Los genios trabajan por pasión, no por dinero

Nekane Vado. Ser un genio no es un valor añadido a nuestra personalidad, tampoco es del todo cierto que sea un don innato. Sin duda, los genios son talentosos de forma natural, pero tiene que llevar un potencial mayor para desarrollar ese talento. Y una de las cosas que siempre me han llamado más la atención de estas personas es su gran facilidad para ser analíticos, rodeado por su gran impulsividad. Conozco a gente así, aunque no sé si llegarán a ser Picasso, Mozart o Einstein.  Pero estas personas desarrollan un poder de definición que, a parte de su formación reglada o su especialidad,  llegan a conseguir la excelencia en cualquier campo al que se dediquen. De hecho hay estudios que avalan esta tesis: el profesor de la Universidad de California Dean Simonton investigó y analizó los expedientes académicos de 350 genios que vivieron entre 1480 y 1860, entre los cuales se encontraban nombres como Leonardo da Vinci, Galileo Galilei, Beethoven o Rembrandt. Las conclusiones establecieron que los genios más brillantes eran aquellos cuyo nivel de estudios era medio. Aquellos que tenían un bagaje mayor o  menor resultaban menos creativos (Fuente del estudio: Cultura Inquieta).

file-1

 Los genios son pasionales, excéntricos y perfeccionistas.

Los genios son autocríticos, “los individuos geniales – dice el psicólogo Howard Gardner – destinan mucho tiempo en recapacitar acerca de lo que quieren conseguir, si han tenido éxito o no y, si no lo han alcanzado, qué deben cambiar”.

Las mentes creativas son también las más metódicas. Está constantemente reflexionando sobre su obra, lo que les hace solitarios. Tomamos en este caso la austeridad con la que vivió Sigmund Freud, dedicación que les lleva a un egoísmo en soledad que raya la neurosis. Trabajan por pasión, no por dinero. Dice Dan Pink en su libro “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva” (Planeta 2000) que “los creadores que ha perfeccionado su obra por el placer de la actividad en sí, más que por las recompensas extrínsecas, han engendrado un arte que ha sido enjuiciado socialmente como privilegiado”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s