Por mí y por todos mis compañeros

ee87f2_aa5683ebcb8d4253b4a0094652c289eemv2_d_4500_2247_s_2.jpeg

Blanca Arriola

Un estudio reciente de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, confirma que la situación de los parados con más de 50 años es más que preocupante. Resulta que los que pasamos de esa edad nos hemos convertido en un problema muy serio. Nosotros, que caminábamos tranquilos hacia esa vejez digna para la que nos hemos ido preparando psicológica y económicamente, somos ahora una especie de bola inmensa y pesada con la que la sociedad va a tener que cargar.

Los que nos criamos entre electrodomésticos que duraban años y años, los que hemos tenido que incorporarnos a marchas forzadas a la era digital (y, por cierto, hemos demostrado no ser tan torpes en este campo), los que ponemos los ojos como platos cuando se nos estropea la impresora y el técnico nos cuenta la historia esa de la “obsolescencia programada” mientras nos recomienda que compremos otra, nos hemos convertido, sin saberlo siquiera, en la obsolescencia misma por el mero hecho de haber superado los 50.

Al parecer nuestros conocimientos ya no sirven para volver a encontrar trabajo. La experiencia que hemos acumulado durante tantos años no es válida en los tiempos que corren. Las empresas necesitan gente joven que genere una atmósfera laboral más fresca y tampoco emprender es una salida, porque las ayudas son mayoritariamente para los que empiezan. Poco se tiene en cuenta nuestra contribución para que la sociedad actual sea lo que es, nuestra lucha para sustituir los antiguos modelos jerárquicos de trabajo por estructuras más flexibles, nuestro empeño por conseguir que quienes vienen detrás tengan hoy más y mejores posibilidades de conciliar trabajo y vida personal, o los años que llevamos sosteniendo las pensiones de los que llegaron antes que nosotros.

No nos engañemos, no estamos ante una guerra intergeneracional. Jóvenes y mayores somos muy necesarios, aquí y ahora. El problema es que los que tenemos una edad resultamos caros para un sistema que ha puesto su foco en fomentar los contratos basura, el mismo sistema que pone mil trabas a los que están enfermos o tienen situaciones familiares complicadas, el mismo  que pretende que vivamos hoy con los salarios de ayer.

A los de nuestra generación nos educaron en la cultura de que la recompensa se consigue a base de esfuerzo y, ahora que hemos pasado dos tercios de nuestra vida esforzándonos, nos dicen que no hay recompensa. La jubilación, esa cajita de sueños a los que sacamos brillo en las noches de insomnio, esa promesa que algunos “privilegiados” seguimos alimentando mes a mes con parte de nuestro sueldo, se está convirtiendo en un espejismo producto de nuestra imaginación, algo intangible que se esfuma en el horizonte a medida que nos vamos acercando a ella. Y aquí estamos, atrapados en un limbo extraño de incertidumbre, con el angelito bueno que nos promete al oído una esperanza de vida de 83 años  y el diablo al otro lado preguntándonos con sonrisa maliciosa cómo lo vamos a hacer para vivir tanto tiempo sin ingresos que nos sostengan.

Hemos demostrado a lo largo de los años que somos capaces de generar lo suficiente para cubrir nuestras necesidades y ayudar a paliar las de otros. Pero si sólo por razones de edad las puertas del mercado de trabajo se cierran a cal y canto para tanta gente que sigue queriendo aprender y aportar su grano de arena, entonces sí nos convertiremos en un problema social. La responsabilidad, sin embargo, no será nuestra, sino de quienes han decidido programar la obsolescencia laboral a partir de los 50.

NOTA: Podéis encontrar los datos más relevantes del estudio del BBVA y el IVIE en: https://www.fbbva.es/

https://arriolablog.wordpress.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s