – Madrid, 31 de diciembre de 2016), empresario, banquero, ex presidente del antiguo Banco de Bilbao, catedrático de  Hacienda Pública, miembro de distintas Academias, Premio Nacional de Historia de España, por su detallado trabajo sobre La financiación de la Guerra Civil española. Además de sus éxitos bancarios, modélicos en Europa, nunca se conformó con la visión y los programas sólo a corto plazo sino que planteó la acción hacia el futuro; y además de sus éxitos bancarios, destacamos su faceta humanista y cultural. Fue mecenas de científicos y artistas, y especialmente destacadas sus actividades en la Fundación BBV desde su constitución en 1990 hasta el año 2000 en que accedió a la Presidencia de Honor. Desde esta Fundación inició una intensa labor de investigación y análisis sobre los grandes problemas que afectaban a la sociedad española, sometiendo a debate soluciones alternativas a esos problemas, siempre con espíritu de innovación y de responsabilidad social. No es de extrañar que recibiera numerosas condecoraciones y premios por su inmensa y constante labor en todos los campos económicos, sociales, culturales y de comunicación.

            Si en Fidel Uriarte destacaba su condición atlética y su sencillez humana; José Ángel Sánchez Asiain, aparte de sus dotes de visionario económico, era un hombre de profundo sentimiento humanista comprometido con causas filantrópicas, culturales y científicas.

Uriarte debutó con 17 años, junto a Iribar.

                Fidel Uriarte es al Athletic de los años 60/70 lo que el Athletic fue y supuso para un joven que apareció en la escena futbolística con 17 años en partido de liga frente al Málaga, el 23 de septiembre de 1962, y lo hizo coincidiendo con José Ángel Iribar, dos años justamente mayor que el sestaoarra. El super portero internacional, elegido a finales del 2016 como “ilustre de Bilbao”, se estrenaba de rojiblanco por lesión de ese otro extraordinario guardameta llamado Carmelo Cedrún. Fidel lo hacía comprometido con esa su camiseta desde chavalillo ya que procedía de las divisiones inferiores.

            Uriarte fue descubierto por el genial Piru Gainza, probablemente uno de los mejores ojeadores (además de jugadores) del fútbol español. Piru lo incorporó al primer equipo juvenil del Athletic Club en 1960, coincidiendo con jugadores como Aranguren, Antón Arieta, Zugazaga… Al mismo Piru le oí más de una vez decir que Uriarte fue un descubrimiento muy fácil porque su corpulencia y su entrega facilitaban el juego de cualquier equipo.

            Ángel Zubieta (Galdácano, 1918- Buenos Aires, 1985), el jugador de aquel mítico equipo argentino de San Lorenzo de Almagro y entrenador de distintas selecciones y clubes, fue el que hizo debutar a Fidel Uriarte en el primer equipo del Athletic junto a un total de ocho grandes jugadores, aunque inicialmente no lograran éxitos: décimos en la Liga gracias a que al final el equipo aguantó diez partidos sin perder, con dos negativos. En la Copa cayeron derrotados por aquel Zaragoza que iba a ser la bestia negra durante años. Uriarte, la revelación de entonces, pedía a los aficionados paciencia: “estoy seguro que el Athletic volverá a ser lo que merece”. Y lo fue porque con ese Athletic ganó dos Copas y hay partidos que se recuerdan especialmente.

            Uriarte, al que elegimos desde la sección deportiva de “La Hoja del Lunes” de Bilbao jugador del año en varias ocasiones, jugaba en el Athletic con el “10” a la espalda. Era entonces ese interior que lo mismo ocupaba la zona izquierda del centro del campo que el área del equipo contrario, siempre con la mirada puesta en el gol. Todo antiguo aficionado al fútbol sabe que Uriarte fue tan buen rematador, sobre todo de cabeza, que hizo recordar a Zarra,  porque lo hacía marcando perfectamente los tres tiempos: recepción de balón, impulso del cuerpo y emisión con testarazo hacia el gol, consiguiéndolo en muchísimas ocasiones. De ello dan buena fe los fotógrafos vascos de aquellos años sesenta y setenta. El mismo Fidel Uriarte nos definía el “10” como ese jugador con muy buen visión del juego, buen toque de balón, mucho rendimiento y, si es posible, muy buen remate. En el Athletic ha habido grandes sobresalientes con el “10”, recordamos algunos: Iceta, Unamuno, Panizo, Urtubi, Sarabia, Clemente…

image009Cabezazo de Uriarte para anotar el cuarto de los cinco goles que le hizo al Betis, en 1967.

            Sin embargo, Uriarte no siempre jugó de interior izquierda, como se conocía a los del “10”, sino que también lo hizo de interior derecha, y todos recordamos aquella alineación impecable de campeón de Copa del año 1969 (1-0 al Elche): Iribar, Sáez, Echeberría, Aranguren; Igartua, Larrauri; Argoitia, Uriarte, Arieta, Clemente y Rojo. También en la selección española, con la que disputó nueve partidos (del 67 al 72), Uriarte jugó con distintos números ocupando varias zonas en el campo y consiguiendo solamente un gol.

