Liliana Porter en ARTIUM

image002
Mediante el manejo de una sofisticada ironía,
 Liliana Porter especula en esa otra verdad,
más cercana a la ficción y a lo absurdo.
 Sus figuritas subrayan lo vulnerable
de la condición humana. (Ana Tiscornia)

 

NICO DEL VAL

En el Museo Artium de Vitoria tenemos la oportunidad de conocer la obra de Liliana Porter (Buenos Aires, 1941), una de las artistas argentinas de mayor proyección internacional. Hasta el 27 de agosto, la retrospectiva reúne cerca de un centenar de piezas (pinturas, dibujos, fotografías, videos, instalaciones…) que  según la comisaria de la exposición, la catedrática de Arte Contemporáneo, Estrella de Diego permiten acercarnos al singular universo de una creadora que hace gala de un finísimo sentido de humor, una ironía inteligente y una sutileza muy personal…“su amplísimo espectro creativo describe un mundo particular y asombroso que con sus juegos de escala, escenas ambiguas y combinaciones inesperadas, es capaz de construir universos paralelos donde las líneas se quiebran, los diálogos se desbordan, las proporciones se desbaratan y las cosas nunca son lo que parecen”.

image003

Con el título Diálogos y desobediencias la exposición se enmarca en el programa del decimoquinto aniversario de Artium que incluye una muestra de las principales obras de la colección propia del museo que en octubre será sustituida por una selección de arte hispano-mexicano, iniciativa del Centro Cultural de España en México y en colaboración con el Museo Carrillo Gil de la capital mexicana. Además, dentro de la programación especial de 2017 se incluyen la exposición del donostiarra Juan Pérez Agirregoikoa ( hasta el 17 de septiembre) y las del gasteiztarra Santos Iñurrieta y la viguesa Menchu Lamas que se celebrarán entre el 29 de septiembre y el 28 de enero.

image005

La exposición de Liliana Porter se desarrolla conforme a un recorrido circular no cronológico en el que se muestran desde sus primeras ambientaciones con papeles arrugados impresos en offset hasta sus populares Trabajos forzados con diminutos personajes enfrentados a retos inalcanzables.

image007

Liliana Porter se define como una artista posconceptual que trata de situarse en el límite entre lo real y lo virtual. “De joven era muy barroca, sobre todo en los grabados pero ahora intento sintetizar al máximo el lenguaje. Nací en un ambiente propicio, crecí dentro de una familia artística, mi papá era director de cine y teatro, mi mamá escribía. A los 16 años fuimos a vivir a México y allí hice la primera exposición individual. Con 19 años regresé a Buenos Aires a la Escuela de Bellas Artes y cumplidos los 22 comencé la aventura newyorquina”.

 image010

Afincada en Nueva York desde 1964, tras quedar atrapada por la vitalidad de la ciudad desde el primer momento, Liliana Porter dice sentirse muy “hispanic” y agradece mantener una perspectiva de “extranjera” que en cierto modo le resulta muy enriquecedora.”Me siento hispana y no he tenido ninguna necesidad de integrarme. Me gusta muchísimo vivir en Nueva York  y hasta ahora ha sido y es una extraordinaria experiencia. Nueva York tiene la fuerza y el desorden de los adolescentes. A los pocos días de llegar decidí quedarme para siempre. Fue algo parecido a entrar en una fiesta”. Pocos meses después de llegar a Nueva York se casó con el artista uruguayo Luis Camnitzer, referente del movimiento conceptualista latinoamericano, y montaron el New York Graphic Workshop (NYGW) un taller de enseñanza e impresión de ediciones para otros artistas. “Eran tiempos donde todos trataban de ser políticamente correctos con las minorías y yo era mujer, argentina y encima hacia algo diferente y raro, imprimía serigrafías en las paredes. Nos sentíamos felices y trabajábamos en un contexto por demás estimulante”.

image011

Tras los grabados llegó la pintura, la fotografía, el video y por último el teatro. La aventura teatral comenzó en 2014 con Entreactos: situaciones breves,  que dirigió junto a su actual compañera Ana Tiscornia; un año después pusieron en escena El orden de las cosas: bocetos y a principios del próximo mes de junio se estrenará la tercera obra Domar al león y otras dudas dentro de la Bienal de Performance de Buenos Aires.

La actividad se le acumula a Liliana Porter, entre otros motivos, por formar parte del grupo de 120 artistas seleccionados para la exposición central de la Bienal de Venecia 2017 (Viva Arte Viva). La directora, Christine Macel, ha querido incluir una nueva versión de su instalación más conocida El hombre con el hacha y otras situaciones breves en uno de los nueve espacios desplegados entre el Arsenal y el Pabellón Central de los Giardini; en concreto, dentro del titulado Tiempo y eternidad con el que la también conservadora jefa del Centre Pompidou de París cierra la travesía ideada para la 57ª Exposición Internacional de Arte de Venecia.

image014


image015

Calle Francia 24  (Vitoria-Gasteiz)      945 20 90 00

Martes a Viernes 11.00 h. a 14.00 h.-17.00 h. a 20.00 h.

Sábados y Domingos 11.00 h. a 20.00 h.


 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s