Cambiamos de horario

M.Urraburu.  Desde siempre, el hombre ha sido consciente de la importancia que el tiempo tiene en nuestras vidas. Nos falta tiempo. Queremos hacer muchas cosas y no tenemos tiempo para hacer todas.

Seguro que, muchos días, en nuestro trabajo, en nuestra vida social o personal, nos piden cosas como estas: ¿ Tienes cinco minutos?. ¿Me puedes hacer un favor?. “ Solo te voy a robar un minuto…. “

Para bien o para mal, nuestra relación con el tiempo  ha evolucionado y se ha modificado de forma importante. Solo nosotros mismos sabemos lo que viene bien en cada caso, y como hemos de utilizar nuestro tiempo, aunque, a veces, no nos demos cuenta de la importancia de optimizar mejor la siguiente hora; dependemos del tiempo en nuestras vidas, para todo. Y, cuando se efectúa algún cambio, lo notamos. El tiempo es, mucho más valioso que el oro y, no somos conscientes de la importancia del tiempo y de cómo influye  en nuestras vidas. A lo largo de la historia, pensadores, científicos, políticos y estudiosos en la materia, han expresado sus opiniones y teorías, en algunos casos interesadas. La Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles ha propuesto volver al huso de Greenwich por el que España se regía en 1942. El objetivo de la racionalización de los horarios sería hacernos la vida más fácil y conseguir que sean compatibles las diferentes obligaciones y deseos de realización vital de los de los ciudadanos. Al Gobierno, por lo que se ve, se la trae al pairo.

El  domingo 26, ultimo de marzo, un año más, nos han robado una hora. Los responsables del suceso nos dicen que una hora no es nada y que no va a ninguna parte, y que no afecta a nuestro ritmo de vida.

Yo pienso que, un minuto incluso, es suficiente para dar cuenta de toda una vida, para perder la memoria de todo lo atesorado durante un tiempo de nuestras vidas; en un segundo se pasa de la vida a la muerte y nunca a la inversa. El tiempo entre el amor y desamor, entre suerte y desgracia, puede ser medido por una hora.

En poco tiempo podemos conseguir la felicidad, perderla y de nuevo encontrarla. También el tiempo nos aproxima a nuestra fecha de caducidad. Hay algo irreparable en la hora robada, algo que ya nunca será.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s