            Fidel Uriarte sabía y reconocía su condición de jugador polivalente: “yo he jugado en todas las posiciones”. Incluso cuando le fichó el Málaga, en 1974, donde acabó su carrera en 1977, jugó de libero porque así lo impuso Milorad Pavic (1921-2015), con el que había ganado una de las dos copas, la otra fue con Rafa Iriondo (1918-2016), al que recordamos en Kazetariak tras su muerte, el 24 de febrero del año pasado.

            Una vez retirado como jugador, Uriarte tuvo una breve etapa como técnico. Entrenó al Sestao Sport Club durante varios partidos en 1978, al Bilbao Athletic en 1991, tras el ascenso de Iñaki Sáez al primer equipo durante doce partidos y al Villarreal C.F. en 1995 durante veintiséis partidos.

            Eduardo Rodrigálvarez, en “El País”, acertaba en la despedida del jugador del que aseguraba que “reunía todas las condiciones del héroe: abnegado, efectivo, optimista, infatigable, con la autoestima siempre a punto, disponible para rematar lo fácil y lo difícil, bien-humorado, pillo pero no tramposo, generoso pero no excesivo”…

            Recogemos en recuerdo de este sencillo personaje sestaoarra tres momentos inolvidables, además de los ya citados. En la temporada 1964-65, Juan Ochoa dio el relevo de entrenador a Antonio Barros, que volvía a San Mamés con fama de hombre duro y prometiendo laureles y victorias. Comenzó la competición con un primer partido de la Copa de Ferias en San Mamés contra el O.F.K. de Belgrado, empatando a dos, pero advirtiendo Barrios que la eliminatoria no estaba perdida. Así fue. En la entonces capital de la Yugoslavia socialista, el Athletic hizo un gran partido con dos golazos de Fidel Uriarte. Jugó tan bien todo el equipo que el entonces presidente del club, Javier Prado, llegó a decir: “es la mayor alegría de mi vida”.

            El segundo recuerdo es aquel gran gol de Uriare al equipo escocés Dunfermline Athletic Football Club en la Copa de Ferias y que valió la eliminatoria después de un partido de desempate. El siguiente enemigo fue el extraordinario Ferencvaros húngaro. El Athletic perdió en Budapest sólo por 1-0 cuando se esperaba una goleada. La prensa escocesa destacó dos cosas: Una, a Fidel Uriarte; y dos, en palabras textuales: que “el equipo vasco demostró su furia incontenible, algo que nunca se había visto por aquí”.

            Tercer recuerdo: El 28 de abril de 1962, 5-1 del Athletic al Flamingo, con un chaval muy juvenil en la grada que presenciaba cómo el estadio de sus sueños se llenaba de luz con una iluminación que se dijo era “mejor que la de Wembley”. Meses después, aquel chaval deslumbraba en se mismo estadio con su juego y con sus goles. El músico Carmelo Bernaola, grandísimo aficionado rojiblanco que siempre buscaba un comparativo de compositor con jugador del Athletic, decía que Mozart era Chechu Rojo y Tchaikovski Fidel Urarte. Por eso, en homenaje a este sestaoarra, aquel sobresaliente “10” inolvidable, le recordamos ahora escuchando, por ejemplo, “Capricho italiano”, genial obra del compositor ruso.

Sánchez Asiaín, una figura única e internacional

image011

            El último día del año de 2016 fallecía a los 87 años de edad una figura única, difícilmente igualable en el mundo de hoy: José Ángel Sánchez Asian, que dedicó toda su vida a estudiar, enseñar, visionar, coordinar, dirigir, crear y adelantarse a los acontecimientos principalmente económicos. Además, ha sido un humanista comprometido con los más humildes, y pese a sus grandes éxitos en la Banca y en la Industria, no perdió nunca el origen obrero de la margen izquierda y su aprendizaje en familia dedicada al comercio. En cuanto a lo que nos afecta como periodistas, creó diversas revistas de carácter económico y fue pionero de los gabinetes de comunicación en las empresas, formando un gran equipo de profesionales.

            Hijo de Francisco Sánchez Fernández, natural de Proaza (Asturias), y de Julia Asiaín Lasantas, natural de Corella (Navarra), José Ángel fue uno de los dos hijos varones del matrimonio, que, además, tuvo una hija. Hizo sus estudios primarios en la escuela pública de Baracaldo y cursó el bachillerato en el Colegio de los Jesuitas de Indautxu, en Bilbao. Terminado el bachiller, ingresó en la Universidad Comercial de Deusto. En el año 1952 se licenció por esa Universidad y se doctoró en 1958 en Economía (Dinero y Finanzas) por la Universidad Central de Madrid, con una tesis sobre los impuestos directos e indirectos, dirigida por el profesor Fuentes Quintana. Fue doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco (1996), por la Universidad Miguel Hernández de Elche (1999) y por la Universidad de Valladolid (2001).

