«Azpeitia es un buen entorno para la integración, la gente está concienciada», Josean Idoeta

A1-54532260.jpg

Josean Idoeta en la presentación de una campaña.

Josean Idoeta conoce Atzegi de cerca desde 1996, tras el nacimiento de Ander, su hijo. Desde el mismo centro hospitalario donde nació dirigieron a la familia Idoeta a la asociación Atzegi, seguros de que allí iban a encontrar un mayor apoyo en el nuevo camino que comenzaban. Un camino que si al principio «supone un jarro de agua fría, luego se normaliza mucho y es muy enriquecedor», según el mismo Idoeta. Desde 2006 y tras la muerte de José Luis Zaldua, anterior presidente de Atzegi, Josean Idoeta, que ya era responsable de la comarca dentro de la asociación, la preside.

 

Alex Silva

 

-¿Cómo fue tomar las riendas de Atzegi?

-Fue raro, pero a la vez un reto ilusionante. Yo tenía, y sigo teniendo, otros trabajos, pero el conocer tan de dentro cómo funciona una asociación tan importante como Atzegi y la gran labor que se hace me ha abierto nuevos horizontes. De hecho, ahora también trabajo, en parte, en el ámbito de las discapacidades, no solo en la asociación. Además, el hecho de ver que consigues mejoras para gente que lo necesita y que está muy agradecida, siempre es motivante, más si cabe, cuando es algo que te toca de cerca, eso te llena de fuerza.

-¿Qué ofrece Atzegi?

-Se fundó desde las familias para conseguir cubrir las necesidades de las personas con discapacidad intelectual. Hoy seguimos trabajando por la evolución de estas personas, además de complementar la ayuda a las familias y conseguir un cambio en la sociedad hacia las discapacidades.

-¿Se ha conseguido el cambio?

-Siempre hay mucho que hacer, siempre se puede mejorar, pero soy muy positivo. Hace años las familias escondían a las personas con discapacidad, no tenían ninguna opción de integración y eran consideradas ‘casi’ una carga. Hoy, nos demuestran cada día que son capaces de casi todo. Tienen discapacidades sí, pero todos tenemos limitaciones, ninguno somos capaz de hacerlo todo. Por lo tanto, ellos tampoco, es algo normal.

-¿Cómo se recibe la noticia de que un hijo tiene una discapacidad intelectual?

-Es muy duro. Aunque esto ha cambiado. Ahora vemos un futuro para ellos, una vida más o menos normal… Hace 40 años era una noticia que se traducía en que esa persona sería dependiente toda la vida y no iba a tener ningún futuro. Hay que ser realistas, sigue siendo un golpe, pero ya se asume de otra forma. De hecho, hay parejas, cada vez más, que deciden no hacerse las pruebas durante el embarazo porque están convencidos de que van a seguir adelante. ¡Eso muestra un gran cambio!

-¿Qué nos queda por hacer?

-Todavía nos queda por normalizar las situaciones. Nos llama la atención cuando los vemos trabajar o hacer cosas que nosotros no esperamos que puedan hacer. Un trato sin distinciones es la mejor integración que les podemos ofrecer, los prejuicios los ponemos nosotros en la mayoría de los casos. Si les damos la opción son capaces de muchísimo.

-Cada uno podemos poner nuestro grano de arena.

-Eso es lo más interesante. Muchas veces la gente nos pregunta qué puede hacer para ayudarnos, y en la mayoría de los casos ya lo está haciendo sin darse cuenta. Azpeitia es un entorno favorable para la integración, la gente tiene mucha conciencia, pero muchas veces no saben que están haciendo una gran labor para ayudarnos. De todas formas, en nuestra web y en las redes sociales pueden encontrar toda la información para colaborar activamente, aunque con el simple hecho de integrar las personas con discapacidad en su propia rutina ya dan un gran paso: al jugar a futbol, en las salidas o excursiones, en los grupos culturales… Lo ideal es dar opciones sin hacer distinciones. Cada uno puede encontrar un pequeño hueco en su día a día que pueda cumplir un papel importantísimo en la integración de estas personas. Esta misma entrevista es una ventana para abrir los ojos a la sociedad y conseguir un futuro más normalizado.

-Diez años desde que es presidente, ¿sigue con ganas?

-Cada día ves que los pequeños gestos ayudan mucho y eso te da fuerza para seguir. No hay un final, siempre se puede hacer más. Los cargos son algo pasajero, lo importante es trabajar para que el futuro sea mejor para todos. No hay nada imposible, todo es trabajo y esfuerzo, esa es la fórmula mágica.

-Desde su experiencia, ¿qué le diría a la gente que está en su misma situación de hace diez años?

-Que hay un futuro para ellos. Que al principio se encontrarán perdidos, pero es normal. ¡También les pasa a los padres primerizos! Estas personas te enriquecen muchísimo. Hasta que no vives con ellos no puedes imaginarte todo lo que son capaces de enseñarte y demostrarte, y todos los días te dan lecciones de lo capaces que son de hacer cosas que tú ni te imaginabas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s