Inpunitatearen aurka / Contra la impunidad

GD5rzouF

Javier Valdez, el último periodista mexicano asesinado

Txuskan Coterón. Javier Valdez narkotrafikoa dela eta, Mexikon erahildu duten azken kazetari mexikarra da. ‘La Nación’ egunkariak duela egun batzuk zorigabeko “rankinga” argitaratu zuen eta herrialde azteka kazetarientzako hirugarren herrialderik arriskutsuena dela dio, Siria eta Afganistanen ostean. 2017 honetan zazpi dira “ezbatutako” kazetariak eta 105 erahilak 2000 urtetik 2016ra.

Eta badirudi bukaerarik ez duela. Narkotrafiko banden erabateko inpunitatea, gobernu federalaren geldotasunaren erruz zeini beti gauza bera esaten duela eta egiten duela leporatzen zaion: prentsa babesteko neurriak iragarri eta kazetarien aurkako hilketak argitu, hala nola espezializatutako fiskalia estatalak sortu, eta bestalde, ezer ez egin. Honi gobernu estataletako agintari politiko garratntzitsuenek hiltzaile-bandekin duten harramen susmagarriak gehitzen badiogu, kazetaritza herri hartan praktikatzea “arrisku handiko jardutea” baino gehiagoko zerbait da. Beste datu bat: erahilketa hauen inpunitate-maila %99,75koa da.

Beste datu bat…negatiboa. Badaude informazioaren ustezko profesionalak hainbat pertsonaia goraipatzen dituztenak. Hauek “narko kazetari” izenaz ezagunak dira.

Ezin gara besoak uztarturik gelditu. FAPEk ohar batean adierazi zuen moduan, nazioarteko erakundeei dagokie beharrezkoak diren ekintzetan zorrozki esku hartzea. Eta kazetari eta gobernu eta nazioarteko erakunde guztiek hilketa horiek salatu behar dituzte eta beren burua arriskuan ikusten duten kazetariak eta hauen familiak babestu.


Javier Valdez es el último de los periodistas mexicanos asesinado por el narcotráfico en ese país. El diario ‘La Nación’ publicaba hace unos días un  siniestro “ranking” en el que destacaba que el país azteca ocupaba el tercer lugar entre los países más peligrosos para los periodistas, después de Siria y Afganistán. En lo que vamos de año ya son siete los periodistas “eliminados” y 105 los asesinados desde el año 2000 al 2016.

Y no parece tener fin. La total impunidad de las bandas del narcotráfico,  por culpa de la inacción del gobierno federal al que se le acusa de decir y hacer siempre lo mismo: anunciar medidas para proteger a la prensa y esclarecer los crímenes contra los periodistas, como la creación de fiscalías estatales especializadas y, por otra parte,  no hacer nada. Si a esto, añadimos  la más que presumible relación de los principales mandatarios políticos de los gobiernos estatales con las bandas de asesinos, hacen que practicar el periodismo en ese país sea más que un “ejercicio de alto riesgo”. Otro dato: el nivel de  impunidad de estos asesinatos es del 99,75%.

Otro dato… negativo. Existen presuntos profesionales de la información que se dedican a ensalzar a  ciertos personajes. Se les conoce por “narco periodistas”.

No nos podemos quedar de brazos cruzados. Tal y como señalaba la FAPE en un comunicado, corresponde también a organismos internacionales  intervenir de la forma más rotunda  en todas las acciones que sean  convenientes.  Y que todos los periodistas y gobiernos y entidades internacionales deben condenar esos asesinatos y dar amparo a todos los periodistas que vean peligrar su integridad física y la de sus familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s