El derecho a la libertad de opinión y de expresión en el ámbito de las Naciones Unidas

 

El Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice que Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

El derecho a la libertad de opinión y expresión, formulado de manera similar,  y vinculado al derecho al acceso a la información, se recoge también en el  artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

Pero el derecho a la libertad de expresión y opinión no es un derecho humano únicamente porque aparezca mencionado en estos Pactos Internacionales. A nivel individual, la libertad de expresión es clave para el desarrollo, la dignidad y la realización de cada persona. Para los estados, el ejercicio de este derecho es uno de los fundamentos esenciales de una sociedad libre y  democrática, promueve la buena gobernanza al permitir que los ciudadanos eleven sus preocupaciones a las autoridades, asegura que las políticas y leyes nuevas sean cuidadosamente consideradas y garantiza el progreso económico y social.

El derecho a la libertad de expresión y opinión es, además,  un importante indicador del nivel de protección  de otros derechos humanos y de otras libertades.

Por estas razones, la comunidad internacional ha reconocido  la libertad de expresión y la libertad de información como uno de los más importantes derechos humanos.

Desde el año 1993, las Naciones Unidas cuentan con la figura del Relator de Naciones Unidas para la promoción y protección del  derecho  a la libertad de opinión y expresión que vela por el  cumplimiento de este derecho.

Un Relator Especial es un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar e informar sobre una situación de un país o un tema de derechos humanos.

El mandato del Relator de Naciones Unidas para la promoción y protección del  derecho  a la libertad de opinión y expresión, cargo que desde el año 2014 ostenta David Kaye, es el de reunir  información sobre las violaciones del derecho a la libertad de opinión y de expresión, la discriminación, las amenazas o el uso de la violencia, el hostigamiento, la persecución o la intimidación contra personas que traten de ejercer o promover el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión, especialmente  contra periodistas u otros profesionales que trabajen en la esfera de la información. Es tarea del Relator, asimismo,  recabar y recibir información fidedigna y fiable de los gobiernos, de las organizaciones no gubernamentales y de cualesquiera otras partes que tengan conocimientos de esos casos. Con toda esta información, formula recomendaciones y sugerencias para promover y proteger mejor el derecho a la libertad de opinión y de expresión en todas sus manifestaciones. Igualmente, el Relator realiza llamamientos urgentes y cartas de denuncia a los gobiernos sobre supuestos casos de discriminación, amenazas y actos de violencia y hostigamiento, incluso persecución e intimidación, contra profesionales en la esfera de la información que tratan de ejercer o de promover el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Anualmente, el Relator emite un informe- al que se puede acceder a través del sitio web del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos- en el que informa de sus actividades y recoge todas sus recomendaciones y llamamientos.

Otro de los organismos de Naciones Unidas que vela por el cumplimiento del derecho a la libertad de expresión es la UNESCO, cuyo sector de comunicación e información cuenta con la División de la Libertad de Expresión y el Desarrollo de los Medios de Comunicación (FEM).

Su principal objetivo es sensibilizar a los gobernantes, las instituciones públicas y la sociedad civil acerca de la libertad de expresión y la libertad de prensa. Para ello, pone en marcha acciones de acompañamiento a los Estados Miembros de la UNESCO en  el desarrollo de normas e instrumentos jurídicos para la libertad de prensa y de información, acordes con las normas reconocidas internacionalmente.   Realiza, asimismo,  un seguimiento del estado de seguridad de los periodistas y promueve iniciativas para evitar la  impunidad de quienes cometen actos violentos contra ellos.

Es tarea de esta División también proponer actividades para la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa (3 mayo) y movilizar el apoyo internacional al Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC), asistiendo a los Estados Miembros de la UNESCO en el desarrollo de medios de comunicación libres, independientes y plurales, que se ajusten a los Indicadores de Desarrollo Mediático.

Además de estas funciones, la División se ocupa de establecer normas para la formación de los periodistas y de apoyar el papel de los medios en la promoción de un diálogo inclusivo, particularmente en situaciones de conflicto.

Una de las actividades más conocidas de esta División es  la convocatoria  anual del Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco – Guillermo Cano,  un prestigioso premio en el ámbito  del periodismo.

Este premio fue creado en 1997 en homenaje a Guillermo Cano Isaza, periodista colombiano asesinado en Bogotá el 17 de diciembre de 1986 delante de las oficinas de su diario, El Espectador.

El premio rinde tributo cada año a una persona, organización o institución que haya contribuido de forma notoria a la defensa y/o la promoción de la libertad de prensa en cualquier lugar del mundo, sobre todo cuando para ello haya corrido riesgos.

Es concedido por un jurado independiente integrado por 12 profesionales del mundo de la comunicación.

Las candidaturas son propuestas por organizaciones no gubernamentales que trabajan en pro de la libertad de prensa y por los Estados Miembros de la UNESCO.

En su última convocatoria, se concedió el premio al  periodista y activista de derechos humanos sirio Mazen Darwish, en reconocimiento de una trayectoria de más de una década  en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión con gran sacrificio personal, en la que ha sufrido acoso, continuas torturas, prohibiciones de viajar y más de tres años de encarcelamiento.

Monika Vázquez, UNESCO Etxea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s