            Su enorme curriculum puede resumirse en esta selección con la que le presentaron en su ingreso en una de las cuatro Academias como miembro activo, en la Academia de la Historia, el 30 de noviembre de 1994, en la que dio a conocer un adelanto de lo que iba a ser la Europa económica y políticamente unida: “Las inquietudes de Europa, reflexiones, sugerencias y utopías”. A las palabras de presentación hay que añadir algunas más del Diccionario Biográfico Español, en el que se dice que José Ángel Sánchez Asiaín era Secretario General Técnico del Ministerio de Industria (1962/1966). Presidente del Banco de Bilbao (1974/1988), del Banco Bilbao Vizcaya (1988/1990), y Presidente de la Fundación BBV (1990-2000). Presidente del Patronato del Museo del Prado (1990-1993). Consejero del Instituto per le Opere di Religione (IOR) de El Vaticano (1989-2006), Presidente de Honor de la Fundación BBVA, Presidente de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, Tesorero de la Real Academia de la Historia. Académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, de la de la Historia y de la de Ciencias Económicas y Financieras. Honorario de la de Bellas Artes de San Fernando. Académico de la Academia Europea de Ciencias y Artes y Presidente de Honor de la Delegación Española. Gran Cruz del Mérito Civil. Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio. Gran Oficial de la Orden del Mérito de la República Italiana. Gran Comendador de la Real Orden de la Estrella Polar de Suecia. Gran Cruz del Infante Don Enrique de Portugal. Gran Oficial de la Orden de la Stella della Solidarietà Italiana. Comendador de la Orden de San Gregorio Magno del Vaticano. Marqués de Asiaín…

image012

            Desde el fallecimiento de Sánchez Asiain es mucho lo que se ha escrito, con visiones muy distintas de antiguos compañeros suyos de la Banca y de otras muchas actividades. El actual presidente del BBVA, Francisco González afirmó que “José Ángel fue ejemplar en todo lo que hizo. Su visión adelantada de la industria bancaria y su profunda creencia en valores son aportaciones esenciales a la cultura del BBVA; y contribuyeron de manera decisiva a la modernización de la banca en España”.

            Fue la persona que impulsó la tarjeta de crédito en España y el promotor de las grandes fusiones de los bancos. En su última etapa, ocupó la presidencia de la Fundación Cotec, dedicada al impulso de la innovación o su vertiente social, focalizado en su labor como máximo responsable de la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción. El Informe Cotec refleja cada año, desde 1996, la situación de la I+D+I en España. Además de recoger los principales indicadores sobre la materia -nacionales, autonómicos y comparativas internacionales- ofrece la opinión de un panel de expertos sobre la situación del sistema español de innovación y su previsible evolución futura.

image015

            De otras muchas opiniones sobre Sánchez Asiain recogemos la de nuestro compañero Fernando González Urbaneja, el que fuera durante años presidente de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles): “José Angel Sánchez Asiaín fue banquero, uno de los siete grandes. Presidente del Bilbao durante década y media y del BBV otros dos años. Antes hizo carrera bancaria de mérito en el servicio de estudios del banco y en la dirección general. Representó la meritocracia ilustrada al frente de un banco de familias de industriales e hizo realidad la promesa para introducir en el banco modernidad, las técnicas comerciales y tecnológicas del último tercio del siglo XX: tarjetas de crédito, cajeros, segmentación de clientes, especialización… Pero su vida profesional no empieza y acaba en la banca, la actividad académica ocupa otra vida para Asiaín, como profesor en Deusto y catedrático de las universidades de Valladolid y Bilbao. Aunque su aporte decisivo radica en la historia financiera de la Guerra Civil, una obra capital y definitiva para entender esa etapa. Sin perder de vista su actividad en las reales academias, una tercera vida se refiere a las instituciones civiles a las que dedicó tiempo y capacidades.  Asiaín fue hombre de la cultura a la que apoyó en sus diferentes manifestaciones desde el banco, desde la fundación BBV y a título personal. Quienes le conocieron de cerca y trabajaron con él destacan que era “un hombre de bien”, que sabía escuchar y dirigir. Trabajador, discreto y austero, con una vida coherente. Su mayor decepción fue el fracaso de la OPA sobre Banesto”…

image016

            Descanse en paz este baracaldés que durante 87 años no paró de aprender y enseñar hasta el último día. Se dice que cuando pasó por la “Comercial de Deusto”, la Universidad bilbaína, la siempre recordada como  del padre Bernaola  (Luis Bernaola Churruca: Markina 1903 – Bilbao 1981), esa figura a cuya sombra se forjaron cientos de futuros y bien preparados economistas, empresarios y banqueros, Sánchez Asiaín fue recomendado al Banco Bilbao como uno de los titulados más prometedores. Eso mismo se hizo con Pedro de Toledo para el Banco de Vizcaya. Con el tiempo, Asiaín y Toledo se entendieron y unieron para crear el Banco Bilbao Vizcaya. Ahora, Bernaola, Toledo y Asiaín forman ya parte de la brillante historia de aquel Bilbao de la postguerra española que resurgió en un grandísimo Bilbao donde están incluidos los municipios de la Margen Izquierda junto a la Derecha del Nervión. ¡Qué hermoso y bello final para este recuerdo y homenaje de hoy, de ahora mismo!…

                                                                       Francisco Allo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s