Envejecer

M.Urraburu.  Envejecer se está poniendo feo. Cada vez hay más ancianos, menos niños y menos dinero para pensiones. Todos seremos viejos. Y, ojalá, pues eso será señal  de que habremos sobrevivido a los achaques de los cuarenta y a las goteras de los cincuenta y a los ahogos de los sesenta. Sera señal de que estamos vivos, que no es poco.

Comprenderemos entonces a los abuelos y a nuestros padres, a esos ancianos caprichosos, quejumbrosos, moldeados por la edad, confundidos  por los años. Seremos viejos y nos llamarán viejo los niños de la calle, vejestorio los gandules, anciano en el hospital o pensionista en la residencia. Por lo que se dice, es una nueva fase en la que la vida sigue, en la que todos los días son domingo porque te puedes levantar cuando quieras. Se acabaron los jefes y sus órdenes, las horas extras, las  reuniones…Se acabó todo eso, pero no la vida. La tercera edad no es el ocaso. Esa es, en todo caso, la cuarta edad, que se ha instalado en la frontera de los noventa. Y por eso Rajoy, pretende retrasar la jubilación. Cuanto más tardemos en jubilarnos menos posibilidades tendremos de cobrar y disfrutar de nuestra pensión. El estado se la ahorrará y en nuestro féretro, cuando llegue el momento, nos pondrán un cartelito que diga “ todo por la patria”.

Dicen que, en el 2050 la población española bajará de 40 millones a treinta y dos, incluyendo en esa cifra a los inmigrantes. No habrá estructura productiva para pagar la pensión de los que esperan cobrarla tras tantos años de trabajo. No habrá manos suficientes. Los niños serán una excepción. Los jóvenes una rareza. Veíamos mucha distancia  entre nosotros y esos venerables veteranos a los que tan poco caso hacemos , a los que olvidamos con frecuencia pese a que ellos nos cuidaron cuando debían, nos dieron parte de su vida y se fueron haciendo viejos mientras nosotros florecíamos  El colapso de la seguridad social parece asegurado. Habrá que costear planes de pensiones y el seguro  de dependencia que ya se anuncia.

Habrá que rezar y tener mucha suerte para poder recuperar lo que nos deben. Han sido tantos años de políticas irresponsables en materia de familia, que ahora faltan niños y sobran ancianos. De ahí que nos digan que hay que retrasar la jubilación. Porque los políticos se temen lo peor. Nosotros un desastre.  ¡¡Joder !!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s